Licha Cervantes
Licha Cervantes

Alicia parece estar en el país de las maravillas aunque un poco más realista; con balones, goles, récords, colores y más, en donde ella es la protagonista. Ese cuento lo vive en carne propia, de la mano de sus compañeras, técnico y equipo en Chivas. Alicia Cervantes escribe su historia en el cuadro rojiblanco en búsqueda de su segundo campeonato, a nivel personal y en conjunto.

Primeras páginas

‘Licha’ Cervantes nació a inicios del 94 en Arandas, Jalisco. Tapatía, y como legado de su abuelo, eligió a Chivas como su equipo. El futbol siempre estuvo en su vida. Comenzó jugando con sus hermanos, rodaba el balón a su lado y con el paso del tiempo, llegó a la Selección Jalisco. Allí se mantuvo y cuando se creó la Liga MX Femenil, la joven estaba en Estados Unidos; luego, un profesor de su anterior equipo la invitó a acudir a las visorias de Atlas.

Distinto a sus colores pero bajo el sueño de jugar profesionalmente, Licha debutó con la ‘Academia’ en julio del 2017, a los 23 años de edad. Su primer partido fue especial, se dio en un Clásico Tapatío, aunque las rojinegras terminaron con un 3-0 en contra. No obstante, el ímpetu goleador de Alicia se demostró desde su primera temporada en la Liga MX Femenil, pues anotó 9 goles que la posicionó como una de las goleadoras del certamen.

El dorsal ‘10’ lucía en su espalda, su nombre no aparecía en la playera pero se comentaba de ella; de la jugadora que se llevaba a las defensas y porteras, ágil con el balón en sus pies, juguetona, creativa, con los ojos en el esférico y con el objetivo de estrellarlo en las redes. Con regates, de larga distancia, de cabeza o por la vía penal, Licha sumaba anotaciones. Luego, terminaba con un festejo con sus compañeras, agradeciendo al cielo y con las manos en forma de corazón.

En la búsqueda de goles e igualdad

La Liga MX Femenil era un proyecto joven, los clubes recién entendían que era una liga profesional y que, por lo tanto, debían de tratar a esa altura a sus jugadoras. Cervantes, entre goles y celebraciones, pidió un aumento. Los mil 500 pesos que recibía al mes no la abastecían. Así que se acercó con la directiva a solicitar un aumento. En ese entonces, ella no contaba con una beca educativa, ni vivía en una casa club y tenía que trasladarse a diario para los entrenamientos.

“¿Cómo iba a seguir jugando por cualquier cosa, por mil 500 pesos? El gerente me dijo que no me podían dar el aumento, me dijo: lo que tienes, es lo único que te podemos dar, no podemos más. Yo no les pedía millones, simplemente les pedía lo justo, creo que por lo que hicimos en colectivo en el torneo y por lo que hice personalmente, más de una sí nos lo merecíamos”. Compartió la número 10.

Y como un pasaje oscuro en el cuento de Alicia, la futbolista dejó los botines por un tiempo. El futbol no podía darle la estabilidad que necesitaba y el club tampoco la acompañó para hacerlo posible. Así que Licha, pese a tener contrato con Atlas, no jugó para el plantel en el Clausura 2018 y viajó a Estados Unidos para trabajar en otra cosa que no implicaba un balón

No obstante, Rayadas la buscó para el siguiente torneo. Con ellas volvieron sus ganas de jugar y dedicar su vida al deporte. Con las del norte jugó tres torneos (AP 2018, CL y AP 2019), pero la fuerte competencia interna no le dio la oportunidad suficiente para lucir. En este periodo anotó 13 goles (12 en torneo regular y uno en liguilla) y, en el Apertura 2019 consiguió su primer campeonato en la liga, luego de superar a Tigres en el Clásico Regio.

Un nuevo cuento

Tras el parón que ocasionó la pandemia y que implicó la cancelación del torneo Clausura 2020, Licha ya no volvió a la Sultana del Norte. Su camino se dirigió a casa, a estar cerca de su familia, a los colores que siempre quiso defender y al equipo que apoyó desde chica: las Chivas del Guadalajara. Su presentación se dio justamente con la temática del famoso cuento: Alicia llegó al país de las maravillas; a su hogar, a su sueño.

Llegó al plantel rojiblanco en junio del año pasado y en su primer partido, el 13 de agosto, contra las Bravas de Juárez, anotó un doblete. Su instinto goleador no se hizo esperar con el equipo de sus amores. Fue sumando de gol en gol, incluso anotando un hat-trick contra Mazatlán en la Jornada 4, y para la mitad de la temporada, ya llevaba 10 anotaciones.

Culminó el torneo con 12 anotaciones en total y quedó en la cuarta posición como máxima goleadora de la liga. Tenía seis meses en Chivas y ya estaba en el top 10 de las máximas anotadoras con el equipo. Su calidad se reflejó en cada una de sus jugadas, que hizo avanzar a Chivas, de la mano de otras jugadoras como María Sánchez, Yashira Barrientos, Nicole Pérez, entre otras, hasta cuartos de final del Guardianes 2020. Luego, cayeron contra América. 

Escribir sobre goles y victorias

Para el siguiente semestre, parecía que la delantera letal de Chivas desaparecería por el traspaso de María Sánchez a Tigres. Ella, quien había asistido tantas veces a Cervantes, parecía llevarse los goles. Pero Licha no lo permitió. Desde el primer momento, la delantera no se cansó de ir al frente. A remar contracorriente y anotar cuantos balones le llegaran. Desde la Jornada 2 inició con su dosis goleadora.

En la semana 11 igualó su cifra de la anterior temporada (12 goles) y no solo eso, sino que Licha superó a Norma Palafox como goleadora histórica de Chivas. El gol 24 y 25 llegaron en el momento justo. En la cima de Alicia en el cuadro de sus colores. Lo hizo frente a Atlas durante el Clásico Tapatío. Aunque en el anterior torneo dijo que las rojinegras eran clientas, porque siempre les anotaba, y que en ese partido terminaron con una goleada de 3-0 en su contra y en su casa, Cervantes pudo tener su revancha.

En marzo de este año, a nueve meses de su llegada a Chivas, Alicia Cervantes se convirtió en la máxima goleadora de la institución. Regresó a Guadalajara a ser histórica; a imponerse en la cancha y establecer marcas. Su habilidad y romance con los goles la llevaron a pelear el campeonato de goleo con Alison González. En el último partido de la fase regular, contra Tigres, la delantera marcó su gol número 17; en el torneo en que Chivas fue la mejor ofensiva, con 44 goles, un 38.6% de estos fueron autoría de la casaca 24.

Sin embargo, aunque quedó como segunda máxima rompe redes del certamen, con un promedio de gol cada 76.12 minutos, Alicia sabe que, en el campo, no juega sola. Sus números son resultado del trabajo colectivo: “Para eso se trabaja día con día y obviamente sin mis compañeras sin el equipo no se conseguiría esto. Así que es también mérito también de ellas, no solamente mío. […] No me imaginaba tan rápido hacer una marca o superar a Norma, creo que se me está dando, pero al fin y al cabo siempre es grupal”, dijo Cervantes.

Con 31 goles en su historial, dos más por el duelo contra Toluca, en los cuartos de final, Alicia ha sido convocada, también, a la Selección Mexicana. En el partido amistoso contra Costa Rica, como parte de los primeros juegos de Mónica Vergara al frente del Tri Femenil, Cervantes tuvo acción desde el minuto 62 del partido en el Azteca. Su debut no pudo ser mejor que en el Coloso de Santa Úrsula. Aunque aún no ha marcado gol con el equipo, Licha ya ha sido llamada para jugar contra Eslovaquia, España y próximamente Japón.

Hoy Alicia escribe un capítulo más de su historia al disputar la final con el cuadro tapatío. Su cuento se compone de todas las partes que necesita: planteamiento, nudo, clímax y en espera de un desenlace. La protagonista de su propio relato ha vivido buenos y malos momentos en su carrera como deportista. No obstante, después de los conflictos e injusticias, la ‘24’ puede conseguir, con su equipo, el segundo título para Chivas, en el país de las maravillas.

Ver más: ¿Cuál es la mejor liga femenil del mundo y por qué? – La Reimers Apunta

Síguenos en Google News 

 

Por: Samantha González Silva / @ssmanthaglez

Comentarios