837 millones de pesos invertidos en cinco estadios, que actualmente no son utilizados para lo que originalmente fueron planificados: esta es la lamentable situación que vive la Liga de Ascenso MX.

Si es triste acudir a un partido de tu equipo, solo para encontrar un ambiente moribundo y que el estadio al 25% de su capacidad; más triste debe de ser acudir a colosos recién remodelados y hallar gigantescos estacionamientos con un pintoresco monumento al centro de estos, pero sin afición.

La inversión para la Liga de Ascenso Mx

En una investigación de El Economista, se dio a conocer que algunos gobiernos estatales y municipales invirtieron alrededor de 837 millones de pesos para la construcción y remodelación de estadios de futbol.

La inestabilidad del Ascenso causó que estadios como la Arena Cora, Estadio Altamira, Estadio Tlahuicole, Estadio Mazatlán y el Estadio Olímpico de Tapachula quedaran en una encrucijada. Esto debido a cambios de sede e incumplimientos en tiempos de construcción. Se registra un promedio de tres cambios de sede cada año en esta liga.

Cafetaleros de Chiapas

Por ejemplo, Cafetaleros de Chiapas, fueron el equipo con más vida en la temporada 2017-2018. Impusieron un promedio de nueve mil aficionados por partido y tuvieron un apoyo económico de 60 millones de pesos del gobierno estatal para adecuaciones en su inmueble: el Estadio Olímpico de Tapachula.

En el Clausura 2019, la directiva movió la franquicia a Tuxtla Gutiérrez debido a la baja respuesta de los aficionados (40% debajo del promedio general). Esta decisión tuvo como consecuencia que el equipo filial “Cafetaleros B” tenga como sede un estadio recién remodelado.

Si quieres saber más del ascenso escucha: Historias del llano con Jair Toledo

De igual manera, Coyotes de Tlaxcala aseguraron su lugar en la Liga de Ascenso por vía deportiva al ganar la final de 2016. Lamentablemente el Estadio Tlahuicole no cumplió con las especificaciones de la liga (al menos 15,000 espectadores, palcos y vestidores).

La directiva solicitó un año, en el cual no jugaron en la Liga de Ascenso Mx. Durante ese tiempo el gobierno estatal designó 180 millones de pesos para la remodelación del estadio. No se cumplieron con los plazos establecidos y Coyotes no participó en la liga. El estadio se encuentra actualmente en sus últimos detalles.

Otras irregularidades

Para más pruebas de lo volátil que puede llegar a ser la Liga de Ascenso Mx, sólo hay que mirar el último acontecimiento previo al Clausura 2020: 14 equipos disputaron el Apertura 2019 y de estos, dos no pudieron continuar.

Loros de Colima y Potros UAEM presentaron problemas económicos y tuvieron que dejar la contienda. Después de la asamblea extraordinaria llevada a cabo en la Federación Mexicana de Futbol, se decidió que para el Clausura 2020 sean sólo doce equipos los que luchen por el título. Inhabilitando la posibilidad de complementar la liga con otros equipos.

De igual manera se dio a conocer que todos los clubes participantes cuentan con certificado para ascender y que dichas instituciones tienen hasta marzo para cumplir con la carpeta de requisitos y mantener viva su ilusión.

Al terminar la asamblea el presidente de Dorados, José Antonio Nuñez solicitó una mayor consideración y apoyo para la liga: “Creo que el Ascenso a veces no es valorado en esfuerzo e inversión que hacen los equipos, debemos de tener un salvavidas más grande porque a veces parece que el que desciende es condenado al infierno y nadie le tira un salvavidas, ni la división de Ascenso ni la Liga MX. Esto va a derivar que haya reuniones y acuerdos entre ambas”.

Por: Mario Badillo / @n7mariobadillo

Comentarios