Joan Gamper
Joan Gamper

La historia del Fútbol Club Barcelona sería incapaz de contarse sin mencionar a Hans-Max Gamper Haessig, mejor conocido como Joan Gamper. Nació en Winterthur, Suiza un 22 de noviembre de 1877. Probablemente es el hombre más importante del club, y muchos desconocen el porqué.

Joan Gamper: una historia ligada al futbol

La muerte de su madre por tuberculosis le obligó a mudarse a Zúrich, donde empezó a practicar ciclismo y futbol. Siempre fue un atleta implacable, por lo que llamó la atención del FC Basilea, escuadra donde se convirtió en capitán.

Sin olvidar el lugar donde empezó todo, Gamper regresó a Zúrich, donde decidió fundar el Fussballclub Zürich -o FC Zurich- en 1896. Un año después decidió probar suerte en el rugby con el Union Athlétique de Lyon sin mucho éxito; su verdadera vocación estaba en el futbol.

Viajó a Barcelona y su amor por el balompié lo motivó a formar un equipo. Se hospedó en una comunidad de extranjeros en el barrio de San Gervarsio de Cassolas, donde nació en su mente el proyecto de fundar un nuevo club, pero ahora en esta ciudad española.

El 22 de octubre de 1899 decidió publicar un anuncio donde invitaba a los lectores del diario “Los Deportes” a unirse a él para formar un equipo de futbol.

Tras la gran respuesta de la gente, en el Gimnasio Solé de la calle Montjuïc del Carme número 5, formó el Foot-ball Club Barcelona junto con los suizos Otto Kunzle y Walter Wild (éste último fue designado como el primer presidente), los ingleses John y William Parsons, el alemán Otto Maier, y los catalanes Lluís d’Ossó, Bartomeu Terradas, Enric Ducal, Pere Cabot, Carles Pujol y Josep Llobet.

Te puede interesar: La Tregua de Navidad: el futbol detuvo la Primera Guerra Mundial

El 29 de noviembre de 1899, estos hombres acordaron que el escudo y el nombre del equipo serían en honor a la ciudad de Barcelona. Gamper propuso utilizar el azul y el grana para su equipación, mismo color que caracteriza al FC Basilea.

El equipo conformado por distintas nacionalidades -Hans era la estrella- empezó a cosechar triunfos. Para 1901 consiguieron su primer campeonato, la Copa Macaya (ahora conocida como Copa Cataluña). Después ingresaron a la primera edición de la Copa del Rey, donde perdieron la final 1-0 frente al Bizcaya.

Gamper, sinónimo de Barcelona

Hans cambió su nombre por Joan y tomó la presidencia del Barcelona. Fichó bien, entregó alegrías, ganó 11 Copas de Cataluña y 6 Copas del Rey. Donó un millón de pesetas para la construcción de Camp Les Corts, que después se convertiría en el estadio del club. Adoptó el idioma y la cultura catalana y se afianzó como personaje importante de la urbe; incluso empezó a apoyar las causas de nacionalismo de Cataluña.

La Guerra de Marruecos ocasionó varias decisiones divididas dentro del gobierno español, por lo que en 1925, Miguel Primo de Rivera dio un golpe de estado con el propósito de regenerar al país. La dictadura obligó a que Joan abandonara España tras varios actos en contra, como abuchear el himno español en Les Corts. Su pasión, su club… tuvo que dejar todo. Empeoró su salud, sin embargo, siempre buscó volver a Barcelona, por lo que después de varios intentos, le concedieron un permiso especial, pero nada sería igual.

Como condición para su vuelta, le prohibieron cualquier tipo de vinculación con el club. Le resultó muy difícil superar esta realidad y cayó en una depresión. -Manuel Tomás, responsable del centro de documentación y estudios del FC Barcelona.

Aunado a esto, la Gran Depresión de 1929 afectó su estabilidad económica. Joan enfermó. Decidió ponerle fin a sus problemas quitándose la vida el 30 de julio de 1930. Con gran conmoción, la ciudad de vistió de luto y se le homenajeó a la altura de su grandeza. Se le puso su nombre a una calle. En 1955, el club buscó nombrar Joan Gamper al estadio que hoy conocemos como Camp Nou, pero las autoridades de la dictadura de Francisco Franco lo impidieron.

Lee más: Carlos Caszely, un jugador contra una dictadura

La dictadura de Franco se opuso tajantemente a esta decisión por el hecho de haberse tratado de un ciudadano extranjero, haber muerto por suicidio, haber profesado el protestantismo, contar con una ideología liberal y estar del lado de la corriente catalanista. Tanto, que hablaba el catalán y que cambió su nombre Hans por el catalán Joan. Joan Gamper era un tema tabú. Manuel Tómas.

El Fútbol Club Barcelona recuerda todos los años a su fundador con el Trofeo Joan Gamper, que se disputa desde 1966 antes de iniciar cada temporada entre el Barça y un club invitado. Joan o Gamper, son palabras muy utilizadas por la institución culé; la ciudad le recuerda, el club le guarda memoria, y todos los aficionados muestran respeto y amor a su primer ídolo, el que empezó con el legado blaugrana.

Por: Gus Vega / @gvegap

Comentarios