Texto

Gareth Southgate: forma es fondo

Las diferencias que existen entre el futbol europeo y el sudamericano, y más ahora que se llevaron a cabo los dos torneos más importantes del continente de forma paralela, resulta abismal, y comparar cualquiera de los dos con la Copa de Oro es obsceno.

Podríamos hablar del existencialismo danés de Kjaer disfrazado de Søren Kierkegaard tras el desplome de Eriksen; de las pretensiones belgas para emular a Maurice Maeterlinck y quedarse a la mitad. De Países Bajos y sus fantasmas; de Luis Enrique confundiendo al Quijote de Saavedra con el Ignatius de Toole; de la alegría desplegada por los austriacos a ritmo de Haydn; del idilio francés que pretendía ser el culmen de la Dama de las Camelias y terminó en los Miserables; “la muerte de Dios” con los alemanes y el desasosiego de Portugal. Pero prefiero comentar un tema en específico, la Selección Inglesa.

Últimamente nos hemos vuelto expertos en volver famosos a los idiotas y más si tienen un poco de carisma y redes sociales.

Wembley, 26 de junio de 1996, Gareth Southgate falla el penal decisivo contra Alemania. Ese mismo personaje que ahora, a sabiendas de vaya usted a saber qué méritos o recursos, dirige a la selección de su país, vuelve a dejar claro su medianía y que, de futbol, sabe poco y nada.

Es la segunda ocasión que en un torneo internacional y de eliminación directa, Inglaterra, de la mano de Southgate, se pone arriba en el marcador, pero termina perdiendo el partido; contra Croacia en tiempos extra y contra Italia en penales. En este último juego, tomó ventaja al minuto 2 y decidió especular y apostar a la suerte para conseguir el resultado y salir campeón. Afortunadamente, el futbol fue generoso y le impidió a Inglaterra coronarse; Posiblemente, el equipo de la rosa sea mejor que Italia, pero en cuanto a espíritu competitivo y deseo de gloria está años luz de los azules (“La gloria no tiene precio” dijo Bilardo a los suyos en el ´86).

 “Embestir de frente a la vida de manera irreflexiva es -fuera de toda cuestión- actitud de temerarios; recular por temor al porvenir es -fundamentalmente- actitud de reculeros”.

Nunca mejor dicho este aforismo de J. G. Llama en su libro “El calendario del arrabal y las hojas del basurero”, de poder traducirlo de forma literal veríamos la forma de hacérselo llegar al Sr. Gareth Southgate.

El primer problema no es el resultado sino las formas; “forma es fondo” dijo Reyes Heroles; y el segundo problema y, aún más trascendente, es que la mayoría de la afición y los directivos se “revuelcan” de la felicidad con el técnico inglés, ya que ha sido el único capaz de llevar a la selección de los tres leones a una final de Eurocopa.

¿Qué sigue? Nada, más de lo mismo, partidos llenos de temor y especulación de resultados. Southgate y los ingleses apostarán a que el azar se alinee y logren algo, sin embargo, los hechos deben evaluarse por las decisiones y no por los resultados.

 

Leer más: Sócrates: pensar con el balón

Síguenos en Google News

Por: Alonso Gutiérrez R. / @AlonsoNeuroEnd

Comentarios
rabona

Deja un comentario

Entradas recientes

Todo lo que necesitamos es a Rush

Hoy recordamos a Ian Rush, el mítico goleador ‘Rojo’ que construyó una trayectoria casi insuperable…

10 horas hace

Gheorghe Hagi, “el Maradona de los Cárpatos”

Pocos jugadores se pueden dar el lujo de decir que defendieron la camiseta del Real…

11 horas hace

Toni Pressley: la futbolista que venció al cáncer de mama

Toni Deion Pressley nació el 19 de febrero de 1990 en Florida, Estados Unidos. Asistió…

2 días hace

Ser portero de futbol para ciegos, con Luis Zárate

Hoy en Historias del Llano nos acompaña Luis Zárate, portero de Aztecas CDMX, equipo de futbol para…

2 días hace

Washington Tabárez, la patria repartida

Viglietti canta: ...si las manos son nuestras, es nuestro lo que nos den. Washington Tabárez, el…

2 días hace

Estrella Roja vs Dinamo Zagreb, la patada que inició la guerra

El partido se jugaría el 13 de mayo de 1990. La tensión política y social…

3 días hace