Roy Keane: La bestia dentro y fuera de la cancha

Inicio Blog Roy Keane: La bestia dentro y fuera de la cancha

-

El siempre controversial Roy Keane es bien conocido por su contundencia tanto dentro como fuera de la cancha. Es probablemente uno de los mejores mediocampistas de su generación, capitán del Manchester United y de la selección nacional de La República de Irlanda. Sin duda, su niñez fue parte esencial para formar su carácter, en la cual, por supuesto, fue boxeador.

El exitoso “chico malo”

Durante su trayectoria deportiva, Keane tuvo paso por equipos como Cobh Ramblers, Nottingham Forest, Manchester United y Celtic. Sin duda su paso con mayor éxito fue formando parte del conjunto de Old Trafford, donde permaneció durante 13 temporadas.

Cuenta con un envidiable palmarés: siete Premier Leagues, cuatro FA Cups, cuatro Community Shields, una UEFA Champions League y una International Cup. Estas dos últimas teniendo un sabor agridulce.

En la temporada 1998/1999, Roy fue expulsado en la semifinal de la FA Cup contra el Arsenal y vio una tarjeta amarilla tras provocar un tropiezo de Zinedine Zidane. Esto lo obligó a estar fuera de la cancha cuando su equipo se coronó campeón de Europa, en Barcelona frente al Bayern Münich. Por otro lado, marcó el gol de la victoria frente a Palmeiras en la International Cup. 

También te puede interesar: Rio Ferdinand: ¿Del futbol al boxeo?

Logró desarrollar un estilo de juego poderoso, dominante, consistente y con un grado de competitividad que se ha visto en muy pocos jugadores. Su estilo de juego lo llevó a convertirse en una pieza fundamental en el esquema de los Red Devils.

Poco a poco se convirtió en el jugador más experimentado en el mediocampo del cuadro dirigido por Sir Alex Ferguson. Después del retiro del legendario Eric Cantona, Roy Keane se convirtió en capitán del equipo durante la campaña 1997/1998.

Aquella temporada resultó controversial debido a que el 16 del United vio su carrera interrumpida por una lesión en los ligamentos de la rodilla, a consecuencia de un intento de entrada sobre Alf-Inge Haaland, jugador del Leeds (padre del actual jugador del Borussia Dortmund, Erling Braut Haaland).

El noruego, al saber que él no le había hecho nada a su adversario, regresó para gritarle a mientras Keane se encontraba en el suelo, esto pensando que el jugador del Manchester United estaba fingiendo. Momentos más tarde se dio cuenta de la gravedad de la lesión ya que el jugador fue retirado del campo.

Para bien o para mal, una mente determinada

La historia con Alf-Inge Haaland tuvo su segundo episodio en 2001, cuando él jugaba con el Manchester City. A cinco minutos de finalizar el derby, un balón disputado entre Keane y Haaland causó repercusiones catastróficas.

En una de las jugadas más sucias que se ha visto en la historia del futbol, Roy Keane entró con toda su fuerza a patear la pierna derecha del jugador citizen. Tras esta lesión que prácticamente terminó con la carrera del noruego, el jugador del Manchester United reveló en su autobiografía que:

“Había esperado mucho tiempo. Le golpeé jodidamente duro. El balón estaba allí, creo: ‘Toma ésta, bastardo. Y no vuelvas a mirarme burlándote de falsas lesiones”

“Y que no se pare nunca más sobre mí con desprecio hablando de lesiones falsas. Incluso en el vestuario después, yo no tenía remordimientos. Mi actitud fue, ‘a la mierda con él’. Lo que va, vuelve. Se puso sus recompensas sólo. Él me pegó a mí una y mi actitud es ojo por ojo”.

Infancia determinante

El irlandés nació en Mayfield, Cork, una zona de clase trabajadora. Su padre trabajó de lo que pudo para llevar comida a la mesa. En su familia siempre fueron apasionados por el deporte. Gracias a esto, Keane practicó boxeo desde los nueve años e incluso llegó a ganar sus cuatro encuentros en la liga de novatos.

También te puede interesar: Wayne Rooney: El artillero de la cancha y el ring

Roy Keane es probablemente uno de los jugadores más controversiales de todos los tiempos, algunos lo aman por su incomparable determinación y liderazgo, otros lo desprecian por su mentalidad radical y extremista; pero no cabe duda que fue un jugador extremadamente talentoso, con un corazón de guerrero y un deportista letal, en todos los sentidos.

 

Por: Mario Badillo / @n7mariobadillo

Suscríbete a nuetro

Para estar al día en las promociones y notas

- Advertisment -

Lo mas Nuevo: