Henrikh Mkhitaryan: La ausencia en la final

Henrikh Mkhitaryan, proviene de una nación que se encuentra sumamente lejos de lo que se suele llamar protagonismo, por lo menos en términos de futbol. Armenia, es un pequeño país ubicado en el Cáucaso Meridional, que no ha destacado dentro del balompié mundial. Por poner solamente un par de ejemplos: Luego de que se independizara de la URSS en 1991, no ha clasificado en ningún Mundial ni Eurocopa. Con estas credenciales, sucedió algo paradójico: Mkhitaryan se convirtió en una de las grandes figuras de su país dentro del balompié. 27 goles en 82 apariciones lo convierten en el máximo goleador en la historia de su Selección.

Es todo un emblema de su país, pero además de esto, tiene una carrera notable. Varios de los clubes en los que ha militado, figuran dentro de los más importantes del mundo. Su carrera comenzó en el discreto (por lo menos a nivel mundial) FC Pyunik, donde se formó desde mediados de los noventas. Por fin su gran oportunidad llegó en el 2006, cuando con 17 años formó parte del primer equipo. A pesar de su edad, no tardó en destacarse como uno de los mejores jugadores de la Armenian Premier League.

Henrikh Mkhitaryan y su paso por Armenia

Durante sus cuatro temporadas en la liga de su país logró hacerse con cuatro ligas, dos Super Copas y una Copa. Sus números fueron lo suficientemente como para que incluso Vardan Minasyan, en ese entonces entrenador de su club, afirmara que le gustaría ver a Henrikh Mkhitaryan jugar en una liga de mayor prestigio que la armenia. Aquello no tardó en suceder.

Para el 2009 el Metalurh Donetsk de la Premier League de Ucrania se hizo con sus servicios. En este club logró número interesantes e incluso llegó a ser nombrado capitán del equipo, con tan sólo 21 años. Sin embargo no consiguió hacerse con ningún título durante sus dos temporadas con el equipo. Pero sí de un nombre que lo llevó a uno de los equipos más grandes en la historia de su nueva liga: el Shakhtar Donetsk. Esta fue su primera aventura en un equipo de las grandes ligas, ya que si bien no es lo que se puede llamar una potencia mundial, siempre se encuentra dentro de las competencias más importantes de toda Europa.

Shakhtar Donetsk, la cima de Ucrania

Henrikh Mkhitaryan llegó al Shakhtar como una figura por comprobar, por lo menos en Ucrania, y no quedó a deber en lo más mínimo. Los más de siete millones de dólares que pagaron por él, se vieron reflejados en una gran temporada para él y su club: Liga, Copa y Supercopa fueron los saldos de aquella primera campaña. Sus siguientes dos campañas no desmerecieron para nada lo hecho en su debut. Para la temporada 2011-2012 consiguió anotar una decena de goles en 26 partidos, mientras que en la temporada 2012-2013 logró anotar 25 veces, consiguiendo llevarse el record de mayor cantidad de anotaciones en una temporada en la Liga Ucraniana. En ambas temporadas volvió a llevarse tanto la liga como la copa.

También te puede interesar: Shakhtar Donetsk: la explosión que cambió el rumbo

El 8 de julio de 2013, el Borussia Dortmund hizo oficial la llegada del jugador armenio, a cambio de 27.5 millones de dólares, la transacción más cara en aquel momento para el Shakhtar Donetsk. Con su nuevo club logró el subcampeonato tanto en la Bundesliga como en la DFB-Pokal en su primera temporada. Durante la misma campaña consiguió nueve goles y diez asistencias.

Para la temporada 2014-2015 las cosas se complicaron para él debido a las lesiones, que le impidieron tener la continuidad necesaria para destacar. Pareciera ser que este factor lo hizo volver con más fuerza y la tercera y última temporada que pasó en la Bundesliga. Terminó aquel torneo con once anotaciones y quince asistencia (siendo el máximo asistente), además de ser votado el mejor jugador de la temporada.

El paso a la Premier League

Por evidentes razones, Henrikh Mkhitaryan se encontraba en la mira de varios clubes en aquel momento. Fue finalmente el Manchester United el que terminaría por llevarlo a la Premier League, convirtiéndolo en el primer armenio en jugar en aquella liga. Ahí tuvo un gran arranque y comenzó a hacerse de un sitio. Una muestra de esto es el hecho de haber sido parte del equipo que saltó a la cancha para jugar la final de la Europa League 2017 contra el Ajax (donde anotó al 48), partido en el que el United se llevó la victoria, con lo que Mkhitaryan se convirtió en el primer armenio en ganar un trofeo europeo.

Sin embargo, con la llegada de la siguiente temporada las cosas comenzaron a complicarse para él y terminó por ser relegado del once titular. Fue esta situación la que lo llevó a cambiar de club, llegando al Arsenal en el 2018. Aunque Henrikh Mkhitaryan no ha sido lo que se puede decir un titular indiscutible dentro del once del Arsenal, ha sido una pieza importante. Para muestra sólo se debe ver que ha sido una constante en los partidos de Europa League, torneo en el que ha logrado llegar a la final una vez más. Sin embargo en esta ocasión, no podrá disputar este partido, ni anotar goles para su equipo, o celebrar junto a sus compañeros, por lo menos en ese momento.

La Ausencia

El futbolista cuenta ya con treinta años y está ingresando a lo que podría ser la etapa final de su carrera, por lo que las probabilidades de volver a llegar a una final de Europa League se irán reduciendo poco a poco. Sin embargo su ausencia en este ocasión es definitiva, debido al conflicto que viven desde hace algunas décadas Armenia (país del futbolista) y Azerbaiyán, país sede de la final del aclamado torneo. La tensión es tal que los ciudadanos armenios tienen prohibida la entrada a Azerbaiyán, por lo que el jugador del Arsenal no podrá estar presente en la final.

El conflicto comenzó por la disputa de un territorio llamado Nagorno Karabaj, que se ubican en Azerbaiyán. Sin embargo la mayor parte de sus pobladores son armenios. Durante muchos años hubo tensiones debido a sectores separatistas dentro de Nagorno Karabaj, sin embargo el conflicto terminó de estallar cuando la Unión Soviética llegaba a su final. En 1988 se desató una violenta guerra que mató a cerca de 30 mil personas, además de obligar a miles a huir de sus hogares. Aunque en el 94 ambas naciones lograron una tregua, no han firmado un acuerdo de paz hasta la fecha, por lo que las relaciones diplomáticas no han logrado regularizarse.

“Habiendo considerado todas las opciones, hemos tenido que tomar la difícil decisión para mí de no que no viaje con el equipo a la final de la Europa League contra el Chelsea. Es el tipo de partido que no se presenta muy a menudo a los jugadores y debo admitir que me duele mucho perdérmelo. ¡Animaré a mis compañeros! Traigámosla a casa, Arsenal” publicó Henrikh Mkhitaryan respecto a esta situación.

Por: Alberto Roman / @AlbertoRomanGar

Comentarios
rabona:
Deja un comentario