Unión Soviética 1960

En el prolegómeno de la segunda mitad del siglo XX, la Unión Soviética ya se había consolidado como una de las naciones más poderosas del orbe. Tras la Segunda Guerra Mundial, reedificaron y expandieron su economía empachándose de autoridad sobre los países de Europa del Este y demostrando su poderío militar ante el mundo entero.

En esos años inició la época dorada del futbol soviético, y eso se tenía que ver reflejado en su camiseta. Grabadas en el pecho cual principios comunistas, los jugadores portaban las amplias y vigorosas iniciales de su patria CCCP. El ocurrente narrador Ángel Fernández mencionó que la siglas hacían referencia al famoso huapango mexicano Cucurrucucú paloma, otros aseguraban que portaban un mensaje para su enfrentamiento contra Brasil en la primera Copa del Mundo que disputaron, Suecia 58: Compañeros Cuidado Con Pelé. La realidad es que la abreviatura era de Союз Советских Социалистических Республик, es decir, Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.

En su primer Mundial fueron eliminados en la primera ronda por los ingleses. Sin embargo, como si fuera la carrera por el espacio, el conjunto soviético no bajaría los brazos en el futbol internacional. Dos años después, en Francia 1960, jugarían su primera Eurocopa y se coronarían frente a Yugoslavia con un marcador de 2 – 1. Había muerto Stalin, el sanguinario dictador de la Unión Soviética, y pasaban por el poder los Jrushchov y los Brezhnev, y la república cada vez se alejaba más de los principios socialistas. Pero la época dorada de su selección apenas empezaba.

Un par de años después de haberse coronado en Europa, asistieron al mundial de Chile 62 y quedaron en un histórico 6º lugar siendo derrotados por los anfitriones en cuartos de final. En la Eurocopa del 64, segundo lugar derrotados otra vez por los anfitriones: España. Al Mundial de Inglaterra 66 ya llegarían como una de las selecciones más constantes del planeta y aspiraban al título… no pudieron con los alemanes en la semifinal. Conseguirían otro par de subcampeonatos de Europa en Bélgica 72 y Alemania 88.

De aquella histórica Selección quedaron para la historia las atajadas de Lev Yashin, uno de los más grandes arqueros de la historia, y la simbólica vestimenta. Casaca roja como el corazón de Lenin: tórrida y valiente; y con las orgullosas iniciales de una república idealista y poderosa que competía por el mundo, que perdió los cimientos, y fue derribada como un muro. La actual Rusia se prepara para formar una nueva generación triunfadora que albergue el Mundial de 2018. Difícilmente tendrán un equipo tan exitoso como el de los años 60, difícilmente se enfundará en un jersey tan simbólico.

Playera Retro URSS 1960