Texto

Todo lo que necesitamos es a Rush

Hoy recordamos a Ian Rush, el mítico goleador ‘Rojo’ que construyó una trayectoria casi insuperable en las filas del Liverpool. Su imán con el balón, los ojos en la meta siempre, el número 9 en su espalda y 346 goles con el conjunto inglés lo convirtieron en una leyenda viva, además, aquellos tantos lo posicionaron como el máximo anotador del conjunto durante las décadas de los 80 y 90 luego de 15 temporadas con la escuadra y 11 títulos ganados.

Ian Rush creció en Flint, Gales, y desde pequeño compartió su pasión por el futbol. Fue destacado entre su generación de la escuela por la habilidad que mostraba con la pelota, desde chico había simpatizado con los colores pero del Everton, conjunto archirrival del Liverpool. A pesar de que ya había causado impacto con clubes grandes incluyendo al Manchester United, terminó por decantarse por el Chester para pasar parte de su adolescencia y temprana adultez con estos, al noreste de Inglaterra.

Con este club Ian Rush empezó su trayectoria profesional y a los 19 pasó a ser oficialmente de “los Rojos’ del Liverpool por un traspaso valorado en las 300 mil libras esterlinas que causó furor por la cantidad invertida en un juvenil. A pesar de destacar en el Chester, en su nueva plantilla no iba a aparecer mágicamente en el primer equipo de la división mayor, sino que ese puesto tenía que ganárselo y su debut se produjo un 13 de diciembre de 1980 contra el Ipswich Town, club al que en esa ocasión no pudo marcar.

Comenzó a tener destellos en las categorías inferiores del Liverpool y jugaba más con ellas que en la primera división de Inglaterra, aunque ya había debutado. Incluso marcó 12 goles en 30 partidos pero su primera anotación con el equipo mayor fue hasta casi un año después, el 30 de septiembre de 1981. Esto sucedió en el juego de vuelta contra el Oulun Palloseura de Finlandia en la anteriormente llamada European Cup, hoy Europa League. Rush fue parte del 7-0 propinado, marcó solo tres minutos después de entrar de cambio.

Fue hasta la temporada de 1981-82 que Ian Rush empezó a sorprender al futbol británico con un romance tremendo con el balón. Marcó 30 goles en total, repartidos entre la liga (17), Copa de la Liga (8), Copa de Europa ahora conocida como Champions League (2) y Copa de Inglaterra (3), lo que significó ser su primer campeonato como jugador del Liverpool al ganar el torneo liguero de ese año que derivó, a su vez, en un tricampeonato.

En la campaña de 1982-83 marcó 31 goles, incluyendo un póker contra el Everton, el club que creció admirando pero que se terminó por convertir en su contrario. Los cuatro tantos que marcó en aquella ocasión en la goleada de 5-0 le valió para ser inmortalizado en el cántico del Liverpool llamado “Poor Scouser Tommy”: “Rush scored one, Rush scored two, Rush scored three and Rush scored four! Na, na, na, na, all we need is Rush… Rush, Rush is all we need”, vitorean los hinchas hasta la fecha.

Su cuarta temporada con el conjunto (1983-84) fue de ensueño, casi alcanzó la cifra de 50 goles con 47 repartidos en 65 juegos y nueve asistencias. Conquistaron la primera división por tercera ocasión consecutiva y lo mismo con la Copa de la Liga pero por cuarta vez además de que se quedaron con la Copa de Europa. Lo apodaron “the Ghost” por cómo pasaba desapercibido por la defensa de los rivales, siempre pensando en cómo adentrar el balón al arco con los movimientos que fueran necesarios. Era letal en la delantera y también un gran rematador aéreo.

Después de ganar la Copa de Europa, ahora Champions League, el interés por Rush de parte de otros clubes del continente empezaron a acaparar su atención pero sobre todo en Italia con el Napoli. Luego de una gran temporada, el número 9 del club empezó a replantearse su salida a otros lugares para beneficiar su carrera a pesar de su compromiso con el Liverpool. Estaban a 48 horas de que cerrara el mercado de fichajes y la escuadra de la Serie A lo quería por un millón de libras esterlinas.

“Cuando Charles [Roberts, su mánager] me dijo lo que estaba ofreciendo Napoli, se me humedecieron los ojos. Iba a recibir 1 millón de libras esterlinas como tarifa de inscripción. Me di cuenta de que me temblaban las rodillas y casi me desmayo. Estaban dispuestos a pagarme otro millón por un contrato de tres años”, recuerda Rush en entrevista para LFC History. 

Sin embargo, el presidente del club, John Smith, se negó a discutirlo y ‘truncó’ su fichaje en ese entonces por tardar en darle una resolución hasta después de que había finalizado el mercado. El Napoli se quedó sin Rush pero fueron por nada menos que por otro delantero estrella, llamado Diego Armando Maradona. El propio Ian Rush, 36 años después, admitió que le hubiera fascinado jugar a su lado, de ídolo a ídolo, el reconocimiento fue mutuo.

Sus siguientes contiendas no cambiaron mucho, en la 84-85 marcó 26 goles y en la 85-86 hizo 28 hasta que su futuro cambió al ser pretendido pero por la Juventus. El club de la Vecchia Signora ofertó 3.2 millones de libras por él, así que el cambio se efectuó pero en un principio, los italianos querían que pasara una temporada con la Lazio, en la segunda división del país, ¿la razón? Era la última temporada de Michel Platini y no tendría un lugar reservado en el equipo hasta el retiro de éste.

Claramente a Ian Rush, referente ya del Liverpool, no le pareció la decisión de irse como grande del futbol inglés para llegar a la segunda de otro país, así que negoció su compra a la Juventus pero ser ‘cedido’ a su anterior equipo. A ambas partes les pareció y jugó una temporada más con ellos, la de 1986-87 y marcó 35 dianas. En su regreso a Italia, no pudo mostrar su gran talento con la pelota “al marcar solo 13 goles” en su primera campaña con un club extranjero.

En 1988 volvió a Liverpool y a pesar de que solo anotó 11 tantos, le fue suficiente para ganar la Copa de la Liga y la Community Shield. Tres años después de seguir siendo de los goleadores de la Premier League, Ian Rush se convirtió en el máximo anotador del conjunto rojo en un partido contra el Manchester United y en el Teatro de los Sueños, marcó su tanto 287 y superó a Roger Hunt, recordando que tuvo esta marca por varios años, siendo incluso ídolo de su padre.

Aunque con la selección nacional de Gales nunca pudo conseguir grandes logros, debido a que en esos años nunca clasificaron a los Mundiales y Eurocopas, sí se convirtió también en el máximo anotador de su país con 28 tantos en 73 juegos. Sin duda, la mejor parte de la carrera de Rush quedó consagrada en el Liverpool, a pesar de que selló su récord en octubre del 92 con su gol 287, llegó con “los Rojos” hasta el 346, una cifra muy alejada de Mohammed Salah, por ejemplo, el único futbolista en activo que “apenas” suma 135. 

Después de alrededor de 15 años con el Liverpool, Rush salió del equipo en 1996 y luego pasó a ser parte del Leeds United, Newcastle, Sheffield, Wrexham (Gales) y Sydney Olympic (Australia) hasta su retiro en el 2000 con 39 años. Marcó un hito en el club, siempre estuvo en el lugar correcto en el momento exacto para anotar desde cualquier ángulo, para rematar o realizar jugadas pasando por las defensas contrarias.

En 660 juegos con el Liverpool anotó 346 dianas y aún es inmortalizado en el cántico “Poor Scouser Tommy”. Además de sus goles, Rush fue mitificado en una canción, por su obra y juego en el que su figura trascendió. A pesar de que ya no es, por ejemplo, el máximo anotador de Gales tras ser superado por Gareth Bale en marzo del 2018, con 36 goles hasta el momento, sigue siendo recordado por su instinto y olfato goleador en Anfield y en la casa de quien sea.

“Rush, Rush is all we need”.

Leer más: Paul Gascoigne: irreverencia al estilo inglés

Síguenos en Google News

Por: Samantha González Silva / @ssmanthaglez

Comentarios
rabona

Deja un comentario

Entradas recientes

Veleta: la mujer que se vistió de hombre para jugar futbol

“Entraba al campo como mujer, saltaba al campo como hombre y luego salía otra vez…

2 días hace

Fotoperiodista deportivo, con Juan Carlos Sánchez

Hoy en Historias del Llano nos acompaña Juan Carlos Sánchez, quien, con cámara en mano,…

3 días hace

Futbol barro: el lodo es tu amigo; el balón, tu aliado

Ensuciar la pelota por diversión: así se vive el futbol barro en Finlandia  Ellos no…

3 días hace

F.C. Barcelona, una heráldica que evoluciona

El F.C. Barcelona mantiene una relación cercana con Cataluña, localidad que hoy en día se encuentra…

3 días hace

El Encuentro de los Ocho Barrios: una pausa

Canal Nacional es un punto de encuentro y de división. Este cauce de agua fue…

3 días hace

Un plan para 11

El plan en marcha En apariencia todo estaba fríamente calculado. Se reunirían a la 1:45…

3 días hace