El Atlético de Madrid mantiene una buena relación con el futbol mexicano, sobretodo en los últimos años. Por un lado, los colchoneros han disputado partidos amistosos contra Toluca, América, Cruz azul, Veracruz y Monterrey.  Y por el otro, adquirieron al San Luis convirtiéndolo en el Atlético San Luis, equipo con el que sostendrá un juego el sábado de 3 agosto de 2019.

Tampoco podemos dejar de lado a los futbolistas que han fichado recientemente como: Héctor Herrera y Charlyn Corral, mismos que se unen a una lista selecta de futbolistas mexicanos que han defendido los colores del Atleti, en los que destacan: Luis García, Raúl Jiménez o Kenti Robles.

Antecedentes

Pero no siempre todo ha sido color de rosas con los colchoneros. Recordemos aquel mes de agosto de 1993. El Atlético de Madrid venía de quedar sexto en la liga española aumentando a 16 años la sequía de títulos,  y de llegar a semifinales de la Recopa de Europa cayendo contra el Parma de Melli y Asprilla. En aquella temporada, el jugador con el mejor rendimiento, fue el mexicano Luis García Postigo. Anotó 17 goles en 29 partidos, registro récord para cualquier jugador de México en su primera temporada en Europa.

En la búsqueda de preparar de la mejor manera la próxima temporada, el 1 de agosto de 1993. Atlético vino a la cancha del Estadio Azteca para disputar un encuentro amistoso contra la Selección Mexicana.  Partido en el que se generó gran expectativa por ver jugar a Luis García, sobre todo por sus números en su primera campaña. Ahora jugaría contra sus compañeros del TRIEl escenario estaba puesto para disfrutar de un gran partido.

La batalla contra el Atlético de Madrid

El Coloso de Santa Úrsula estaba a reventar y expectante de ver al combinado nacional. México tenía en su plantilla a: Jorge Campos, Claudio Suárez, Benjamín Galindo, Ramón Ramírez, Nacho Ambriz, Juan de Dios Ramírez, Zague, entre otros. El Atlético traía a su mejor once que incluía al arquero español Diego, Tomás Reñones, Juan Vizcaíno, Roman Jacek Kosecki y a Luis García. El árbitro designado para este encuentro fue Armando Archundia.

El partido transcurría tranquilo, llegadas en los dos arcos, con los dos equipos luciendo su mejor futbol en el terreno de juego. Hasta que el mexicano Ramírez Perales y el polaco Kosecki se enfrascaron en un par de jugadas que suscitó en una bronca monumental. Varios minutos antes de que iniciara la riña, los dos futbolistas ya habían tenido roces, pero el colegiado no sancionó nada y permitió que la temperatura del juego incrementara.

Ve la entrevista completa que le hicimos a Luis García Postigo

Una entrada artera de Ramírez Perales a la humanidad de Kosecki detonó la bomba para que el partido perdiera su calidad de “amistoso”. El polaco se levantó de la barrida, se hizo de palabras y empujones con el mexicano. Jorge Campos corrió desde su portería para repartir golpes, al igual que la mayoría de los futbolistas en la cancha.

También te puede interesar: La llegada del «Tigre» al Club América

Reñones y Zague se engancharon a manotazos, Miguel Herrera se puso a discutir con el banquillo del Atlético, el brasileño Moacir también hizo de las suyas, Mario Trejo y Javier Aguirre tuvieron que interponerse entre los volados que le caían al Piojo, y bueno, Mejía Barón quien buscaba separar a sus futbolistas de los colchoneros. Luis García al ser mexicano y del Atlético, decidió mantenerse neutral y se encargó de evitar que la riña aumentara. El resultado de la gresca fue que, Campos y Ramírez Perales por parte de México, y Diego y Kosecki del Atleti, fueran expulsados.

Se dieron con todo, pero tras la salida de estos jugadores, todo volvió a la normalidad y el partido se pudo reanudar con solamente 18 jugadores, nueve en cada lado. El marcador terminó 3-2 a favor de los españoles. La estrella de aquel día fue Luis García, quien anotó en dos ocasiones, uno de esos goles fue una volea espectacular. El mismo Luis declaró al final del día se reunieron todos, fueron a un bar y se reían de lo que había ocurrido.

Comentarios