“Por supuesto que habrá un equipo de futbol en Mazatlán, incluso déjenme comentar, hay equipos de Primera División interesados, pero el tema es el costo, que le entren empresarios, inversionistas. La bronca ahí es la lana, y tiene que ser empresario, y eso generaría una enorme difusión para Sinaloa” Declaró Quirino Ordaz Coppel gobernador del estado de Sinaloa.

¿Quién es Quirino Ordaz Coppel?

Antes de entrar a las cifras y el plan a futuro del gobernador de Sinaloa, hay que saber un poco sobre él. Quirino Ordaz Coppel es Licenciado en Derecho por la UNAM y cuenta con la maestría en Administrador de Empresas. Otro dato a considerar es que su padre, Quirino Ordaz Luna, fue presidente municipal de Mazatlán, Sinaloa, en los 80.

En CV de Ordaz Coppel destaca haber sido asesor del gobernador del Estado de México en 1985, subdirector de la Secretaría de Energía, Mina e Industria Paraestatal, director general del DIF durante 1994-1997, además de ser vinculado al sector de Finanzas del estado de Sinaloa durante el gobierno anterior y delegado del Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos.

Además de ello, el actual gobernador de Sinaloa se ha dado el tiempo para incursionar en el industria, lo ha hecho en la rama hotelera con las marcas Luna Place y Océano Place. En lo que refiere a su mandato, el gobernador se ha reunido con el presidente Andrés Manuel López Obrador, para plantear sus proyectos de desarrollo, mismos que se centran en el sector turístico y de infraestructura vial.

Sin embargo, otro de los proyectos del gobernador es el futbol, y como se refirió arriba, ocupa un lugar preponderante en la agenda de la entidad sinaloense. Pero, ¿a qué costo? ¿En realidad es viable? ¿Debe interferir directamente el gobierno en este plan?

Estadio Mazatlán: sin nombre y sin equipo

El 14 de agosto de 2017, el gobernador Quirino Ordaz Coppel abrió la licitación de la construcción de un estadio de futbol. De acuerdo con la documentación presentada por el gobierno local, esta se fundamentaba en el artículo 134 de la Constitución Mexicana y del artículo 155 de la Constitución del Estado de Sinaloa, ambos apartados refieren a la construcción de obras Públicas.

Otro punto a destacar es el rango del costo de construcción ofertada por el gobierno de Sinaloa, es decir, monto mínimo y el monto presupuestado para la obra. En este apartado, el gobierno especificó un costo base de 0 pesos, y un máximo de 150 millones de pesos, como capital contable.  

Dicha licitación fue ganada por un grupo ya conocido en el futbol mexicano, me refiero a DUNN Arquitectura Ligera, encargados del desarrollo del estadio de la Chivas y la remodelación del estadio Cuauhtémoc. A esta empresa mexicana se suma la empresa sinaloense Meprosa, es decir, este estadio podrá presumir que es 100% mexicano.

Desgraciadamente algo que no podrán presumir es el costo del estadio que albergará únicamente futbol. De acuerdo con la información hasta ahora recabada, la inversión realizada en el inmueble es de 460 millones de pesos, es decir tres veces más del monto propuesto por el gobierno de Quirino Ordaz Coppel.

En cuanto a la capacidad, se estima que supere los 20 mil espectadores, que en el mejor de los casos alentarán a un equipo en de la Liga MX, sin embargo esta es una cuenta pendiente dentro del proyecto de Quirino Ordaz Coppel. Cabe destacar, que tener un equipo de futbol tuvo que ser el cimiento de este proyecto, y no construir un estadio.

Te puede interesar: México y España, unidos por la compra de plazas

Por lo mientras la intención del gobernador es apostar por un proyecto atractivo de primera división, vamos, algo similar a lo que hizo FC Juárez y muchos otros equipos en el futbol mexicano. El plan b sería una plaza en el ascenso y luchar por el boleto a primera, la fecha límite para establecer quién jugaría en este estadio sin nombre, es 2020.

Para Quirino Ordaz Coppel: amarrado está un equipo de Ascenso, eso lo sabemos. Pero a raíz de que la Federación Mexicana de Futbol se enteró y conoció el proyecto del estadio de futbol en Mazatlán ha despertado un gran interés para promoverlo entre los equipos de Primera División”.

De no concretarse el proyecto, un equipo de la Liga Premier es decir la tercera división en México, ocupe el estadio, el elegido sería Pacific Fc. Lo que queda claro con este proyecto es la constante participación de capital gubernamental en el futbol.

El gobierno de Sinaloa ha tocado las puertas de la Federación para llevar a un equipo profesional. El sueño es una plaza en la Liga MX, y el precio es alto para una meta que no tiene nombre, pero sí una lujosa casa.

Por: José Macuil García

Comentarios