La jornada 16 de La Liga no parecía deparar nada particularmente seductor para el Real Betis. No se encontraban frente a un escenario particularmente complejo, pero tampoco aparecía como el partido más sencillo del torneo. El Athletic de Bilbao era al rival a vencer. Para Joaquín Sánchez el partido no mostraba elementos que le hicieran sospechar del destacado despliegue de futbol que iba a llevar a cabo ese día.

El español nacido en Cádiz vio la luz en 1981. Con 38 años el las piernas, el simple hecho de continuar entre los once titulares en una de las ligas más importantes del mundo es ya un mérito. Sin embargo, todavía guardaba un truco bajo el sombrero.

El inicio: Joaquín Sánchez y el Betis

El vínculo entre Joaquín Sánchez y el Real Betis viene de tiempo atrás. Su debut como profesional se dio con este club en el 2000, aunque entró a las fuerzas básicas del club desde el 97. Ahí logró ganar algunos trofeos en torneos de inferiores. En aquella época el club se encontraba en la Segunda División y él fue parte de los jugadores que retornaron a los Verdiblancos a primera. 

Ya instalados en el máximo circuito, se convirtió en un indiscutible dentro del campo para los béticos. Fue una parte importante de ese Betis que llegó a la Champions League, torneo en el que jugó todos los encuentros de su club. Además de esto fue parte de los once que saltaron a la cancha en la final de la Copa del Rey de 2005, en la que logró salir campeón frente al Osasuna. Jugó todo el encuentro. 

La vida fuera del Benito Villamarín

Todo lo anterior llevó al Sevilla a interesarse en sus servicios. Por 25 millones de euros salió con rumbo al Estadio de Mestalla, convirtiéndose en el fichaje más caro de los Ches. Ahí tuvo un desempeño destacado, aunque no consiguió afianzarse con la seguridad que lo hizo en su ex club. 

Su siguiente club fue el Málaga, conjunto al que llegó en el 2011 y donde tuvo una de sus etapas más destacables. Con los Albicelestes llegó al cuarto lugar de la tabla durante la temporada 2011-2012, lo que le dio acceso a la Champions League. Ahí llegaron hasta los cuarto de final, cayendo ante el Borussia Dortmund de Jürgen Klopp. El único club fuera de España para el que jugó Joaquín Sánchez fue la Fiorentina, donde consiguió llegar a las semifinales de la Europa League. Jugó en el calcio durante dos años para volver a donde todo comenzó.

Volver a los inicios

En 2015, casi una década después de que saliera del Real Betis, Joaquín Sánchez retornó al Benito Villamarín. Con 34 años, todo parecía indicar que sólo retornaba a vivir el ocaso. Los números parecían apuntar hacia allá, con un par de temporadas decepcionantes. Sin embargo, con la llegada de Quique Setién en el 2017, las cosas comenzaron a mejorar no sólo para el club todo, sino también para él. Durante la temporada 17-18 registró un total de cuatro goles y ocho asistencias durante 2 mil quinientos minutos de juego, mientras que para la siguiente hizo siete anotaciones y tres asistencias en casi la misma cantidad de minutos. Con la llegada de Rubi sus números continúan en ascenso: seis goles y dos asistencias en 919 minutos.

También te puede interesar: Real Betis: La historia de los que no claudican

Durante la jornada 16, Joaquín anotó el primer Hat-trick de su vida. Dos, once y veinte fueron los minutos en los que el ídolo del Betis perforó la red: “Es el primer triplete que he hecho en mi carrera y creo que será el último. No soy de hacer muchos goles” declaró. Además en redes sociales publicó: “Madre mía qué alegría más grande lo de hoy. Estoy sin palabras por lo vivido. Los 3 puntos se quedan en casa y el balón también”.

Por si fuera poco, rompió el record de ser el jugador con mayor edad en anotar un Hat-trick, dejando atrás a Di Stéfano, quien llevó a cabo esta hazaña con 37 años y 255 días en el 64. Al final el marcador terminó con un 3-2, a favor del Real Betis y le dejó un par de marcas, ya que además ingresó al selecto club de los siete jugadores que han logrado hacer tres goles en un mismo juego antes de los veinte minutos. Nada mal para un jugador que lleva casi dos décadas como profesional.

Por: Alberto Roman / @AlbertoRomanGar

Comentarios