Categorías: Historia

Necaxa: el nacimiento del Rayo

Juan Villoro califica a su equipo, el Necaxa, como la literatura: solamente para minorías ilustradas. Un equipo fundado el 21 de agosto de 1923, con la unión del Luz y Fuerza y el Tranvías, el cual participó en el campeonato llamado “Centenario”. William H. Frasser, el gerente general de Luz y Fuerza, llegó con una propuesta fue el encargado de darle vida a este nuevo equipo.

William H. Frasser y el hallazgo de la inspiración

Se dice que Frasser era fanático del Potters y es, debido a esto, que los colores del Necaxa son el rojo y el blanco. Aunque también se ha dicho que le iba al Stoke City. Pero la realidad es que no existe documento alguno que avale esa información. En este mismo sentido, tampoco hay un registro que avale a Frasser como el fundador del club, la relación viene de su cargo en Luz y Fuerza.

Frasser, junto con Pablo González y Roberto Jardón, representantes de los dos equipos; Alfred C. Crowle, uno de los primeros ingleses que llegaron a México con los mineros de Pachuca y otros, se unieron para oficializar el nacimiento del nuevo equipo.

Encontraron la inspiración para su nombre en Necaxa, la presa más moderna de Latinoamérica en esos momentos y que administraba de luz hasta a la mismísima Ciudad de México.

Frasser daba todos los apoyos posibles a los jugadores, lo que dio frutos y alcanzó su primer título contra el América en el 24-25. Lograron un nuevo campeonato apenas al año siguiente. El futbol del Necaxa era atractivo y fue obteniendo mucha popularidad.

Fueron el primer equipo en recibir a una escuadra extranjera: el Colo-Colo de Chile, y construyeron uno de los estadios más modernos en lo que actualmente es Obrero Mundial y Río de la Piedad. El Parque Necaxa tenía capacidad para 15 mil personas, casa club con comedor, salón de baile y cine.

Los Once Hermanos y la época dorada

Era la época de Los Once Hermanos. De la mano de Alfred C. Crowle, fungió como el entrenador de la Selección Mexicana que fue a los Juegos Centroamericanos y del Caribe realizados en El Salvador. El plantel del combinado nacional prácticamente se armó a partir de futbolistas del Necaxa, equipo que jugaba con un entendimiento pocas veces visto que lo llevó a dominar la liga.

Es en estos años cuando aparece Horacio Casarín, uno de los mejores jugadores que ha visto el balompié nacional. Su gran olfato goleador le dio dos campeonatos más al Necaxa. Sin embargo, su misma peligrosidad fue la que incendió el Parque Asturias, el 26 de marzo de 1939. En el afán de pararlo, Juan Soto, defensa del Asturias, lastimó a Casarín, quien no pudo ayudar a su equipo. Los aficionados del Necaxa en consecuencia, incendiaron el estadio.

Te puede interesar: Horacio Casarín, salvando su memoria.

Este hecho marcó el fin de una era. Horacio Casarín se convirtió en un Judas y se pasó al Atlante, acérrimo rival del Necaxa. Poco después, se tomó la decisión de profesionalizar la liga. Necaxa desapareció entonces. Consideró que el espíritu amateur del equipo era incompatible con el rumbo que había tomado el futbol, así que desapareció en el año de 1943.

Idas y venidas en Primera División

Siete años después el Necaxa regresó como profesionales auspiciados por el sindicato de electricistas. Un inicio incierto que aceleró la llegada de Fernando Marcos a la dirección técnica y que inició una nueva era: Los Tres Mosqueteros.

En realidad eran cuatro -igual que en el libro homónimo-: Alfonso Portugal, Jaime Salazar, Alfredo del Águila y Antonio Jasso. La esperanza de los necaxistas estaba resurgiendo en el momento en el que un pleito con la directiva puso fin al proceso de Fernando Marcos y que hundiría al equipo en deudas. El equipo entonces llegó a las manos de Miguel Ramírez Vázquez.

Es en este periodo cuando se da uno de los mejores recuerdo de la afición necaxista: un 2 de febrero de 1961, se desarrollaba un pentagonal en la Ciudad de México. Necaxa enfrentaba a media Selección brasileña enfundada en el blanco del Santos: Ze Carlos, Zito, Coutinho y por supuesto, Pelé. Pero eso no fue suficiente para evitar el 4-3 con el que se impusieron los electricistas.

Pero eso fue solo un destello. Las deudas y malos resultaron continuaron hasta que el equipo fue vendido a un grupo de empresarios españoles que querían revivir la rivalidad México y España. El Necaxa desapareció para dar lugar a los Toros del Atlético Español. Era el 22 de octubre de 1971.

Fue un lapso de 11 años. Para el 89, el Necaxa regresó con el objetivo de volver a ser el equipo de sus inicios. Sin embargo, muchos de sus aficionados habían mudado de equipo cuando este desapareció. Ricardo Peláez recuerda que nunca había más de 20 personas en el estadio -entre ellos su papá, su hermano y otros familiares-.

Era tal la escasez de afición que ya no mandaban policías a los encuentros. Pero la llegada del ecuatoriano Álex Aguinaga, probablemente el referente más grande del club; el chileno Ivo Basay; Enrique Borja en la directiva y una nueva imagen, la de los Rayos, el Necaxa fue generando futbol espectáculo, sin poder llegar al ansiado campeonato.

La llegada de Manuel Lapuente vino a cambiarlo todo. Octavio Becerril, José María Higareda, Eduardo Vilches, Luis Hernández Sergio Zárate, Alberto García Aspe y Ricardo Peláez conformaron un equipo que ganó en el 94-95 la Copa, la Liga contra el Cruz Azul, el Campeón de Campeones y la copa de CONCACAF para volver a ser Campeonísimo.

El bicampeonato

Se proclamó bicampeón al siguiente año en la final contra los Toros del Celaya. Dos subcampeonatos más y la final contra las Chivas que puso la tercera estrella de su escudo, más el tercer lugar del primer Mundial de Clubes en el que derrotaron al Real Madrid en penales los convirtió en un equipo que marcó una vez más a una generación y a una década.

El 26 de mayo del 2002, Necaxa llegaba a una final más. Pero el gol de oro del Misionero Castillo impidió que se levantaran con el trofeo. Fue la última vez que pudieron disputar algo en el Azteca, pues un año después habían llegado a Aguascalientes en un intento de la directiva de generar una afición propia. Una decisión que todos los necaxistas han sufrido. Ahora se mantienen en Primera División y todo puede pasar.

 

Por: Bernardo OV

Comentarios
rabona

Deja un comentario

Entradas recientes

Veleta: la mujer que se vistió de hombre para jugar futbol

“Entraba al campo como mujer, saltaba al campo como hombre y luego salía otra vez…

2 días hace

Fotoperiodista deportivo, con Juan Carlos Sánchez

Hoy en Historias del Llano nos acompaña Juan Carlos Sánchez, quien, con cámara en mano,…

2 días hace

Futbol barro: el lodo es tu amigo; el balón, tu aliado

Ensuciar la pelota por diversión: así se vive el futbol barro en Finlandia  Ellos no…

3 días hace

F.C. Barcelona, una heráldica que evoluciona

El F.C. Barcelona mantiene una relación cercana con Cataluña, localidad que hoy en día se encuentra…

3 días hace

El Encuentro de los Ocho Barrios: una pausa

Canal Nacional es un punto de encuentro y de división. Este cauce de agua fue…

3 días hace

Un plan para 11

El plan en marcha En apariencia todo estaba fríamente calculado. Se reunirían a la 1:45…

3 días hace