La mafia napolitana y Maradona
La mafia napolitana y Maradona

El balompié ya es concebido por diferentes intelectuales, como Johan Huizinga, como una parte integral de las sociedades modernas y su experiencia cultural, por todo lo que representa. Además, es uno de los negocios más lucrativos en las sociedades modernas, atrae a cúpulas políticas y diferentes facciones interesadas en exprimir el dinero de este fenómeno social. ¿Imaginas por ejemplo un vínculo entre la mafia napolitana y Maradona? Para hablar de ello es necesario remontarnos al año 1984 en Nápoles, Italia. 

La década de los 80 en Nápoles fue una época turbulenta. Históricamente, la ciudad del sur de Italia ha sido aplastada por la economía y poder del centro y norte. Hablar de Nápoles en aquellos años, es también hablar de la mafia: la Camorra.

Terror y poder

La Camorra fue la organización mafiosa más grande y poderosa en Nápoles durante cuatro décadas. Gobernó y aterrorizó las calles de aquella ciudad sureña. La mafia napolitana estaba dedicada a cualquier tipo de negocio ilegal; apuestas de futbol , asesinatos, narcotráfico, tráfico de armas, robo, prostitución, blanqueo de capitales, extorsión, etc.

La Camorra ejerció tal poder e influencia en la sociedad napolitana, que logró extender sus tentáculos hasta la política, en donde compraban y sobornaban políticos para que actuasen en su favor, de no cumplir con el convenio, la consecuencia eran asesinatos políticos.

Sin embargo, las tensiones internas en la Camorra crecieron hasta desatar una sangrienta guerra en las calles de Nápoles entre facciones rivales. Por un lado, estaba la Familia Giuliano (liderada por Luigi “Carmine” Giuliano), también conocidos como “la Nuova Familia” y, por el otro lado estaba la “Nuova Camorra Organizzata”. De 1984 hasta 1992, que fueron los años que Maradona estuvo Nápoles, los registros de muertes vinculadas a la mafia estiman más de 3,600.

De un barrio a otro

Para 1984, el Nápoles, pequeño y humilde club, anunció el fichaje del argentino Diego Armando Maradona, quien llegó procedente del FC BarcelonaEl cuadro napolitano representaba y unía a la ciudad, en cierta manera les permitía a los pobladores el olvidarse un poco de los problemas que enfrentaba la ciudad.

Partiendo el contexto social de aquella ciudad sureña, es posible entender por qué Maradona encajó también en su idiosincrasia. Parecería que no existe ningún vínculo entre Villa Fiorito y Nápoles, que son dos lugares ajenos y separados miles de kilómetros.

Villa Fiorito, el barrio en donde creció Maradona es un sitio socialmente marginado, extremadamente pobre y marcado por el crimen, vínculo que compartía con Nápoles, lo que propició que Maradona también fuera un signo de identidad para los napolitanos, pues como ellos, él padeció y sufrió carencias.

Control a partir del balón

En el plano deportivo, Maradona no tardó en enamorar a los hinchas del Napoli con sus gambetas, goles y carisma. Para la temporada 86-87, casi dos años después de su fichaje. El Napoli se coronó campeón de Italia, para ese entonces Diego Armando ya era reverenciado casi como un dios y era una de las figuras más importantes en la ciudad.

Como sabemos, la vida del argentino estuvo marcada por la polémica y escándalos. Y su paso por Napoli no fue la excepción, pues el 10 fue vinculado con la Camorra, específicamente a la Familia Giuliano. La fama del Diego era tal que Camorra decidió buscarlo para reunirse con su ídolo.

Cuando el Nápoles anunció el fichaje de Maradona, el club se encontraba endeudado, razón por la cual la prensa italiana no se explicaba cómo el argentino llegó. Diversos medios italianos afirmaron que el dinero para el fichaje provenía de la Camorra.

En una entrevista a pocos días de haber llegado a Nápoles, la prensa le preguntó a Maradona si era consciente de “la influencia de la mafia en el futbol”, a lo que no pudo responder, pues el presidente del Nápoles, quien se encontraba presente en la conferencia, le arrebató el micrófono.

Todo queda en familia

Luigi Giuliano, capo de la familia Giuliano contactó con ultras de la barra del Nápoles y les pidió que hicieran los arreglos para que Diego Armando Maradona llegara a Forcella, barrio del que la Familia Giuliano eran “dueños”.

Maradona, llegó a relatar una anécdota respecto a ese momento: “Me subieron a una moto y fuimos hasta Forcella, cuando llegamos estaba ya todo listo para comer”. Diego Armando agregó que había hombres armados alrededor de ellos mientras comían, al estilo de “los intocables”.

A partir de ese momento, Maradona comprendió con quiénes trataba cuando Carmine Giuliano le dijo “cualquier problema que tu tengas, también es nuestro problema”. Los Giuliano hicieron amistad con Maradona, y la Familia tomaba gran orgullo en poder codearse con la gente más famosa de Nápoles. Lo invitaban a cenas, banquetes, bailes, celebraciones y bodas vinculadas a la familia mafiosa.

El estilo de vida de los Giuliano de prostitutas, drogas y alcohol acabaron acercando a Maradona a ese ambiente nocivo que acabó por marcar su vida. Sin embargo, en una entrevista, el astro argentino comentó: “Yo jamás le pedí nada a la camorra”, aunque también afirmó que el grupo mafioso le brindó su protección a él y a sus hijas.

Maradó

El documental del director británico, Asif Kapadia llamado “Diego Maradona”, se adentra en los detalles más mínimos de la vida del Diego, en donde se expone una parte de su relación y la Camorra . Esto a partir de dos llamadas telefónicas que la justicia italiana logró grabar en los años 80, una de ellas entre capos de la mafia y en la que se escucha: “Anoche no apareciste y ayer vino un tipo aquí pidiendo droga. Maradó, vino aquí y quería mujeres y droga”

Durante una redada en las mansiones de los Giuliano, la policía italiana encontró diversas fotos de los jefes de la Familia posando amistosamente con Maradona. Meses después, las fotos fueron publicadas en distintos diarios.

Tras este suceso, la relación de los Giuliano y Maradona se deterioró, ya que la policía estaba más alerta de los pasos de la Camorra, además, el clan no tomó de buena manera haber aparecido en los periódicos, cosa que también levantó sospechas sobre Maradona y le trajo muy mala publicidad. El tiempo de Maradona en Nápoles, como el de los Giuliano acabaría, Maradona salió del club en 1992 , Carmine Giuliano fue arrestado, para después salir en libertad.

Leer más: El día que conocí a Dios

 

Síguenos en Google News 

 

Por: Jordi Palafox / @Rivara96

Comentarios