La Copa del Mundo de Francia 2019 supone una fiesta para las mujeres. Si bien no es el primero (siete mundiales le preceden) sí es el que más miradas atrae, debido, en gran parte, a la fuerza que tomó en los últimos años el futbol femenil y sus demandas. A diferencia del Mundial masculino, la Copa del Mundo femenil, se revistió con un gran halo político. Las exigencias de las mujeres por un trato digno y por condiciones estructurales de igualdad permearon cada rincón de la sociedad. La cancha no pudo ser indiferente a tales exigencias. Es precisamente en este tenor que Maggie Murphy fundó “Equal Playing Field”.

Lee más: Mundial Femenil Francia 2019, el más feminista

Equal Playing Field

Corría el año de 2016 cuando Murphy comenzó este proyecto, con voluntarios y sin ánimos de lucro. La intención es buscar que las mujeres se involucren cada vez más en el mundo del balompié. No solamente dentro del campo, sino en cada una de las áreas de este deporte. Una de las formas en las que buscan lograr esto, es rompiendo récords. Hasta el momento llevan un par y van por el tercero.

Maggie espera llevar a mujeres de distintos países que practiquen futbol y que puedan compartir sus diversas experiencias tanto dentro del campo como fuera. Pero además de personas del mundo de la pelota, también habrá un equipo de refugiadas, así como mujeres pertenecientes al parlamento del Reino Unido. La idea es llevar a cabo un partido con la mayor cantidad de participantes de la historia. Se espera que asistan por lo menos 3 mil quinientas personas de cerca de 70 países distintos. 

Actualmente, el récord lo tiene Chile, con un partido que reunió a  2, 357 jugadores. Si todo sucede conforme al plan trazado por Equal Playing Field, entre el 27 de junio y el 1 de julio, habrá una nueva marca. Es claro que no se trata únicamente de romper estadísticas, sino que éstas deben ser una vía para enviar un mensaje claro: “No queríamos perder de vista el hecho de que, a diario, las mujeres y las niñas juegan a pesar de los desafíos”.

También te puede interesar: Las Reggae Girlz bajo la tutela de Cedella Marley

Y es que si bien hay señales que hacen pensar que las cosas en el futbol femenil mejoran de manera constante, no es una regla general. “La oportunidad en los EE.UU. Puede significar poder jugar al más alto nivel debido a su origen socioeconómico. La oportunidad en Afganistán puede significar enfrentar amenazas de muerte por jugar al futbol”, aseguró la fundadora de Equal Playing Field.

Te puede interesar: ¿Quién es Khalida Popal? Fundadora del primer equipo nacional femenil de Afganistán y una de las principales impulsoras del futbol femenil en dicho país. Ve el video donde la entrevistamos. 

De lo más alto a lo más bajo

Los dos récords que ya ostentan son: el partido de futbol a mayor altura (que se llevó a cabo en el Monte Kilimanjaro) a 5, 729 metros del nivel del mar, y el partido a menor altura, en el Mar Muerto. Con estos eventos respaldándolas, parece poco probable que fracasen en su intento de romper su tercer marca. El lugar del encuentro será la nueva academia de entrenamiento de las Olympique Lyonnais, actuales campeonas de la Women’s Champions League.

Maggie Murphy asevera que la intención de Equal Playing Field es la de llevar el deporte a la mayor cantidad de chicas posibles. Por esta razón, no será únicamente un encuentro de futbol, también habrá varios talleres que den herramientas a las participantes para afrontar las adversidades en sus entornos.

Asegura que el futbol “Te da confianza y habilidades de liderazgo. Les negamos eso a las chicas si no las dejamos jugar“. Esta convicción es la que hace que ya esté pensando en cuál será el próximo Guinness. Jugar en el Ártico es una opción que baraja, al tiempo que afirma no ser muy amiga del frío. Pero lo que es seguro es que Equal Playing Field dejará nuevas marcas en un futuro.

Por: Alberto Roman / @AlbertoRomanGar

Comentarios