Club Atlético Huracán
Club Atlético Huracán

Desde 1908 en Parque Patricios, la ciudad de Buenos Aires ha sido testigo del ímpetu de los Globitos, siempre vestidos de blanco con vivos rojos, desde el 1° de noviembre de 1908, a 113 años del aniversario del Club Atlético Huracán.

Comenzar a volar

La historia del Atlético Huracán se remonta a 1903, cuando un grupo de amigos se reunieron para construir un equipo de futbol con la idea de poder enfrentarse a sus similares. Durante dos años se llamaron los Chiquillos de Pompeya, hasta que, en 1905, bajo su dirigencia, Hilario Germán Ramponi decidió darle un nuevo nombre a la institución: Defensores de Ventana.

En 1907, al querer hacer un sello con el nombre del club, el vendedor les comentó que era muy largo, por lo que los encargados pensaron en abreviarlo. Al estar haciendo una lluvia de ideas, voltearon a ver un almanaque que se llamaba El Huracán, y de ahí tomaron el nombre con el que bautizaron al equipo.

Identidad

El logotipo, un globo aerostático con la letra H en medio y que remonta a quien es considerado como el padre de la aviación argentina, Jorge Newberry. En la parte superior se encuentran las cinco estrellas alcanzadas en la liga local y en la parte inferior las estrellas de las ocho copas ganadas.

En 1909 Newberry realizó una travesía en un globo aerostático llamado “El Huracán”, partió desde Belgrano, Buenos Aires, cruzando poco más de 550 kilómetros hasta llegar a la ciudad de Bagé, en Brasil, pasando también por Uruguay.

De esta forma, y gracias a la relación amigable que mantenía con los fundadores del club, le pidieron usar la imagen del globo para el logotipo del club, lo cual aceptó. Desde entonces, este se convirtió en la imagen oficial de Los Globos y Newberry, por su parte, fue designado presidente honorario.

Para 1914, cuando el equipo logró superar tres categorías y alcanzar el ascenso al máximo circuito, Newberry gestionó un terreno para poder construir una cancha para el equipo. Como forma de agradecimiento, Huracán le mandó una carta:

“Hemos cumplido. El Club Atlético Huracán sin interrupción conquistó tres categorías, ascendiendo a Primera División, como su globo que cruzó tres Repúblicas”.

A pesar de ello, faltando 28 días para el debut en Primera División, el aviador falleció cuando piloteaba un avión. Poco menos de un mes después, Huracán logró conseguir sus primeros tres puntos al ganarle a Ferrocarril Oeste.

Hacer historia desde lo más alto

Los Globos se consolidaron como un equipo grande de la época amateur en Argentina al levantarse con los títulos de los años 1921, 1922, 1925 y 1928, además de ser uno de los principales equipos al posicionarse siempre entre los primeros diez lugares de la competición.

En 1930 dio inicio la época profesional al crearse la Asociación de Fútbol Argentino (AFA), y durante esta década fue que Huracán consiguió tener más de 20 mil socios y obtener los papeles para llevar a cabo la construcción del estadio Tomás Adolfo Ducó.

Durante los años cuarenta, el club logró alcanzar los primeros títulos profesionales ganando la Copa Adrián C. Escobar en 1942 y repitiendo en 1943. En el 44’, levantaron la Copa de Competencia Británica al vencer a Boca Juniors. En 1946, el club le da la oportunidad a Alfredo Di Stefano de debutar, mismo hecho que fue en 1948 para Adolfo Pedernera

Para el 49’, el club estuvo a punto de perder la categoría en contra del Lanús, se tuvieron que disputar cuatro encuentros debido a la igualdad de ambos clubes en la última posición de la tabla, siendo en el último que lograron permanecer en Primera División, tras la negativa del Lanús por seguir jugando debido a una decisión arbitral.

Para 1951 y 1952, los Globos también estuvieron en la orilla de caer en Segunda División, pero en ambas ocasiones lograron salvar la categoría ante Tigre y Quilmes, respectivamente. Durante el resto de la década, así como en los años 60’, Huracán no logró ser un equipo protagonista pues comúnmente se mantuvo a mitad de la tabla.

Surcar el cielo argentino

César Luis Menotti forjó las bases en 1971 para que, dos años más tarde Huracán levantara su primer título profesional ante el Club de Gimnasia y Esgrima La Plata, cayendo en el partido de ida, pero remontando en la vuelta. Ese equipo formado por jugadores como Jorge Carrascosa, Roque Avallay, Omar Larrosa, Francisco Russo y Héctor Roganti, quedó en la historia de la institución y del futbol argentino.

En el resto de la década el club logró el protagonismo de la liga argentina y también a nivel sudamericano, llegando a estar entre los cuatro mejores equipos de la Copa Libertadores de 1974. Sin embargo, los buenos tiempos no duraron mucho; tras perder nuevamente la relevancia en la competencia local, los Globitos se desinflaron y cayeron a Segunda División en 1986, tras perder en el tercer partido decisivo ante Deportivo Italiano. La permanencia en la Primera B Nacional fue de cuatro años, donde siempre se quedaron a unos cuantos pasos del retorno.

Tras regresar a Primera División, los Globos lucharon por volver a estar en los primeros puestos de la competición. Uno de sus “máximos logros” fue el subcampeonato de 1994, cuando se encontraron en la cabeza de la tabla, pero perdieron en la última jornada ante precisamente el segundo lugar, Independiente, quienes se hicieron con el título.

No basta con intentar

Antes del cambio de siglo, en 1999, Huracán vivió una época turbulenta como consecuencia de malos manejos administrativos, que derivaron en un pobre funcionamiento futbolístico y, finalmente, en caer a la Primera B Nacional por segunda ocasión en su historia, solo que esta vez fue con seis jornadas de anticipación.

El regreso al máximo circuito fue pronto, pues un año más tarde Huracán se ganó su ascenso contra el Quilmes en una final cardiaca. Tras su retorno, el club se hizo de un viejo conocido del futbol mexicano: Daniel “el Rolfi” Montenegro. Sin embargo, nuevamente el club se vio envuelto en malos manejos administrativos que desencadenaron en un tercer descenso en 2003.

Tres años envueltos en la Segunda División fueron suficientes para que, de la mano de Antonio “el Turco” Mohamed como director técnico, en 2006 el equipo disputara la promoción ante Godoy Cruz, dándoles una nueva oportunidad de competir en el máximo circuito. Sin embargo, en 2009 retornaron a la Segunda.

Mientras Huracán estaba inmerso en Segunda División, disputaron la Copa Argentina 2013-14, la cual ganaron al vencer a Rosario Central y que significó una esperanza para los hinchas de volver al máximo nivel y en un hecho histórico, el equipo logró ser uno de los nueve clubes en el mundo que consiguieron una copa nacional encontrándose en la categoría de ascenso.

Para el campeonato del 2015, Huracán, con el impulso que les dio la Copa, retornó a Primera División y también disputó la Copa Libertadores gracias al campeonato, pero no pudo desarrollar su mejor futbol. No obstante, el equipo consiguió bordar otra estrella a su escudo luego de vencer a River Plate en partido único por la Supercopa Argentina del 2014, con un gol de otro viejo conocido del futbol mexicano, Edson Puch.

Gracias a la victoria ante River, los Globitos se clasificaron para disputar la Copa Sudamericana de 2015, torneo en donde llegaron hasta la final y en donde se encontraron con el cuadro colombiano Club Independiente de Santa Fe, con quien empataron ambos encuentros, por lo que el campeón tuvo que definirse en una tanda de penales en Bogotá. Santa Fe terminó coronándose campeón de aquella edición. 

Huracán no solo es futbol, pues la institución también desarrolla a cabo otros deportes como voleibol, hockey sobre patines, skateboard, taekwondo, judo, natación, gimnasia artística, basquetbol, handball, boxeo, entre otro más. Sin embargo, el futbol es su fuerte, manteniéndose como uno de los equipos grandes de Argentina, a pesar de sus descensos, lo que mantiene la esperanza de su fiel afición de volver a verle como ese club protagonista una vez más.

 

Leer más: Boca Juniors, mito y destino

Síguenos en Google News

 

Por: Ángel Sánchez / @AngelSG_MX

Comentarios