Blog

La promesa de Pelé

Un niño de nueve años jugaba a la pelota con sus demás amigos, despreocupados de la vida, disfrutando cada instante, de pronto, un llamado a ese niño que lo toma por sorpresa para que entre a la casa. Pero no es cualquier día, es el 16 de julio de 1950.

– Dico, adentro ya, que va a empezar la final.
– ¿Qué final, pá?
– ¿Cómo que “qué final? ¿No escuchas los festejos? La final de la Copa del Mundo: Brasil contra Uruguay.
– ¿Dónde juegan?
– En el Maracaná, en Río, el estadio más grande del mundo…
– ¿Y qué festejamos, pá?
Que vamos a ganar.

Horas después, el pequeño Dico se encontraba observando cómo su papá tenía el
rostro lleno de lágrimas como otras personas que se encontraban frente a esa radio en
donde habían escuchado el partido. Sin saberlo ese pequeño había presenciado la derrota más grande en la historia de Brasil: el Maracanazo.

Lee más: Schubert Gambetta, un héroe más del Maracanazo

¿Qué pasa, papá?

Perdimos Dico…-dice entre llanto, como avergonzado-. Perdimos 2 a 1.

Fue la primera vez que el niño vio llorar a su papá, Dondinho. Por lo que muy seguro de sí le comentó:

-No llore, papá. Yo voy a ganar una Copa del Mundo para usted, se lo prometo.

Ocho años después, ese pequeño al que llamaban Dico, se le comenzó a nombrar “Pelé”. Mismos ocho años en los que tras aquella promesa a su papá, se convirtió en campeón del mundo en el Mundial de Suecia 1958.

Según la Real Academia Española, una promesa es: “una expresión de la voluntad de dar a alguien o hacer por él algo”. Pelé a sus nueve años de edad probablemente no sabía tal
significado conceptual, sin embargo, llevó sus palabras al acto en la primera oportunidad
que tuvo de jugar un Mundial.

Lee más: Ronaldo Nazario: Vida y Muerte

Tal vez pueda ser que se piense que una promesa de esa magnitud a esa edad fue ̈solo un

decir ̈ para intentar calmar al padre, pero si pensamos en la literalidad de las palabras, y en el psicoanálisis, hay que tener en cuenta que Pelé ganó tres mundiales en su carrera. Además de considerar que, durante la infancia, el valor de las palabras va tomando un sentido de vida mientras se va creciendo, algo que terminó proyectando hacia afuera y ante la vista de los demás y claro, hacia su padre.

No sé si el lector se pueda llegar a imaginar el impacto emocional que tuvo en Pelé ver a
su padre llorar por primera vez, evento traumático de por vida, pero de alguna u otra
manera este chico pudo sobrellevar aquella situación e hizo uno de los actos de
sublimación más históricos en el balompié mundial.

 

Por: Daniel Cisneros /@dany10cisneros

 

Comentarios
rabona

Deja un comentario

Entradas recientes

La guerra y el perdón en Colombia

El 9 de abril se conmemora, en Colombia, el Día Nacional de la Memoria y…

18 horas hace

Los Avispones de Chilpancingo: la noche olvidada

Los Avispones de Chilpancingo realizaron una misa aquel 26 de septiembre de 2014, con la…

19 horas hace

Quini, de los goleadores que ya no hay

“Fue un goleador de los que ya no hay, del estilo Martín Palermo”, así comparó…

4 días hace

Johan Vásquez: una apuesta arriesgada

Johan Vásquez es un futbolista con una carrera por encima del promedio en México. Canterano…

4 días hace

Cracks de Europa que ahora son directores técnicos

Es bien sabido que la mayoría de los directores técnicos, en su momento, fueron cracks…

4 días hace

Pasión del barrio, un futbol donde se juega el honor

Trae puesta la camiseta de aquel Chivas de 1997, con el dorsal ‘7’ y el…

4 días hace