Rio Ferdinand
Rio Ferdinand

Rio Ferdinand es una leyenda del Manchester United e histórico del futbol. Es el último capitán de los Red Devils en haber levantado la UEFA Champions League (2008), acto que compartió con su compañero, Ryan Giggs. El seis veces campeón de la Premier League ha demostrado que tiene calidad de sobra en cualquier reto que se le presente. Pero ¿Sabías que estuvo a nada de debutar como boxeador profesional?

Persiguiendo el sueño

Así es, el defensa que hizo vibrar Old Trafford con sus sublimes actuaciones anunció en septiembre de 2017 que cambiaría los botines por los guantes de boxeo, debido a una alianza con Betfair (sitio de apuestas).

Rio recurrió al excampeón del supermediano del Consejo Mundial de Boxeo, Richie Woodhall y de igual manera acudió al exboxeador Duke McKenzie; ambos se encargaron del aspecto técnico, así como la preparación física del jugador que debutó con el conjunto del West Ham United.

Knockout fuera del ring

Lamentablemente para él, la Federación Británica de Boxeo le negó al inglés la licencia que solicitó para convertirse en pugilista profesional. Tras la decepcionante noticia, Ferdinand se expresó de la siguiente manera:

“Me he entrenado cuatro y cinco días por semana desde que anuncié mi intención de subir al ring y con toda la pena de mi corazón debo colgar los guantes.

También te puede interesar: Wayne Rooney: El artillero de la cancha y el ring

Decir que estoy decepcionado por esta decisión es un eufemismo. Siempre he tenido un respeto absoluto por este deporte y nunca subestimé lo difícil que sería. Yo quería mostrar que es bueno tener un objetivo y dar todo para alcanzarlo, pero a veces las cosas se ponen en tu contra”.

Explicó Rio a través de su cuenta de Facebook, quién a sus 39 años iba a participar en el desafío Defender to Contender de Betfair.

Cruda realidad

De igual manera Richie Woodhall se pronunció tras haber sido rechazada la solicitud:

“Desde el principio supe que sería difícil. Le dije a los de Betfair que el mayor problema sería conseguir la licencia. Cuando comenzó ya tenía 38 años y sin ninguna experiencia de box profesional.

Estoy muy decepcionado. Creo que él habría estado bien, hubiera dado la talla y peleado como profesional, de eso no tengo duda.

Me hubiera gustado que alguien de la British Boxing Board Of Control (órgano encargado de entregar las licencias) hubiera ido al gimnasio a verlo entrenar, le hubieran entregado la licencia en ese preciso momento.”

Por el otro lado, el secretario general de la British Boxing Board, Robert Smith argumentó que la BBBofC no estuvo involucrado en el entrenamiento del ex capitán de la selección de Inglaterra.

Smith declaró: “Recibimos la solicitud y la consideramos. Todas las solicitudes son consideradas por propios méritos y no fue rechazada por el hecho de quien es.

Hay muchos aspectos que tomamos en consideración. Él nunca ha tenido una pelea profesional y aunque ha estado entrenando en el gimnasio hay una diferencia entre eso y pelear en el ring”.   

Un guerrero dentro y fuera del escenario

A pesar de esto, Rio Ferdinand dijo que continuaría boxeando pero ahora como un pasatiempo. Si nos ponemos a pensar en las características principales que conforman al histórico Red Devil dentro de la cancha, podemos darnos cuenta de las similitudes que tiene con el espíritu de un boxeador.

Su agilidad, capacidad de reacción, su monumental habilidad para los recortes defensivos y al mismo tiempo reincorporarse al juego en cuestión de segundos son algunas de las cosas que lo convierten en uno de los mejores defensas de la historia. Rio Ferdinand sin duda alguna, sea en la cancha, en el ring o en su vida diaria, mantiene el corazón de un verdadero guerrero.

Por: Mario Badillo / @n7mariobadillo

Comentarios