folhadelondrina.com

El 30 de octubre de 2022 se realizó la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Brasil. Por un lado, el ultraderechista Jair Bolsonaro y por el otro, el candidato del Partido de los Trabajadores, Luiz Inácio Lula da Silva. El último salió victorioso y puso fin a cuatro años de gobierno bolsonarista, lo que indignó y derivó en que los seguidores del ahora expresidente salieran a bloquear calles y autopistas reclamando un supuesto “fraude electoral.”

Torcida: conjunto de personas que apoyan a un equipo de futbol; hinchas pertenecientes a un grupo de animación.

Las autoridades federales no fueron quiénes intervinieron para retirar a los simpatizantes del gobierno conservador. La respuesta a las protestas y el intento de golpe de Estado fue llevada acabo por las torcidas de algunos equipos como el Corinthians y el Atlético Mineiro, que liberaron las vías tomadas y se pronunciaron contra el fascismo creciente en Brasil.

Pero ¿por qué grupos de animación de futbol se involucran tanto en la vida política brasileña? ¿cuáles son sus principales motivaciones?

Primer tiempo: el bolsonarismo controla el balón

Durante su gestión, Bolsonaro fue conocido por sus actitudes machistas, homofóbicas y negacionistas. La inflación en Brasil se disparó en un 10,6%, encareciendo el costo de vida y profundizando los estragos de la pobreza y el hambre en las favelas, dos fenómenos que con Lula previamente habían disminuido. Con las políticas de derecha de Bolsonaro, que incluyeron a extinción de programas sociales enfocados en las poblaciones más vulnerables, lo ganado se perdió y la pobreza creció hasta alcanzar los 33,1 millones de brasileños. Además, su gestión durante la pandemia fue duramente cuestionada porque cobró la vida de alrededor de 600 mil habitantes.

A pesar de los estragos de su mandato a la mayoría y de las duras críticas, Jair Bolsonaro logró mantenerse en el poder gracias a que procuró y creó un círculo de seguidores dentro de la población brasileña conservadora, acaudalada y empresarial. Como el futbol es el deporte de las masas, a pesar de que Bolsonaro cuente con amigos futbolistas como Neymar, la gente al interior de las torcidas empezó a ver como su calidad de vida fue a la baja.

Otempo

Por consiguiente, desde los primeros años del régimen bolsonarista, muchos grupos de torcidas del Flamengo, Palmeiras, Santos, Atlético Mineiro, Cruzeiro y Cortinthians se se manifestaron en contra de él y sus políticas de derecha en las calles y los estadios.

¿Cómo nace la vena política de las torcidas?

La politización de muchas torcidas no es algo nuevo en Brasil, ya que desde la década de los 80 durante la dictadura militar se crearon estos grupos de seguidores, no sólo para apoyar a su equipo favorito, sino también para ser una respuesta organizada en contra del gobierno militar. El movimiento más conocido, pero no el único, fue el que llevaron a cabo torcedores y jugadores del Corinthians, encabezados por Sócrates. Ese jugador de los que ya no hay, y que desde el nombre era un animal político en toda la extensión de la palabra, del terreno de juego, y de su país. Jugando y caminando a lado de sus compañeros y tribuna, a través de manifestaciones, reclamaban el fin de la dictadura y la instauración de elecciones libres en Brasil.

Por ende, la vena política de las torcidas en Brasil lleva sangre que corre por amor a su club, pero también por afinidad política, por ideales de izquierda y de corte antifascista. De ahí que las torcidas no sólo manifiesten inconformidad con un régimen que castiga económicamente a la mayoría, sino que también demuestren solidaridad. Durante la pandemia de Covid-19 muchos brasileños fueron victimas del desempleo y dejaron de poder ganarse su propio sustento alimenticio. Ante tal situación y fruto de la poca respuesta del gobierno bolsonarista, integrantes de torcidas del Corinthians, Sao Paulo y Flamengo organizaron comedores sociales para paliar el hambre creciente. Soluciones sociales que fueron un contrapeso a las soluciones del Estado y Bolsonaro, las cuales rayaron en lo fascista porque más allá del acento conservador, también involucraron la presencia de militares.

Ahora, a unos años de la pandemia, después de unas muy cerradas elecciones en las que Lula, de izquierda, salió electo en la segunda vuelta, la violencia invadió las calles. El 8 de enero de 2023 miles de partidarios de Bolsonaro llegaron a la capital, Brasilia, para asaltar los edificios del nuevo gobierno. Entre el caos generado, muchos bolsonaristas pedían la intervención militar para destituir al nuevo presidente y tomar las riendas del Estado a través de una junta de gobierno militar.

Segundo tiempo: torcidas con la misma playera

Ante tal acto catalogado como terrorismo y golpe de Estado por parte del gobierno de Lula, también miles de opositores a Bolsonaro y autodenominados partidarios de la democracia salieron en varias ciudades del país en rechazo. Entre los participantes se encontraron los grupos de torcidas de diferentes equipos, quienes, a pesar de compartir rivalidades en la cancha, salieron hombro con hombro para mostrar su apoyo a la democracia y condenar la violencia de los seguidores de un bolsonarismo derrotado en la urna.

Torcidas del Corinthians, el Palmeiras, Sao Paulo y del Santos, dejaron su rivalidad de lado y salieron juntos en apoyo al Gobierno de Lula. En Río de Janeiro torcedores del Flamengo también se hicieron presentes rechazando los actos antidemocráticos. En otros estados torcidas del Atlético Minero, Cruzeiro, Gremio, Internacional, Avaí entre otros también salieron a las calles para mostrar su repudio a Bolsonaro y sus seguidores.

El País

La demostración llevada acabo por las torcidas quiere dejar en claro que más allá del odio que se puedan profesar en cancha, al tener un enemigo en común, como el fascismo creciente en Brasil, ha llevado a crear una atmósfera de lucha común. En este momento el partido más importante para las torcidas de Brasil no se desarrollara en los estadios, sino en las calles. No es contra el clásico rival, sino contra un rival de antaño que en los últimos años traía la playera bolsonarista puesta: el fascismo.

Por: Manuel Vázquez Laguna | @HayManolo

Fuentes:

https://actualidad.rt.com/actualidad/443042-legado-bolsonaro-brasil-inflacion-pobreza-desempleo

https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-63451556

https://www.france24.com/es/programas/en-foco/20221027-el-bolsonarismo-un-movimiento-pol%C3%ADtico-heterog%C3%A9neo-que-lleg%C3%B3-para-quedarse

https://www.elciudadano.com/deportes/hinchadas-de-futbol-dan-su-respuesta-en-favor-de-la-democracia-en-brasil/01/11/

https://www.redebrasilatual.com.br/cidadania/torcidas-organizadas-doacoes/

https://peleja.com.br/articles/paz-entre-as-torcidas-guerra-aos-senhores-o-protagonismo-das-torcidas

 

Comentarios