Alacrán
Alacrán

“Si quieres hacer reír a Dios, cuéntale tus planes”. La única cosa de la que podemos estar seguros en esta vida, es que no hay nada seguro. No importa cuánto nos esforcemos y planifiquemos nuestras metas, hay cosas que a veces son o no son para nosotros. Así es la historia de Miguel Berchelt.

El Alacrán Berchelt, actual campeón del mundo superpluma por parte del Consejo Mundial de Boxeo, se encuentra en búsqueda de defender su título por séptima ocasión. Pero esto no siempre fue así, hubo una época donde Miguel tuvo el sueño de ser futbolista.

Un sueño redondo

Fue en el año 2006, cuando el actual pugilista probó su suerte con el equipo filial de Pumas (Pumas Morelos) en la Tercera División del futbol mexicano. Al no poder quedarse con el equipo quedó decepcionado pero salió en búsqueda de un nuevo sueño: ser boxeador.

El nacido en Cancún tuvo que desplazarse 300 kilómetros a Mérida, Yucatán con tan solo 18 años de edad, para plantar los cimientos de su carrera como pugilista profesional. Con los guantes bien puestos se fue abriendo camino hasta competir en lo más alto del box profesional.

Corazón Auriazul

Aunque no pudo consagrarse como jugador profesional de futbol, su pasión por el balón se mantuvo más viva que nunca, incluso en febrero de 2017 tuvo la oportunidad de visitar las instalaciones y conocer al personal del equipo de sus sueños.

“Estoy muy feliz, contento de estar aquí por esta oportunidad que me da Dios, cumplí mi sueño de ser campeón del mundo y ahora cumplo mi sueño de conocer al mejor equipo de México, los Pumas.

También te puede interesar: Wayne Rooney: El artillero de la cancha y el ring

Yo soñaba con ser futbolista de niño, tuve la oportunidad de probarme con Pumas Morales, lamentablemente no me quedé, pero creo que fue una buena decisión, no hubiera sido campeón del mundo, ahora cumplo mi sueño de conocer al primer equipo, a Paco Palencia, a Britos, grandes jugadores que me inspiran a seguir y ver que los sueños se cumplen” dijo el campeón del mundo para ESPN.

Un campeón con los pies en la tierra

Miguel Berchelt ha dejado claro en múltiples ocasiones que tanto Dios como su familia son su principal motivación, es lo que lo mantiene firme, concentrado y humilde.

El Alacrán, quien ha declarado a Hugo Sánchez como su principal ídolo, tiene un récord de 36 victorias y una derrota desde que comenzó su carrera como profesional en 2010.

También te puede interesar: Curtis Woodhouse: El indisciplinado balance

“Creo que estoy consciente de que los sueños se cumplen si luchas, si te esfuerzas todas las mañanas por conseguirlo, se me vinieron dos sueños, estoy muy feliz, motivado, creo que voy a regresar con todo al gimnasio, me invitaron al partido, estar en CU es un estadio mítico y aquí jugó mi gran ídolo, Hugo Sánchez”.

La historia de Berchelt es un claro ejemplo de que “cuando se cierra una puerta, se abre una ventana”, solo hay que tener la fuerza de voluntad y determinación para seguir luchando y salir adelante.

 

Por: Mario Badillo / @n7mariobadillo

Comentarios