Hamburgo: El reloj se detiene

Inicio Blog Hamburgo: El reloj se detiene

-

Publicidad

12 de mayo de 2018, al minuto 90+2’ del encuentro entre Hamburgo y Borussia Mönchengladbach comienzan a sonar los tronidos de pirotécnica lanzada al terreno de juego. Los aficionados de los Rothosen están furiosos, pues a pesar de que su equipo va ganando el partido 2-1, “ellos lo saben”.

Entienden lo que está a punto de pasar mientras en el mítico reloj de Volksparkstadion se leen: 54 años, 261 días, 00 horas, 21 minutos, 17 segundos y contando. La cara de desconcierto de los jugadores dentro de cancha es la misma que la de los aficionados al enterarse de la noticia.

Una nube de oscuridad cubre la portería del campo rival y ésta es reflejo de lo que depara el futuro. En las tribunas se enteran de la desgarradora verdad, el Wolfsburg acaba de golear 4-1 al Colonia, dejando al conjunto local en la décimo séptima posición. El sueño se esfuma, el Hamburgo desciende y el reloj se detiene.

Graves disturbios tras el descenso del Hamburgo en Bundesliga

Los años gloriosos

Hace algunas décadas, antes de la catástrofe que provocó que el reloj que contaba el tiempo del equipo en la Bundesliga se detuviera, existió un magnífico equipo que deleitó a sus aficionados y al mundo entero con un juego sublime y dominante.

La época más exitosa en la historia del conjunto alemán se dio a finales de los 70 y principios de los 80, cuando consiguieron tres títulos de Bundesliga y al mismo tiempo se coronaron campeones de la Copa de Europa al derrotar a la Juventus.

Sumado al campeonato europeo, también cuentan en su palmarés con: seis títulos de Bundesliga, tres Pokal  y una Recopa de Europa. Por sus filas han pasado figuras como: Franz Beckenbauer, Kevin Keegan, Felix Magath y su máximo goleador histórico, Uwe Seeler.

Extinción de der Dinosaurier

Un equipo de renombre como Hamburgo no descendió de la noche a la mañana. El único conjunto en haber disputado las primeras 55 temporadas de la Bundesliga fue perdiendo brillo poco a poco.

En 2009 comenzó la crisis del club, y desde ese punto hasta el anunciado descenso pasaron 16 técnicos en el banquillo. Esto trajo irregularidad tanto dentro como fuera de la cancha y por supuesto, problemas económicos.

Simplemente en la temporada 2017/2018 fueron tres dirigentes diferentes los que presenciaron su último certamen en la primera división alemana. Las primeras victorias con Markus Gisdol resultaron ser un espejismo, pues después de esto, el equipo perdió la consistencia y funcionalidad.

El intento por darle vuelta a la situación con Bernd Hollerbach resultó desastroso y fue cesado después de siete jornadas donde no conoció la victoria. Como última esperanza, el club contrató a Christian Titz quien brindó buenas actuaciones e hizo soñar a los aficionados con la salvación, pero el milagro se quedó corto en la última jornada.

¿Una luz al final del túnel?

En la actual temporada (2019/2020) de la 2. Bundesliga, el conjunto del norte de Alemania se encuentra en la tercera posición de tabla. A falta de nueve jornadas por disputarse y a solo un punto de la clasificación directa al máximo circuito alemán, los Rothosen tienen la esperanza de regresar y demostrar de qué están hechos en la categoría donde pertenecen.

 

Por: Mario Badillo / @n7mariobadillo

Comentarios

Suscríbete a nuetro

Para estar al día en las promociones y notas

- Advertisment -

Lo mas Nuevo:

Comentarios