4359236389_7da6b11ac5_o

Zlatan Ibrahimović, su legado

Siempre ha sido un futbolista complicado. No le gusta la prensa, convive poco con los aficionados y por alguna razón, le encanta meterse en problemas fuera y dentro del campo. Se trata de Zlatan Ibrahimovic, un jugador atípico, un atacante de clase mundial, que si bien hoy celebra 35 años de vida, pocas ocasiones se hace una pausa dentro de su trayectoria, para analizar su comportamiento y hablar de él más allá de lo externo que le envuelve. Esta es su historia, su legado.

Creció en un humilde barrio repleto de carencias, en Malmö, Suecia. Su padre es de origen bosnio y su madre, croata. Lleva en la sangre el ADN de aquel que supera pruebas constantemente para consagrarse. De niño no hacía otra cosa que jugar al futbol, y en la pelota intentaba perfeccionar sus dotes, la velocidad y el remate, del que por cierto trataba de imitar del brasileño Ronaldo Nazario.

the-young-zlatan-zlatan-ibrahimovic-231126_486_363

“Mi madre trabaja haciendo limpieza, le he dicho que lo deje, que yo le voy a ayudar y es que la veo cansada; trabaja demasiado. Me emociona estar con ella y la quiero muchísimo”, decía un joven Zlatan en 1998, cuando todavía vivía en Rosengard. Por entonces iniciaba su trayectoria en el Malmö FC, donde se mantendría hasta el 2001, cuando Leo Beenhakker lo ficharía como jugador franquicia del Ajax y promesa a nivel mundial.

A la par de su desarrollo como futbolista, Zlatan perfeccionó otra disciplina: el taekwondo. Venir de abajo siempre le mantuvo con los pies en la tierra, pese al éxito que comenzó a ser constante en su carrera, pero también le hizo que su determinación por ser el mejor no se terminara. Luego de cuatro campañas en Holanda y el mismo número de títulos, escuchó y aceptó la oferta de la Juventus. Le daba más proyección.

2b06fdbca70bd1ccde1019ea7d85ff5c

En Italia recorrió las plantillas de prácticamente todos los grandes. Después de un par de campañas en la Juve, se marchó al Inter de Milán, donde coincidió con José Mourinho. Vendría después lo más complicado. A mediados de 2009 fichó con el Barcelona de Pep Guardiola. El sueco era el objeto del deseo de los más importantes clubes equipos europeos, pero Ibrahimovic decidió vestirse de culé por convicción a sus ideales. Pero las cosas no salieron del todo bien en España.

Barcelona's new signing Zlatan Ibrahimovic of Sweden holds up his FC Barcelona jersey as he was presented at the Camp Nou stadium in Barcelona, July 27, 2009.  Inter have agreed to swap the Swedish international for Samuel Eto'o plus cash and the Spanish club said they had given permission for the Cameroon striker to have a medical in Milan, along with Aleksandr Hleb. REUTERS/Gustau Nacarino (SPAIN SPORT SOCCER)

Barcelona's new signing Zlatan Ibrahimovic of Sweden holds up his FC Barcelona jersey as he was presented at the Camp Nou stadium in Barcelona, July 27, 2009. Inter have agreed to swap the Swedish international for Samuel Eto'o plus cash and the Spanish club said they had given permission for the Cameroon striker to have a medical in Milan, along with Aleksandr Hleb. REUTERS/Gustau Nacarino (SPAIN SPORT SOCCER)

Guardiola cambió su sistema de juego para que Lionel Messi brillara con intensidad y con ello llegaron las suplencias para Ibra. Salió del Barca después de 10 meses, con 29 partidos y 16 anotaciones, además un resentimiento importante hacia la institución y Pep, que le relegaron en su mejor momento. Pasó al Milán y ahí permaneció hasta 2012, cuando se marchó al París Saint-Germain. Todo indicaba que ahí culminaría su carrera en Francia de manera digna. Pero no. Siempre dispuesto a más, este verano asumió el reto que implica jugar en la Premier League y le dijo que ‘sí’ a Mourinho, para liderar el ataque del Manchester. Su legado aún no termina.

“No muchos creían que vendría al Manchester United, que jugaría en la Premier League, pero yo hago lo que deseo e ignoro lo que dice la gente. Tienen una imagen de una persona que no conocen, yo no pretendo ser como nadie, no necesito nada de eso”, comentó a inicios de septiembre para Fiebre Maldini; “Si trabajas duro, seguro que llegará una recompensa. Hace un año se hablaba de mi llegada a Inglaterra, pero no era el momento adecuado”.

ibrahimovic

Por: Rubén Guerrero/@RubenGuerreroA