Los Balones de Alexia Putellas
Twitter Alexia Putellas

Alexia Putellas volvió a ratificarse como la mejor jugadora del mundo. La catalana, a pesar de estar lesionada y perderse la Eurocopa Femenina de 2022 y el arranque de la Liga F y Champions League, sigue siendo la número 1 del balompié y se convirtió en la primera futbolista en ganar dos Balones de Oro.

Alexia, apodada la “Reina”, conquistó por segunda ocasión un mérito que no solo la reconoce como la mejor del futbol femenil, sino que también se vuelve una de las jugadoras más conocidas por las nuevas generaciones. La camiseta con el 11 del Barcelona o el 14 de España vuelve a verse en las espaldas de niñxs, jóvenes y adultxs.

El trabajo futbolístico de Alexia Putellas volvió a rendir frutos. Fue la goleadora de la Champions League 2021-22 con 11 tantos y la MVP del torneo. Aunque volvieron a calificar hasta la final y aportó con un gol en ese encuentro, fue insuficiente para que las catalanas repitieran la hazaña ante un Olympique de Lyon que retomó su lugar como las máximas ganadoras con 8 títulos.

El sueño de Alexia Putellas

Alexia desde muy pequeña se inclinó por el futbol, las fotos de ella en el Camp Nou comprueban que lo de ella era el balón y soñar grande, muy grande para estar en esa cancha algún día. Putellas nació en 1994, cuando la Liga Nacional Femenina de España era considerada amateur o semi-profesional.

Alexia Putellas
Alexia Putellas de niña en el Camp Nou

Aunque el Barcelona era el equipo de su corazón, cuando finalmente empezó a jugar en el balompié “profesional” (denominado como tal pero sin reconocimiento oficial por la Real Federación Española de Futbol), lo hizo con el Espanyol. Se formó en las categorías inferiores del Barça pero fue finalmente en otro club donde dio el salto en la temporada 2010-11.

Alexia Putellas ya contaba con experiencia en otros clubes como el Espanyol y Sabadell antes de volver al primer equipo del Barcelona. Regresó a casa en el verano del 2012 y fue uno de los fichajes más interesantes de ese momento junto a Virginia Torrecilla, hoy del Atlético de Madrid y exsegunda capitana de la Selección de España.

En ese mismo año en el que volvió al club blaugrana, su padre Jaume Putellas falleció tras una enfermedad cardíaca. Desde entonces, la mediocampista empezó a tener a alguien por quien continuar y cumplir todos sus sueños. Uno, jugar en el equipo más grande de Cataluña; dos, pisar el Camp Nou como profesional y tres, el más complicado, volverse la mejor del mundo.

Una carrera prometedora

Después de cumplir la mayoría de edad, Alexia Putellas defendió solo los colores de un club. Fue parte de una plantilla que había ganado prácticamente todos los títulos nacionales un año antes. Tenían la mentalidad de continuar como uno de los clubes más grandes de España y a favor del desarrollo del balompié femenino.

El plantel al que llegó venía de ganar una Copa de la Reina y una liga, mientras que los triunfos del Barcelona continuaron tras llevarse el doblete en la campaña de 2012-13. Desde entonces se volvió el principal conjunto de España, pues ganaron hasta cuatro títulos consecutivos en el torneo nacional y una copa. Putellas empezó a ser parte de una de las épocas doradas que ha tenido el club.

Lo que en un momento empezó a ser una carrera prometedora, se volvió una realidad. Tras jugar con la Selección de España Sub-17 y Sub-19, finalmente debutó con el primer equipo previo a la Eurocopa Femenina de Suecia 2013. A diferencia de los méritos con el Barcelona, con la Furia Roja no se han dado los resultados. En general, no han ganado nada a nivel internacional por distintas circunstancias, sobre todo por la dirección técnica.

Alexia Putellas pasó de ganar la Euro Sub-17 de 2010 y 2011 a quedarse en cuartos de final con la categoría mayor de España en la de 2013 y 2017. Por lo que la historia en los Mundiales tampoco ha sido muy distinta; en Canadá 2015 se quedaron en la fase de grupos y en Francia 2019 alcanzaron los cuartos de final pero se midieron ante las estadounidenses y el sueño terminó en aquel caluroso verano en Europa.

Una reina con corona

Después del 2015, al Barcelona se le negó hasta cinco temporadas la Liga Iberdrola de España y solo ganaron una Copa de la Reina en 2017. Tras la sequía de títulos en donde el Athletic Club y Atlético de Madrid se convirtieron en sus principales rivales, el conjunto blaugrana consolidó un proyecto que iría “a por todo” en los próximos años.

En el 2020 el Barcelona se quedó la liga debido a que fue quien más puntos realizó hasta antes del parón por la pandemia de Covid-19. A diferencia de la categoría varonil en la que solo se detuvo y continuó la temporada, la RFEF decidió que la femenil tendría que comenzar un nuevo torneo por no haber un protocolo de sanidad para que se retomara. Así que les dieron el campeonato.

Desde entonces, el Barça se consolidó como uno de los equipos más grandes de España y Europa. Conquistaron dos ligas más, tres Copas de la Reina, dos Supercopas y el título que reafirmó que estaban por arriba de todos los clubes de la UEFA: la Champions League. Vencieron 4-0 al Chelsea y consumaron su primer título internacional, mismo que se les negó en 2019 cuando cayeron ante un imparable Olympique de Lyon.

Hacer historia

La temporada 2020-21 ha sido la más grande en la historia del Barcelona Femenil, donde Alexia Putellas usó el gafete de capitana y fue una de las pilares del conjunto. Pasaron a ser del reducido grupo que ha conquistado la Champions que por excelencia la ha ganado el Lyon. Con ello, las catalanas fueron el primer club no alemán, sueco o francés en conseguirla.

En una campaña en la que Putellas ganó todo, también fue nombrada como la mejor jugadora de la FIFA en los premios The Best. Asimismo, pasó a la historia al ganar el Balón de Oro y ser la número 1 del planeta. Las camisetas de Alexia 11 trascendieron después de ser reconocida como tal.

Alexia ya tenía palomeado dos de los tres deseos que bien pudo prometer a su padre Jaume. El tercero, aunque ya lo había realizado prácticamente al jugar en el Camp Nou en enero del 2021, fue una realidad cuando recibieron al Real Madrid y al Wolfsburgo en casa, imponiendo dos récords mundiales de asistencia con más de 91 mil 500 personas en el estadio blaugrana en las eliminatorias de la Champions League.

https://twitter.com/ApuntesdeRabona/status/1506305807960391680

El cuento sin final

La campaña 2021-22 parecía ser una calca del año pasado, ganaron todos los partidos de la liga, se habían quedado con su séptimo campeonato y se llevaron a casa la Copa y Supercopa de España. Además, habían calificado por tercera ocasión a la final de la Champions League y se medirían por segunda vez al Olympique de Lyon. Parecía ser el escenario perfecto para poner a prueba lo que habían conseguido nacionalmente.

Si había un equipo que podía hacerle frente al Barcelona era el Lyon. Por eso, en la final de la Champions, las francesas ganaron cómodamente 3-1 al cuadro catalán de Alexia Putellas que ayudó en el marcador. El Olympique solo estuvo fuera del podio un año para volver a ganar el máximo galardón de la UEFA a nivel de clubes. 

La segunda derrota de las catalanas fue el hecho que desencadenó un verano complicado para Putellas. Se les negó el bicampeonato y tuvo que reportar al poco tiempo con la Selección de España de Jorge Vilda para la Eurocopa de Inglaterra de 2022. Sabían que con ella al frente, era una de las candidatas al título pese a no tener un antecedente glorioso en la competencia.

Alexia Putellas
Alexia Putellas con la liga de España

La pesadilla empezó a tres días de su debut en la Euro, pues en los últimos minutos del entrenamiento sufrió la rotura del ligamento cruzado. El sueño de competir con España se había terminado. El tiempo de recuperación es de entre 10 y 12 meses según la evolución. Si esta lesión causa pánico en el futbol varonil, en el femenil es incluso peor por no tener el mismo tiempo de sanación.

Adiós Euro, adiós Liga F, adiós Champions League, ¿adiós Mundial? Putellas quedó fuera de la competición europea y también de la actual temporada de la liga española. Sin embargo, lo que más peligra ahora es si estará disponible para jugar el Mundial de Australia y Nueva Zelanda 2023 que iniciará el 20 de julio.

¿La vigente reina del mundo?

Aunque señaló que al inicio le avergonzaba que le dijeran la “Reina” como apodo, Putellas destacó que poco le importa si ya lo hacen, que pueden nombrarla como quieran. Esto trascendió cuando ganó su primer Balón de Oro y el premio The Best. Además de que sus compañeras también le llevaron una corona para hacerle honor a su sobrenombre.

Putellas no jugó la Euro de 2022 ni el inicio de temporada del Barcelona pero aún así, ganó de nueva cuenta el Balón de Oro. Se convirtió en la primera futbolista en conseguirlo consecutivamente. Sin embargo, destacó como cuando Megan Rapinoe se sorprendió de estar nominada al 11 ideal del 2020 por la FIFA cuando tenía 10 meses sin jugar por una lesión que solo le permitió estar en 3 partidos a inicios de ese año.

“Sean mejores que yo”

Por eso, a pesar de la ausencia de Putellas en una de las Euros más importantes, fue catalogada como la mejor del año por segunda ocasión consecutiva. Aún así, fue la máxima goleadora de la Champions con 11 anotaciones y la MVP del torneo que no ganó junto al Barcelona y cosechó tan solo títulos nacionales.

Aún así Putellas trasciende de la cancha al ser un ejemplo para las nuevas generaciones. Las mismas niñas que acudieron al estadio con el sueño de jugar algún día en él, con la cancha abarrotada y con el equipo de sus amores. “Confíen en ellas mismas”, explicó la mediocampista, “No intenten parecerse a mí, busquen ser mejores”

“No les voy a decir que será fácil porque esto es un camino largo”, aseguró en entrevista la catalana. Porque sabe que en ellas está el hacerlo mejor, así implique cuestionar a los que están arriba como entrenadores y directivos del club, selección y federación.

En una nueva época en la que finalmente la Liga F es profesional, la futbolista ha sido parte de la historia de las mujeres que buscan reivindicar sus derechos a través del deporte. Por las que están y vendrán.

Por Samantha González / @ssmanthaglez

Comentarios