4359236389_7da6b11ac5_o

Wayne Shaw y su existencia redonda

El tiempo es una existencia cíclica, igual
que la número 5,
los días que uno pasa persiguiendo -en círculos- al balón
son días redondos,
cuando uno consigue anotar tres goles en un mismo encuentro,
entonces ha tenido una tarde redonda,
si un crack de barrio cuelga el balón en el ángulo
todos dicen: ¡mira qué curva ha tomado ese disparo!
incluso el césped, está invadido de círculos...

Si todo lo asociado a la de gajos es tan redondo,
¿por qué nuestras mentes son tan cuadradas?
Igual que los pensamientos, el cuerpo del futbolista
va en busca de su forma cuadrada,
hay quien elige entonces fijarse en la gracia
que acompaña los movimientos (cuadrados) del delantero
esos que con locura buscan el gol,
hay algunos que danzan para conseguir la anotación
otros rezan para poder marcar -aunque sea- uno

Pero existe una figura (redonda) que va en contra de ellos:
El guardameta,
es el último en ser elegido,
siempre se levanta como el héroe o villano de la afición
dependiendo si fue un acierto o una pifia la que tuvo con la esférica,
tal vez ha perdido la razón desde muy chico
y es por eso que desea impedir un gol
o simplemente
porque su mente es redonda

redonda

A sus 45 años, Wayne Shaw ha saltado a la fama por ser el arquero gordito del Sutton United que se enfrentará al Arsenal en la FA Cup. Si Fernando Botero hizo obras de arte con las curvas, en Apuntes de Rabona podemos hacer poesía con Wayne.

Por Jorge Emilio Mendoza Piña @georgehatetweet