Protesta de jugadoras de la NWSL por caso de abuso sexual
Protesta de jugadoras de la NWSL por caso de abuso sexual

Esta semana las jugadoras de la selección femenil de Venezuela dejaron de callar lo que atravesaron con su exdirector técnico durante cuatro años. “Hemos decidido romper el silencio para evitar que las situaciones de abuso y acoso, físico, psicológico y sexual ocasionadas por el entrenador Kenneth Zseremeta tomen más víctimas en el futbol femenino y en el mundo”, compartieron las futbolistas mediante un comunicado en redes sociales.

Después de casi diez años, las futbolistas pudieron denunciar a Zseremeta por sus conductas violentas, además de acusarlo por haber abusado sexualmente de una de sus compañeras desde que ella tenía 14 años. La plantilla de Venezuela firmó la carta dedicada a la FIFA, confederaciones y federaciones para que no permitieran que el estratega panameño-venezolano pudiera continuar al frente de clubes femeniles.

De acuerdo al comunicado que tomó fuerza por ser posteado por Deyna Castellanos, jugadora del Atlético de Madrid, una de las futbolistas más destacadas de su país, los ‘incidentes’ más comunes eran el acoso físico y psicológico durante los entrenamientos con él, “muchas de nosotras seguimos con traumas y heridas mentales”, agregaron en el texto que publicaron en redes sociales.

A Kenneth Zseremeta, de 55 años, se le denuncia de estupro y acoso sexual mientras fue técnico de la selección de Venezuela después de que dirigió también a la subcategoría sub-17 y sub-15. De acuerdo con el relato de las futbolistas, “era normal que nuestro entrenador opinara, comentara y nos preguntara sobre nuestra sexualidad e intimidad aun siendo menores de edad”, recordando que muchas de ellas entrenaron con él desde los 14.

Además de las situaciones incómodas que vivieron las deportistas durante su adolescencia y formación profesional con él, recuerdan que las atletas “de la comunidad LGBTIQ+ eran constantemente cuestionadas por su orientación sexual y el acoso hacia las jugadoras heterosexuales también”, pues “Existían amenazas y manipulaciones de decirle a los padres de las jugadoras sobre su orientación sexual si no tenían disciplina o rendían como deberían”.

El acoso también era parte de lo que vivieron junto a su exentrenador: “Las insinuaciones sexuales eran temas del día a día al igual que los comentarios hacia el atractivo físico de muchas de nuestras jugadoras”, se lee en el comunicado. Además de que también señalaron a Williams Pino como su cómplice de todo, mencionando que “esas situaciones eran apoyadas por algunos miembros del cuerpo técnico”. 

Kenneth  Zseremeta también fue acusado de haber abusado sexualmente de una de sus compañeras que lo externó el año pasado. De acuerdo a la carta, esto lo sufrió desde el 2014 y hasta 2017, cuando lo despidieron por unas supuestas declaraciones luego de obtener el tercer lugar en los Juegos Bolivarianos de Santa Marta, donde dijo que las futbolistas estaban desnutridas y por eso su rendimiento no había sido el mejor. Un comentario que nunca se comprobó pero que por el ‘tinte político’ de ese entonces, pasó a ser destituido de su puesto.

No se reveló el nombre de la víctima para reservar su identidad y a la par seguir un procedimiento legal en contra de Zseremeta, las futbolistas comentaron que fue difícil de asimilar esto por vivirlo de cerca y nunca darse cuenta, por lo que se sentían culpables. Agregaron que el poder del entrenador era tal que cuando ella prefirió dejar de ser convocada con la vinotinto, él se encargó de acudir a su casa y tratar de convencerla con su familia, la cual se sustentaba de la actividad deportiva de esta por tener problemas económicos.

El director técnico permaneció por siete años en las diversas categorías de la Selección Venezolana, con clasificaciones a Mundiales en la sub-17 y torneos internacionales con la sub-15. Además de obtener cuatro medallas: oro en los Juegos Centroamericanos (2010), plata en los Juegos de la Juventud (2010), y dos oros más en el Campeonato Sudamericano (2013 y 2016), lo cual permitió que los buenos resultados lo dejaran a cargo de estos equipos.

Con la selección sub-17 clasificó a los Mundiales de Trinidad y Tobago 2010, Costa Rica 2013 y Jordania 2016. Mientras que con el de la 15, asistió a la Copa del Mundo en China y fue cuarto en los Juegos Olímpicos de la Juventud. Su “éxito” lo mantuvo en diferentes planteles, además de que en 2010, 2014 y 2016 fue galardonado como el mejor técnico de Venezuela y en el 2014, se le otorgó la Orden Francisco de Miranda, título que reconoce algún mérito distintivo para el país.

“Todos nuestros éxitos fueron gracias a nuestro talento, esfuerzo y perseverancia”, reconocen las futbolistas, “Lamentablemente los resultados generados por nuestro talento lo mantenían en buena posición”. Deyna Castellanos recuerda en el pódcast con Erika de la Vega en 2019 que él era un referente cuando la llamó por primera vez a la vinotinto. Había hecho historia con el combinado nacional al calificarse a un Mundial con la sub-17. Estuvo con él desde los 14 años pero empezó a notar situaciones extrañas cuando estudió en Estados Unidos.

“Tuve el mismo entrenador hasta los 16 años. En ese momento, vine a Estados Unidos a estudiar gracias a una beca con la Florida State University. Cuando vine, viví una realidad totalmente diferente a lo que yo pensaba que era normal”, comentó Castellanos hace dos años, “Lo que yo veía normal era una locura, como el entrenador metiéndose en mi vida personal, diciendo cosas indebidas, metiéndose en la vida sexual…”, comentó en entrevista. 

La jugadora que milita actualmente en el Atlético de Madrid en la Liga Iberdrola tuvo un distanciamiento de Zseremeta desde 2016, pues a pesar de asistir al Mundial de Jordania, comentó que ya no tenían la misma relación de antes, por eso fue de las jugadoras que se mostraron a favor de que lo destituyeran un año después. Sin embargo, el entrenador empezó a comentar que Castellanos era indisciplinada.

Después de que las jugadoras recibieron el apoyo tras levantar la voz, como con la nueva seleccionadora Pamela Conti y la Federación de Futbol de Venezuela, al declarar están comprometidos en hacer valer el respeto hacia la mujer en este deporte. Como Federación, las apoyamos hoy y en todo momento”, también se abrió una investigación en contra de Zseremeta y Williams Pinto.

“Comisionado el fiscal 79 nacional con competencia plena para investigar presuntos abusos sexuales cometidos por Kenneth Zseremeta junto a Williams Pino en detrimento de jugadoras de la selección femenina de la Vinotinto”, tuiteó Tarek William Saab el mismo día que se publicó el comunicado de las jugadoras, por lo que se averiguará el caso legalmente.

Ahora el entrenador y Pinto respondieron ante las acusaciones de las futbolistas, de las cuales ambos se negaron de haber cometido. Zseremeta comentó que cuando él salió de Venezuela constó que no tenía antecedentes penales y que también hacía uso de su derecho de presunción de inocencia hasta que se demuestre lo contario. Negó todos los hechos en su contra e incluso las acusó de destruir su carrera profesional tras impedir que el club con el que podía dirigir ya no le ofertaran un proyecto deportivo, el cual, según Infobae, sería la selección sub-17 de Ecuador.

“Se observa en el contenido de la carta y la manera de esparcir, difundir a los medios de comunicación y redes sociales, como un objetivo flagrante de la obstrucción laboral, deterioro psicológico, y generar en las sociedades como un acto de compasión, repudio, estereotipo y criminal, con la desmedida forma de destrucción de mi carrera profesional”, comentó en su respuesta.

Por su parte, Williams Pinto negó que se le asociara a ese delito de tal magnitud: “Quiero desmentir la imputación sobre abuso sexual… mal pudiera considerarse que en algún momento he sido cómplice de ese crimen atroz y reprochable, menos de llegar a abusar de una adolescente”. Por su parte, cuestionó que “Por qué no denunciaron tales hechos cuando estábamos en la selección o al poco tiempo de retirarnos de la misma… No puede un grupo de jugadoras argumentar hechos como válidos, ciertos o reales, y pretender restringir mi derecho al trabajo”, declaró el directivo sobre los hechos. 

Cuando la NWSL se detuvo

A la par de que se suscitaron las denuncias en contra de Zseremeta y Pinto, en Estados Unidos la NWSL se había paralizado por las acusaciones en contra de Paul Riley, entrenador británico del North Carolina Courage por coerción sexual. Las exfutbolistas 

Sinead Farrelly y Meleana “Mana” Shim dijeron sentirse intimidadas para mantener relaciones sexuales con el director técnico durante su estancia en el Portland Thorns en el 2010.

En entrevista para The Athletic las jugadoras relataron que se vieron obligadas a tener encuentros con él para evitar duros entrenamientos con el equipo. “Me sentí bajo su control”, relató Farrelly de ahora 31 años, cuando se sintió presionada por él, además de que ambas recuerdan que una noche donde tomaron alcohol, éste les pidió que se besaran para no tener ejercicios arduos de acondicionamiento físico.

Shim declaró que sentía que “se lo debía”, mientras que Farrelly admitió mantener relaciones sexuales tras perder la final del campeonato en 2011, después de que sucediera esto, Riley dijo que sería un secreto que se llevarían hasta la tumba. Ambas detectaron un patrón en sus conductas por aprovecharse de su posición de poder, algo semejante como con Zseremeta en Venezuela.

Paul Riley fue despedido inmediatamente después de que se publicara este reportaje, aunque Riley negó todo y dijo que solo se acercaba a las jugadoras para socializar y nunca bebió alcohol en compañía de ellas. Además, para The Athletic, nunca respondió el listado de las preguntas para adicionar al texto publicado.

A pesar de que ya lo separaron de su cargo, futbolistas y periodistas estadounidenses apuntaron contra el North Carolina Courage y la NWSL por no saber de sus antecedentes y cómo salió de los Thorns.

Jugadoras de la liga estadounidense mostraron su solidaridad con Farrelly y Shim, por la valentía de haber levantado la voz pero también la pena por lo que atravesaron. La presión sobre los altos cargos de la NWSL empezó a sucumbir la primera división de futbol femenil de EU y terminó con la renuncia de la comisionada Lisa Baird. El presidente del Carolina ofreció disculpas por no poder emprender un espacio seguro para las futbolistas tras la contratación del entrenador británico.

El caso de Riley fue otro de los tantos que se han suscitado en ella por acoso sexual, verbal, psicológico, comentarios indebidos y conductas en contra del protocolo de acoso, como fue el de Richie Burke, del Washington Spirit, Farid Benstiti del OL Reign, Christy Holly del Racing Louisville, Alyse LaHue, gerente del Gotham FC, Craig Harrington del ex-Utah Royals, entre otras personalidades. La acumulación de casos similares, en contra de las deportistas y la omisión sistemática de los hechos provocó que la liga se detuviera por una jornada.

A pesar de que la FIFA, la federación de Estados Unidos y los propios clubes iniciaron investigaciones independientes para detectar casos y expresar que cargarán en contra de cualquier directivo o trabajador que conocieran de estos casos y no hicieron nada en su momento para detenerlo, las futbolistas de la NWSL no están conformes por la vulnerabilidad que tuvieron al ser entrenadas por técnicos que presentaron conductas inapropiadas en sus anteriores escuadras y aún así contaban con la licencia de poder seguir al frente, como el caso de Harrington en el Club América Femenil.

El miércoles por la noche la NWSL volvió a jugarse y en los partidos entre Gotham FC vs Washington Spirit, North Carolina Courage vs Racing Louisville y Houston Dash vs Portland Thorns, las futbolistas detuvieron los encuentros al minuto 6. Se juntaron al centro de la cancha, se abrazaron con sus rivales en un círculo en ese tiempo en específico por los 6 años que les tomaron a Farrelly y a Shim levantar la voz.

Una muestra de solidaridad entre las propias futbolistas, donde por un momento dejaron de ser contrincantes y se unieron en un abrazo. Las gradas también mostraron su apoyo con pancartas que pedían que protegieran a las jugadoras.

Más casos de abuso sexual en clubes femeniles

Desafortunadamente, Venezuela y Estados Unidos son solo dos países de otros que han atravesado por estas situaciones, donde por años las jugadoras de equipos de futbol fueron acosadas y abusadas de entrenadores aprovechándose de su superioridad y su poder.

Además de los técnicos, la estructura les permite y ha permitido que continúen ejerciendo como técnicos en otros equipos con total impunidad al no haber sanciones claras y contundentes de parte de las ligas, federaciones, confederaciones, la FIFA ni el sistema judicial de cada nación.

Otros casos que han salido a la luz son el de Yves Jean-Bart, expresidente de la Federación Haitiana de Futbol, quien violó a jugadoras de la selección e incluso tuvo hijos con algunas de estas mientras eran niñas y adolescentes. El año pasado, para The Guardian, una jugadora salió a hablar sobre los abusos que padeció de Jean-Bart, a quien se le retiró su cargo y tampoco puede ejercer en ningún puesto administrativo en el futbol por decisión de la FIFA aunque la ley de su país no lo castigó.

“No se trata solo de abuso sexual (y violación) sino también de abuso moral, abuso económico, todo. Ese hombre arruinó mi vida”, agregó la futbolista para el periódico inglés. Además de que en Haití las mujeres encuentran en el deporte una forma de salir de la pobreza, una posibilidad de destacar del resto. Un video junto a Melchie Dumornay, Balón de Oro del torneo de la Concacaf sub-17 en 2018 y de la sub-20 en 2020, también cobró relevancia por la forma en la que Yves Jean-Bart abraza a la jugadora durante una entrevista.

Lo mismo sucedió con el expresidente de la federación de futbol de Afganistán, quien fue acusado de abusar sexualmente de jugadoras de la selección. Keramuddin Karim fue destituido y vetado de cualquier actividad relacionada con la FIFA por el resto de su vida, aunque la medida no lo llevó a prisión, sino solo dentro del balompié. Esto sucedió en 2018, cuando futbolistas comentaron que se negaron a quitarse la ropa enfrente de él, por lo que las golpeó y terminó abusando de ellas.

 

Leer más: Abusos sexuales en el futbol – La Reimers Apunta

Síguenos en Google News

Por: Samantha González Silva / @ssmanthaglez

Comentarios