Categorías: Perfiles

Leónidas Da Silva, la perla negra

Mucho antes de la existencia de las selfies después de cada partido, jugadores con un perfil más serio, exhibieron en distintos campos su magia. En Brasil, a inicios del siglo pasado, reinaba un nombre que era sinónimo de magia y gambeta: Leónidas Da Silva. Alguna ocasión, Nelson Rodrigues, dramaturgo, periodista y escritor, le calificó como: “Un jugador rigurosamente brasileño. Tenía la fantasía, la infantilidad, la improvisación y la sensualidad de nuestros típicos cracks”.

Leónidas nació un 6 de septiembre de 1913 en Río de Janeiro y se curtió como futbolista por elección y necesidad. La necesidad y los pocos recursos económicos acompañaron su infancia. En las canchas le apodaban El Diamante. Jugó para seis equipos, incluido una breve estancia por el Peñarol de Uruguay; debutó en el Bonsucesso, para luego brillar en el Vasco Da Gama, Botafogo, Flamengo y en el São Paulo.

Con 20 años de carrera, sumó también 8 campeonatos entre el Carioca y el Paulista. Pero la trayectoria de Leónidas no puede resumirse solo en números. En Brasil, su tierra, se le considera el inventor de la chilena, jugada que ejecutó en varias ocasiones y que le hizo dejar huella en las distintas escuadras que defendió. Hace apenas cinco años, en 2013, el Flamengo le recordó con una playera conmemorativa. Era el centenario de su natalicio. Da Silva fue ídolo.

Y si a nivel de clubes brilló, en la Selección Brasileña desplegó su mejor arsenal. Leónidas jugaba en todo el frente de ataque y aunque apenas disputó 19 partidos con el Scratch Du Oro, dejó amplia muestra de su clase con la pelota. Con el representativo brilló en dos Copas del Mundo: Italia, 1934 y en Francia, cuatro años más tarde. En este último, marcó siete anotaciones durante cuatro compromisos.

Pero fue en los campos franceses donde exhibió su mejor estela. En esta justa marcó siete anotaciones en los cuatro duelos que llevaron a Brasil a conquistar el tercer puesto. Ante 13 mil espectadores, en Estrasburgo, en el campo de La Meinau, además de despacharse con tres tantos (acabó 6-5), Leónidas dejó una jugada para la posteridad futbolística.

En un campo parchado de lodo, el botín de cuero de Leónidas pagó las consecuencias. Al poco tiempo de empezado el duelo, el atacante le entregó el zapato a uno de los auxiliares del entrenador para que le reparara una fisura, pero apurado por irse al frente en el marcador, ingresó a la cancha con la intención de hacerse presente y lo consiguió. Recibió el balón cerca del área rival, amagó y disparó para abrir el electrónico.

El primer y único tanto que se ha marcado en Mundiales descalzo. La gran figura de Brasil.

Por: Rubén Guerrero / @RubenGuerreroA

Comentarios
rabona

Deja un comentario

Entradas recientes

Kanouté: cuestión de fe

Frédéric Oumar Kanouté (1977) es un exfutbolista maliense nacido en Francia. Su padre malinense, ya…

2 días hace

Futbol femenil, por un espacio seguro en las gradas

El pasado fin de semana se jugó la vigésimo cuarta edición del Clásico Regio Femenil…

2 días hace

Jared Borgetti: el zorro trotamundos

Con un olfato fino en zona de caza, el zorro es mayormente omnívoro, es decir,…

2 días hace

Osvaldo Castro: “Pata bendita”

Todo aficionado de la Liga MX suele llegar a la conversación o debate sobre quién…

2 días hace

Pickles: olfateando la victoria

El 11 de julio de 1966 en Inglaterra, inició la disputa por ver qué selección…

3 días hace

Jorge Campos: el hombre caleidoscopio

Jorge Campos es un caleidoscopio. La idea me vino al ver una de sus fotos…

3 días hace