Texto

Rutherglen Ladies FC: pioneras del futbol femenil

El futbol femenil ha tenido que pasar por un camino muy difícil para existir y para consolidarse. Si bien actualmente cuenta con el apoyo de las organizaciones más importantes del balompié, hubo un tiempo en el que las cosas no eran así para los equipos femeniles, ese fue el caso del Rutherglen Ladies FC. Hoy veremos su historia.

El club, originario de Escocia, fue fundado por James H. Kelly en 1922. Para ese momento ya existía un registro de equipos femeniles, recordando al British Ladies Football Club, el primer club de futbol femenil de la historia creado en 1894.

Te puede interesar: British Ladies Football Club: génesis y género

Ese fue el punto de partida. Poco a poco los equipos femeniles fueron llegando al mundo, muchas veces para encuentros de exhibición o por causas benéficas; fuese como fuese, ahí estaba el comienzo.

El lunes 2 de mayo de 1922, ante un público de tres mil personas, el Rutherglen Ladies de Glasgow hizo su presentación oficial ante el Berwick-Upon-Tweed. Había pasado poco menos de un año de la prohibición del futbol para mujeres en Inglaterra, pero la influencia de los ingleses comenzó a causar estragos en los países aledaños.

¿Por qué la prohibición para que las mujeres jugaran futbol? Hay que recordar lo que pasaba en el mundo en aquellos años. La Primera Guerra Mundial estalló en 1914, lo que provocó que los hombres partieran de sus respectivos países para servir a las fuerzas militares.

Esto ocasionó que las mujeres tuvieran que salir del hogar, y no solo a las fábricas para ejercer el trabajo que ahora estaba disponible y que, además, era necesario para mantener a las naciones en pie, sino también para entrar al terreno de juego.

Los partidos entre clubes femeniles, contra equipos de misma índole, mixtos, o meramente masculinos, se hicieron cada vez más populares, pero con la guerra vino el fin de estos eventos.

La máxima institución del deporte inglés impuso la restricción para que las mujeres siguieran participando en el balompié. ¿Las razones? Fueron tres: 1) era “inapropiado”; 2) existían quejas de las condiciones en las que se presentaban los partidos; 3) debido a que la mayoría de juegos eran de obras benéficas, no generaban ingresos para los clubes.

El problema entonces ya no era sólo conseguir dinero para poder armar y financiar un equipo de futbol femenil, sino que, después de lograr algo tan complicado como eso, no había equipos con los que competir.

La solución que tuvieron las dirigidas por James H. Kelly fue recurrir al mismo método que usaron los ingleses durante la Primera Guerra Mundial: enfrentar a equipos masculinos. Esto fue un arma de doble filo, por un lado, consiguieron mantenerse en ritmo, seguir peleando y demostrar que las mujeres podían jugar al futbol pero, por el contrario, los rivales se vieron en la misma posición que el resto de los equipos varoniles de Inglaterra. Los hombres decidían perder deportivamente.

Aún así, uno de los partidos más importantes que tuvo el Rutherglen Ladies FC fue contra Heys Brewery Bradford Ladies, uno de los pocos equipos femeninos que sobrevivió a la prohibición y las trabas que las organizaciones presentaban.

Las restricciones inglesas obligaron a los equipos profesionales a no prestar sus instalaciones para partidos de futbol femenil, y a los árbitros se les negó la posibilidad de impartir como jueces en estos encuentros.

El “argumento” que dieron las autoridades fue que los juegos generaban un gasto importante, mismo que no llegaba a cubrirse con las ganancias que se presentaban. Los partidos tuvieron que jugarse en terrenos de perfil más bajo, con entrada más limitada y con menos publicidad.

No solo se trató de un golpe bajo para el crecimiento del futbol femenil, sino que también representó una complicación para diversos eventos de beneficencia. Pero el tiempo pasó, y aunque hubo intentos de giras para tratar de mantener al equipo en pie, los problemas se fueron juntando hasta que, finalmente, Rutherglen Ladies tuvo que disolverse en 1939.

Rutherglen Ladies mostró una resolución y resistencia increíbles y tuvo que superar barreras significativas solo para jugar. Merecen reconocimiento por su lugar único en la historia”, declaró el doctor Skillen, profesor de historia en la Universidad de Glasgow Caledonian.

Aunque esto no significó el final, al menos no enteramente. En diciembre del 2021, el Museo del Futbol Escocés anunció la exhibición del Rutherglen Ladies FC, esto con tal de recordar a uno de los equipos que más luchó, que se mantuvo al pie del cañón cuando las cosas no estaban claras, y que con todo en contra intentó sobrevivir.

Por: Miguel Bustamante

Comentarios
rabona

Deja un comentario

Entradas recientes

Megan Rapinoe: visibilizar sin barreras

En el futbol femenil existen barreras que se deben derribar: bajos sueldos, discriminación estructural, poca…

3 días hace

Justin Fashanu, una condena insufrible

Se dice que las grandes revoluciones son las que después de la tormenta, dejan las…

3 días hace

Argentina 1978: fiesta y terror

“Los que creen que el deporte no tiene nada que ver con la política o…

3 días hace

Zorros LGBT+, rompiendo estereotipos

El futbol es un deporte que surgió del rugby inglés, un juego rudo asociado a…

3 días hace

Jennifer Hermoso, de Cataluña a Pachuca

El pasado 21 de junio de 2022, Pachuca hizo oficial el que seguramente será el…

4 días hace

Iron Maiden Football Club

Stephen Percy Harris nació un 12 de marzo de 1956 en Leytonstone, Inglaterra. Como buen…

5 días hace