Copa Oro Femenil
Copa Oro Femenil

El futbol femenil continúa creciendo y esta vez la Concacaf apuesta por él al crear la Copa Oro W, campeonato que surgirá en 2024 y con el cual aumentarán los partidos disputados entre ciclos mundialistas y justas olímpicas al grado de tener casi 200 juegos oficiales representado en un incremento del 118% a comparación de los realizados en la actualidad. Asimismo, se integraron novedades al torneo clasificatorio a la Copa del Mundo y Juegos Olímpicos.

La Concacaf puede presumir que en sus filas tiene a dos de los países que integran el top 10 del ranking de la FIFA: Estados Unidos encabezando la lista y Canadá en el sexto lugar. Que estas naciones estén en la cumbre es parte del esfuerzo interno que han realizado desde hace décadas, pero que gracias al apoyo que ahora dará el organismo podrá ayudar a que los demás combinados nacionales puedan tener mayor participación con equipos grandes como los mencionados y mayor cantidad de duelos por competir.

La semana pasada surgió la noticia de que se creará la Copa Oro y que el campeonato de la Concacaf W tendría un nuevo formato, el cual cederá lugares para el Mundial de Australia y Nueva Zelanda 2023 y los Juegos Olímpicos de París 2024.

La buena noticia es que con esta modalidad los lugares por esta confederación aumentarán y al menos para la Selección Mexicana, que recién se prepara con partidos amistosos bajo la dirección de Mónica Vergara, significa una oportunidad para regresar a los torneos internacionales.

¿Cómo funcionará el Campeonato Concacaf W?

En este torneo participarán 30 equipos en la ronda preliminar además de Estados Unidos y Canadá, pues servirá como clasificatorio a la Copa del Mundo 2023 y a los Olímpicos de 2024 por parte de la Concacaf. El resto de los países participarán por uno de los seis boletos restantes a la fase final de esta competencia, la cual iniciará en noviembre de este año. Posteriormente los ocho equipos que consigan su lugar serán repartidos en dos grupos de cuatro selecciones cada uno.

Cada grupo se enfrentará entre él y los dos mejores de cada uno avanzará a las semifinales, lo que significa que asistirán a la Copa del Mundo ya que hay cuatro boletos que se aseguran gracias a este torneo. Quien logre ganar la final no solo asistirá a Australia y Nueva Zelanda, sino también viajará a París y disputará la primera edición de la Copa Oro W. Los otros dos equipos (segundo y tercero) entrarán al repechaje olímpico para conseguir su pase a Europa y a la copa.

Es decir que México podría -por fin- tener más chances de asistir a un Mundial después de perderse Francia 2019 y no acudir a los Olímpicos desde hace cuatro ediciones (la última en Atenas 2004). Es por ello que el reto número uno de las seleccionadas por Vergara será entrar entre las ocho mejores y acudir a la fase de grupos junto a EU y las de la hoja de maple, tratando de ocupar el primero o el segundo puesto de su cuadro para sellar su boleto a la máxima competencia de futbol femenil.

Ahora, ¿cómo se jugará la Copa Oro?

La Copa Oro se realizará en 2024, en el mismo año que los Juegos Olímpicos con combinados de la Concacaf pero sin aquellos que estén en París (es decir la selección que ganó el campeonato de 2022 y quien ganó el repechaje). En este nuevo torneo se contará con una ronda preliminar entre 33 naciones de las que solo accederán 12. Se repartirán en tres ligas.

La Liga A será de tres grupos con tres selecciones cada uno (nueve en total y acomodados según su ranking en la FIFA), en la Liga B serán tres grupos de cuatro cada uno (doce en total) y en la C igual, tres grupos de cuatro cada uno, los cuales recurrirán a partidos de ida y vuelta entre septiembre y noviembre del 2023.

Los primeros tres de los grupos de la Liga A tendrán asegurado su boleto en la Copa Oro en 2024, mientras que los segundos mejores de la misma liga y los primeros de la Liga B disputarán un repechaje para conseguir los últimos tres espacios restantes. Pues solo accederán seis naciones de las 33, contemplando que la copa serán 12, dos ocupados por el torneo de la Concacaf y cuatro serán países invitados. Lo que deriva que los de la Liga C solo disputarán la ronda preliminar para aumentar puntaje en el ranking mundial sin posibilidades de calificar.

Una nueva posibilidad para México

Si bien podría parecer injusta la condición de estos últimos, la realidad es que lo que también promueve la confederación con este formato es que las selecciones con menor apoyo y menor cantidad de juegos puedan seguir teniendo encuentros internacionales pese a que no disputen directamente su boleto a un Mundial, a los Olímpicos o a la misma copa. Es a favor de que no se pierdan procesos entre los cuatro años que implica cada uno.

Además, para países con bases firmes como lo que intenta hacer México mediante la Liga MX Femenil y la mayor concentración de futbolistas con la selección de Mónica Vergara, así como las fuerzas básicas de estas con la sub-20, 17 y 15 es que el circuito nutra al Tri y que este tenga presencia en duelos contra exponentes mundiales como Estados Unidos o Canadá, además de fijar su nivel con otros países del continente como Costa Rica, Panamá, Haití, entre otras naciones de las que se puede aprender.

Ver más: ¿Por qué la selección femenil no funciona? – Zona Mixta

Por: Samantha González Silva / @ssmanthaglez

Comentarios