Zlatan Ibrahimovic, como los buenos vinos

Inicio Blog Zlatan Ibrahimovic, como los buenos vinos

-

¿Qué se puede decir sobre Zlatan Ibrahimovic? Podemos hablar de su personalidad, pues siempre ha causado polémica con sus declaraciones; podemos debatir acerca de su edad, ya que tiene 39 años. Cualquier tema que se elija, siempre tendremos que aceptar que Zlatan es un jugador top, un fuera de serie, un ave fénix.

Cuando Ibra arribó a Los Ángeles en el 2018, todo mundo pensaba que sería el cierre de una carrera llena de logros y de éxito, pues el sueco es uno de los jugadores con más títulos en la historia del balompié: 33 títulos y contando. Zlatan demostró ser Zlatan y regresó al futbol europeo para jugar nuevamente en el máximo nivel, vistiéndose de rossonero.

El hambre de triunfo que caracteriza a Ibrahimovic fue arraigada desde su infancia. Nacido y crecido en la pobreza de un conjunto de la ciudad de Malmö, Suecia, sufría de bullying debido al tamaño de su nariz, por lo que la escuela contrató una maestra solo para él. Entonces se dio cuenta que el futbol era lo suyo y podía hacer que todos se rindieran ante su talento.

“Quería enfrentarme a todos y mostrarles a quienes dudaban de mí quién era yo realmente”- fragmento de su biografía, I am Zlatan.

Siempre migrando debido al divorcio de sus padres; su padre era conserje y, cuando estalló la guerra civil en su país, se convirtió en alcohólico. Zlatan ha comentado que su padre nunca estuvo para sus hermanos ni para él, por lo que tuvo que ingeniarse cómo salir adelante, eso lo llevó a robar. Hurtaba bicicletas y forjaba cerraduras: una vez robó la bicicleta de su entrenador y, en otra ocasión, la de un cartero con todo y cartas.

En Rosengard, un distrito de Malmo, Ibra se familiarizó con los campos polvorientos de futbol. Ahí, el delgado joven comenzó a esforzarse para recibir elogios, pues le gustaba el reconocimiento; más que goles, se lucía haciendo trucos con el esférico.

“Siempre traté de jugar así de arrogante. Es algo que mantengo desde que era pequeño. No podía mostrar ninguna debilidad”.

Entonces llegó el 19 de septiembre de 1999, la oportunidad de jugar en el Malmö, su primera oportunidad profesional. Tres campañas y 46 partidos, con un total de 16 goles fue el resultado del desempeño del joven sueco, eso le bastaría para que, en el 2001, un equipo histórico como el Ajax pusiera el ojo en él.

Lee más: La heráldica del Ajax: una épica griega

En Ámsterdam debutó ante su actual equipo, el AC Milán. El Ajax apostó por Ibracadabra y el resultado fue exitoso. 110 juegos y 48 goles, además de sus primeros cuatro campeonatos: dos ligas, una copa y una supercopa, convirtiéndose en un referente del equipo holandés.

Pocos futbolistas han vestido la camiseta de los tres grandes equipos italianos, uno de ellos es él. Tres años después, la Serie A se maravillaría con el talento del nuevo delantero de la Juve. Al sueco siempre se le ha dado bien anotar en sus debuts y así fue en Turín.

Durante su estadía con la Vecchia Signora, Zlatan fue referente en el equipo. Anotó 26 goles en 92 encuentros disputados, consiguió así dos ligas, mismas que terminaron por ser anuladas debido al escándalo de amaño de partidos, conocido como el Calciopoli.

Lee más: Roberto Baggio, el poeta italiano

Dos años luego de su llegada al futbol italiano, el delantero fichó con otro grande de Italia: el Inter de Milán, siendo su tercer club y donde ganó más títulos, pues coleccionó un tricampeonato y dos supercopas. También cosechó una gran cantidad de goles, pues anotó 66 en 117 juegos.

El Barcelona y Pep Guardiola no pudieron resistirse ante la calidad del sueco y ficharon por 66 millones de euros más Samuel Eto’o, convirtiéndose en una de las transferencias más caras del club blaugrana. La relación entre el técnico y el futbolista no fue la más apropiada, por lo que Zlatan únicamente jugó 46 encuentros, en los que anotó
22 goles. Además, fue el segundo club donde ganó más trofeos: una liga, dos supercopas, un mundial de clubes y una supercopa de Europa.

Publicidad

Para el 2010, Ibrahimovic regresó a Italia, ahora para vestir la camiseta de otro grande: el AC Milán, donde consiguió romper la red 56 ocasiones, en 85 juegos. El palmarés es corto, pues solamente consiguió una liga y una copa.

Lee más: El Watergate culé

El futbol francés se rindió ante los pies de Zlatan Ibrahimovic, ya que fue exorbitante su desempeño con el PSG, equipo al que llegó en el 2012. El delantero arrasó con todo lo que se le puso enfrente en sus 180 apariciones en el terreno de juego y mandó el balón al fondo de la red en 156 veces. Cuatro ligas, dos copas, tres supercopas y tres copas de ligas, además de 50 goles en una temporada, es el palmarés que Ibra consiguió y trabajó en la Ligue 1.

Un Zlatan ya maduro buscó nuevos aires. Se mudó a Manchester para jugar en la liga más competitiva del planeta y para ayudar a los red devils que no pasaban el mejor momento. A sus 35 años, el delantero sueco marcó en varias ocasiones dobletes y hat-tricks. 53 partidos y 29 goles, una supercopa, una UEFA Europa League y una copa de liga bastaron para que se llevara las palmas de la afición del Manchester United.

Ibrahimovic aterrizó en Los Ángeles para firmar con el Galaxy, con esto se pensó que el final de su carrera llegó, pero no fue así. Zlatan le enseñó a la MLS cómo jugar futbol. “Vine, vi y vencí” y “Gracias al LA Galaxy por hacerme sentir vivo de nuevo. A los aficionados: querían a Zlatan y yo les di a Zlatan, de nada. La historia continúa. Ahora regresen a ver béisbol.” Fueron las frases dichas por el delantero que resumen su paso por el futbol estadounidense, donde anotó 53 goles en 58 encuentros.

Ver más: ¿Qué pasó con el Milán? – La Reimers Apunta

Cuando el AC Milán vivía uno de sus peores momentos, Zlatan regresó para revivir la esperanza rossonera. Hace un año se dio a conocer su traspaso y, desde entonces y de a poco, el equipo ha salido del hoyo. En la presente temporada el Milán se encuentra como líder de la competencia, posición que habían abandonado por muchas temporadas. 

Con un enorme liderazgo y una enorme soberbia, acompañados de un excelente futbol, Ibra tratará de que el Milán vuelva a ganar una liga después de nueve años. El sueco seguirá derrochando calidad hasta que sus piernas resistan, porque el futbol de Zlatan Ibrahimovic es como los buenos vinos.

 

Por: Ángel Sánchez / @AngelSG_MX

Comentarios

Suscríbete a nuetro

Para estar al día en las promociones y notas

- Advertisment -

Lo mas Nuevo:

Comentarios