Blog

Neymar: caída y redención

A sus 28 años, Neymar es uno de los jugadores top del mundo, eso nadie lo puede negar. Sin embargo, a esta edad se esperaba que el brasileño estuviera peleando codo a codo con Cristiano Ronaldo y Lionel Messi, y lo cierto es que parece estar lejos de esos vuelos o de ganar un Balón de Oro. Sobre todo si tomamos en cuenta sus constantes bajones deportivos y problemas personales. Aunque con esta final de Champions que enfrentará al PSG y al Bayern de Múnich, el brasileño podría redimirse. A continuación te dejamos los tres errores que han marcado su carrera.

La primera caída: ser el protagonista a toda costa

El talento en los pies es algo que parece común en los brasileños – el mote “jogo bonito” no es en vano-. Sin embargo, el talento y la capacidad para esquivar rivales no es suficiente para ser el mejor. Es innegable que Neymar ama casi con obsesión el protagonismo.

Desde sus inicios en Santos, aprovechaba cada momento y espacio del campo para lucirse frente al rival. Gracias a esto, su nombre se comenzó a posicionar en videos y en la prensa. Con Santos jugó 134 partidos, anotó 70 goles y asistió en 35 ocasiones. Pero fue la Copa Libertadores de 2011 la que lo catapultó a las grandes ligas, pues fue campeón del torneo y elegido el mejor jugador del certamen. En pocas palabras, la fórmula de los reflectores, las florituras y los goles, eran su mejor opción para llegar a Europa.

La siguiente parada para el futbolista brasileño fue Barcelona, después de una negociación llena de especulaciones y cifras que rondaron los 80 millones (cifra de Transfermarkt, aunque portales como Deportes RCN afirman que la suma superó los 130 millones de euros).

En lo deportivo, Neymar marco 105 goles en 186 partidos, es decir, 1.77 goles por encuentro. Con la escuadra culé, Neymar sumó diez títulos (entre copas nacionales e internacionales y ligas). Cuando la estabilidad parecía haber llegado a Neymar, el protagonismo se apoderó de nuevo de él, La idea de ser el mejor no congeniaba con el hecho de estar con el mejor (Lionel Messi). Esto lo orilló a abandonar España y recular en París.

Lee más: Garrincha, capacidades diferentes

Con el PSG sus números son buenos, promediaba casi un gol por encuentro. En cuanto a títulos, las cifras también son destacables, pero no iguales (ni remotamente) a las de Barcelona. De hecho, en el tema de protagonismo, Neymar se ha visto opacado por un joven: Kilyan Mbappé, quien ganó la Copa del Mundo de Rusia 2018 con tan solo 19 años.

Actualmente Neymar está pagando el error del protagonismo, pues no solo está en una liga de menor calibre, sino que perdió en su lucha por salir de cuadro parisino. La novela que protagonizó PSG, Barcelona, Real Madrid y Neymar finalizó con recientemente, el brasileño se queda en París, pues nadie en su sano juicio pagaría 300 millones de euros, cifra que esperaba Tamim ben Hamad Al Thani  (Emir de Qatar y dueño de PSG) obtener del fichaje.

Lo cierto es que todas las especulaciones, ofertas irrisorias de Barcelona y Real Madrid, se pudieron evitar si el brasileño hubiese contenido su deseo excesivo por el protagonismo. Ahora tendrá que cumplir un contrato con en un equipo donde claramente no quiere estar.

La segunda caída. Las lesiones

Otro de los puntos débiles en su carrera son las lesiones. El resultado de todas las lesiones registradas desde su llegada al viejo continente es el siguiente:

PSG

Fuente: Transfermrkt.

Barcelona

A estas lesiones hay que sumar la que sufrió ante Colombia en el Mundial de Brasil 2014, cuando recibió un golpe en la espalda por parte de Juan Camilo Zuñiga. Esta lesión lo alejó completamente de la Copa del Mundo. Gracias a ella se perdió el fatídico partido ante Alemania. El padecimiento vertebral lo alejó 30 días de la actividad futbolística.

Recientemente, en un partido amistoso contra Qatar, Neymar sufrió una ruptura de ligamentos en la articulación del tobillo. Se quedó fuera de la Copa América organizada en su país, y con un futuro no muy alentador por la gravedad de la lesión. Molestas e inoportunas en su máxima expresión son las características principales de sus lesiones.

Te puede interesar: Jack Greenwell, el europeo que ganó la Copa América

De acuerdo con el portal 20 minutos, Neymar se lesionó antes de la fiesta de cumpleaños de su hermana. Esto ha pasado durante 5 años consecutivos; coincidencia o no, saca provecho de sus constantes lesiones para darse un respiro del ajetreo del futbol y de los entrenamientos.

Tercera caída. Los escándalos fuera de la cancha

El colofón de las caídas del astro brasileño son los escándalos extra cancha. Estos han empañado la carrera de Neymar y ponen en entredicho la calidad humana y la honestidad del brasileño. De hecho, estos problemas son síntoma de alguien cuya carrera no podrá despuntar más allá de lo mostrado.

El primer problema fue su fichaje a Barcelona. En la operación, ni el monto ni los acuerdos con el jugador fueron especificados. Esto atrajo la investigación de Hacienda, misma que determinó que en el traspaso de Santos a Barcelona hubo contratos con los que Barcelona evadió impuestos y que se redujo la cantidad neta de la transacción. Aunque el brasileño no fue investigado directamente, su fichaje desenmascaró la realidad del mercado de futbolistas.

En 2016, Neymar se vio inmiscuido directamente con Hacienda. El brasileño tuvo que pagar cerca de 45 millones de euros al fisco brasileño por los atrasos en pagos de impuestos. Estos atrasos correspondían a los periodos de 2011, 2012 y 2013. Por si fuera poco, en 2019 Hacienda reclamó los impuestos por concepto del traspaso de Neymar a Barcelona. Por este motivo, bloquearon 36 propiedades del jugador y reclamaron cerca de 15 millones de euros.

Ahora bien, el problema fiscal no es lo único en donde su nombre aparece. Pues en la final de Copa con PSG –misma que perdió-, Neymar agredió a un aficionado, hecho por el que fue suspendido tres partidos. Lamentablemente, Ney no entendió que ese es el precio del protagonismo. Estas son las tres (extensas) caídas de Neymar, el astro que prometía ser el mejor del mundo, y al cual camina apagando sus propios errores.

El momento de su redención podría darse este próximo domingo, cuando el PSG se enfrente ante el Bayern de Múnich. Pues Neymar, no solo ha demostrado su calidad innegable, sino que además de convirtió en lo que tanto se esperaba de él: un líder.

 

Por: José Macuil García

Comentarios
rabona

Deja un comentario

Entradas recientes

La guerra y el perdón en Colombia

El 9 de abril se conmemora, en Colombia, el Día Nacional de la Memoria y…

20 horas hace

Los Avispones de Chilpancingo: la noche olvidada

Los Avispones de Chilpancingo realizaron una misa aquel 26 de septiembre de 2014, con la…

21 horas hace

Quini, de los goleadores que ya no hay

“Fue un goleador de los que ya no hay, del estilo Martín Palermo”, así comparó…

4 días hace

Johan Vásquez: una apuesta arriesgada

Johan Vásquez es un futbolista con una carrera por encima del promedio en México. Canterano…

4 días hace

Cracks de Europa que ahora son directores técnicos

Es bien sabido que la mayoría de los directores técnicos, en su momento, fueron cracks…

4 días hace

Pasión del barrio, un futbol donde se juega el honor

Trae puesta la camiseta de aquel Chivas de 1997, con el dorsal ‘7’ y el…

4 días hace