El 17 de Julio de 1994, la Selección de Brasil celebraba en el Rose Bowl de Los Ángeles. Luego de una dramática tanda de penales, La Canarinha, había conseguido por fin levantar su cuarto campeonato del mundo. Ese trofeo tenía un sabor particular, ya que significaba el retorno a los grandes podios.

Entre 1970 y 1994 el futbol de Brasil había dejado de ser protagonista de las grandes competencias, por lo que el retorno a lo más alto del balompié mundial era todo un evento. En medio de toda esta alegría, una manta fue alzada por los jugadores: “Ayrton Senna…aceleramos juntos, el Tetra es nuestro“. 

Ayrton Senna y el futbol

La relación de Ayrton Senna y el futbol siempre fue cercana en cariño, aunque lejana en talento. Según declaraciones de Viviane Senna, hermana del piloto, éste no tenía el más mínimo ápice de calidad cuando de saltar a la cancha se trataba. Ayrton no era bueno en el fútbol, no jugaba bien. Jugaba muy mal, era un horror…” llegó a afirmar Viviane.

Sin embargo era un gran aficionado fuera del campo. Seguía de cerca los resultados de su equipo, el Corinthians. Justo en aquel fatídico 1994, el piloto había expresado su deseo de que tanto la Selección Brasileña, como él mismo, lograran el tetracampeonato.

Lee más: ¿A quién debe fichar Chivas?

Pero la relación de Senna y el futbol pareciera de alguna manera también llegar al ámbito de lo social. Justamente en el período en el que el balón no logró aportar ninguna alegría a los brasileños, él se erigió como un ídolo.

No solamente dentro de su disciplina, sino a nivel de masas. Durante ese período consiguió ser campeón del mundo en tres ocasiones (1988, 1990, 1991), además de proclamarse como el máximo ganador de GP de Mónaco y conseguir 41 victorias en una época plagada de grandes figuras, como Alain Prost (su acérrimo rival) o Michael Schumacher.

El único rival de Pelé

Su popularidad dentro de Brasil es tan grande que es el único rival que tiene Pelé al momento de decidir quién es el deportista más grande en la historia de este país. Desde el mundo del futbol ha recibido una importante cantidad de homenajes.

Futbolista de clase mundial como Neymar, Dani Alves o Ronaldo Nazario lo han recordado en sus cuentas de redes sociales, mientras que el Corinthians lo homenajeó en más de una ocasión. En octubre de 2018 presentaron un uniforme de lujo que llevaba la firma del finado piloto, además de 41 líneas horizontales doradas, que representaban cada una de las victorias conseguidas por Ayrton Senna. También en el 2014 los jugadores saltaron a la cancha portando un casco como el que el piloto llevaba en las pistas.

Quizá ese 1 de mayo de 1994, tras el fatídico accidente en la curva de Tamburello, la idea de que Senna no lograría ser tetracampeón parecía consolidarse. Sin embargo la selección de Dunga, Romario y Bebeto hizo posible que el piloto estuviera en la cima una vez más. La cancha le dio ese día lo que las pistas le habían arrebatado meses atrás.

Te puede interesar: Violencia y futbol: algunos casos y soluciones

Por: Alberto Roman / @AlbertoRomanGar

Comentarios