Unai Emery
Unai Emery

En primera instancia, Unai Emery parece ser uno de los estrategas más infravalorados del continente europeo. Es verdad, en su trayectoria no ha ganado una Champions League o ha dominado una competición doméstica de la forma que algunos de sus similares han hecho. No obstante, una de cualidades que hacen especial al español es su capacidad de reinvención. En todas las competiciones, pero en especial en la Europa League.

Creatividad ante la adversidad

El nacido en el País Vasco, llevó el futbol dentro de él desde antes de nacer. Esto debido a que es descendiente de una familia de arqueros. Su padre atajó profesionalmente y su abuelo resulta ser Antonio “el Pajarito” Emery, guardameta del Real Unión Club.

Continuando con el legado familiar, Unai logró mantener una decente carrera profesional. Sin lograr arraigarse en realidad en ningún equipo por el cual transitó, fue su retiro y consecuente ascenso como DT en Lorca, la primera reinvención que cambió su vida.

Tuvo un paso ascendente en Lorca, Almería y, finalmente, Valencia, donde comenzó a foguearse en Champions League. Fruto de su excelente trabajo en la liga española. Con el conjunto “che”, también alcanzó dieciseisavos y cuartos de final, antes de llegar a semifinales en 2012.

Una rápida despedida de Valencia y un fugaz y tambaleante paso por Spartak de Moscú, dejaron a Emery con la única opción de afrontar la fría realidad resultadista. Sin embargo, el sublime trabajo de su pasado logró abrirle una puerta que a futuro resultó ser muy especial: Sevilla.

Dentro de la cabeza de Unai Emery

Más allá de sus futuros éxitos con PSG y Arsenal, respectivamente, dirigir al conjunto sevillista ha sido (hasta ahora) el pico más alto en la carrera de Emery, en especial en lo que respecta a la Europa League.

Dentro de una temporada irregular (2013/2014), el técnico vasco logró liderar a sus dirigidos a la final de la Europa League. Logró vencer en penales al Benfica de Jorge Jesus, quienes partieron como favoritos. “Nadie puede querer más que nosotros esta Europa League”. Fue una frase muy utilizada por Unai en los campeonatos disputados entre 2013 y 2016.

Cualquier equipo pudo haber sufrido la “resaca” del campeón después de haberse hecho con uno de los títulos más importantes en Europa. No obstante, gracias a la efectiva gestión del DT y el formidable momento de los jugadores, lograron volver a plantarse en la final de la Europa League.

Jugar frente a un histórico y sorpresivo Dnipro pudo haber resultado en una auténtica tragedia para los españoles. Fue gracias a la reinvención del pensamiento de Unai con los suyos para no subestimarles lo que marcó la diferencia. “Hay que respetarles y para ganarles, tenemos que pensar que son un equipo muy bueno, con muy buenos futbolistas y preparar para sujetar eso”. Declaró el vasco con respecto a la preparación del equipo, antes de revalidar el título europeo.

Aunque la temporada siguiente (2015/2016) el Sevilla cayó eliminado de Champions League, como si de una épica se tratara, lograron clasificarse a Europa League. Encaminándose a su tercer final consecutiva.

Para poder neutralizar nada menos que al Liverpool de Jürgen Klopp y tras haber recibido un balde de agua fría con el tanto de Daniel Sturridge, Emery decidió apelar al aspecto motivacional de su equipo. Logró transformar su mentalidad para salir a conseguir el resultado. 30 minutos después el Sevilla ya ganaba 3-1. Completando la hazaña de ser tricampeones de la Europa League, convirtiéndose en el primer equipo en hacerlo.

Finalmente, el español logró regresar a una final de Europa League con el Arsenal, misma en la que sucumbieron ante un desequilibrante Chelsea de Maurizio Sarri. Ahora se prepara para disputar su quinta final de este campeonato en menos de una década, actualmente al frente de un sorpresivo Villarreal que busca hacer historia. “Nos hemos ganado el derecho a soñar”. Comentó Emery previo a la final en Gdansk, Polonia.

“Uno cuando está de entrenador. En mi caso concreto, lo vivo todo con mucha intensidad y dedicación en cada momento, vas dando pasos sin darte cuenta o sin pararte a pensar en lo de ayer. Vas actuando y evolucionando en el día a día, buscando líneas de trabajo, de análisis, de mejoras… y llegas, ganas la final y dices: ¿Qué ha sido bonito? El camino”. Declaró el estratega vasco en una entrevista.

Esta cita en particular parece reflejar una parte fundamental del pensamiento de Emery. Puesto que su forma de analizar los procesos no culmina en conseguir un título o no. Sino en el aprendizaje y crecimiento que le deja a él como entrenador y a sus jugadores, para mantener una reinvención constante y un desarrollo eternamente gratificante.

Leer más: Ganes o no la Liga, Diego Pablo Simeone

Síguenos en Google News

 

Por: Mario Badillo / @n7mariobadillo

Comentarios