Sheriff Tiraspol
Sheriff Tiraspol

Transnistria es un país sin reconocimiento oficial ubicado entre el río Dniéster y Ucrania en Europa, su capital es Tiraspol y está a un costado de Moldavia, nación de la que se independizó y llegó a un acuerdo en 1992, después de una guerra civil. Y a pesar de no ser considerado por la ONU ni la UEFA, es la casa de “la Cenicienta” de la Champions League: el Sheriff Tiraspol.

Moldavia pertenecía a la Unión Soviética pero después de su disolución, en 1990 la República Separatista Moldava Pridnestroviana decidió independizarse del territorio en septiembre de ese año. Sus relaciones se deterioraron entre marzo y julio del 92 y mediaron a través de una guerra, pues las fuerzas independentistas eran seguidoras de la vieja URSS, poseyendo incluso en su bandera la hoz y el martillo.

A día de hoy, su comunicación es limitada porque aunque el fuego cesó desde hace casi 30 años, Transnistria sigue sin ser un país ante los ojos del mundo, solo cuenta con el reconocimiento de la República de Abjasia, Osetia del Sur y Nagorno Karabaj, otros estados que tampoco son miembros de las Naciones Unidas y que vivieron una situación semejante a este país. Cuenta con su propio ejército, moneda y parlamento pero es una nación “de nadie”.

La vida en Transnistria

Sus principales actividades económicas dependen de grandes plantas generadoras de energía, así como la industria siderúrgica y textil y la principal potencia dentro del país es Sheriff, un conglomerado que empezó a ser dueño de una empresa de seguridad y ahora lo es de gasolineras, supermercados, operadora de comunicaciones e incluso cuentan con una constructora. 

“El motor de la economía es Sheriff, un conglomerado de empresas privadas que fue creado con la ayuda del Estado y que puede realizar inversiones en este contexto de inestabilidad”, comentó Dmitri Tokarev, ciudadano de Transnistria para France 24. Este conjunto surgió gracias a Viktor Gushan e Ilya Kazmaly en 1993, quienes eran miembros secretos de la URSS.

El poder económico del Sheriff fue tal que a cuatro años de su creación, decidieron fundar un equipo de futbol. En una localidad de 130 mil habitantes con nacionalidades mezcladas entre rusos, moldavos y ucranianos el balompié es una de sus pasiones que incluso apacigua las diferencias que tienen con la nación de la que se independizaron hace tres décadas, pues Transnistria no cuenta con una liga para jugar, así que lo hacen en la Divizia Națională de Moldavia.

En la población de este país aún prevalecen los valores soviéticos, los jóvenes se identifican con ellos y los respetan, además de que Rusia apoya a esta nación económicamente. Y como es habitual, un deporte puede unir entidades a pesar de sus problemas sociopolíticos, donde este puente entre ambas naciones diferenciadas entre sí, crece y se desarrolla el Sheriff Tiraspol, conjunto que ha sido 19 veces campeón en los últimos 21 años, club que domina una “liga extranjera”.

El futbol de un país que “no existe”

El circuito moldavo tiene apenas un valor de 28.78 millones de euros, poco más de la cifra que en México tienen “los Rayos’ del Necaxa con 27.93 millones. El mejor equipo y multicampeón es el Sheriff, aquel que según Transfermarkt está cotizado en 11.68 millones de euros, por lo que incluso el Mazatlán, el conjunto más joven y “barato” del circuito mexicano es más caro que el gigante transnistrio, pues su plantilla vale poco más de 16 millones.

La pasión por el balompié ha ido en aumento en este país, Nicolás Demaldé, exmilitante del Sheriff y jugador argentino ha hablado sobre su experiencia en este club que ha avanzado constantemente, desde las condiciones en las que juegan hasta los títulos por lo que pelean. “Los partidos de pre Champions que jugamos la cancha se llenaba”, recuerda el exfutbolista de 37 años, “En los partidos normales van 500 hinchas nada más”, mencionó para El Destape.

En diversas ocasiones se quedó al margen de calificar a competencias internacionales como la Europa y la Champions League, en esta última lo habían intentado desde a principio de los 2000 pero no lograban calificarse a la fase de grupos. Los del conjunto también están mezclados, así como el país, de diversas naciones pues hay mucho talento latino en sus filas, han seguido la pauta de contratar a jóvenes que ayuden a tener una escuadra fresca.

En la institución militan jugadores de nacionalidad colombiana, griega, peruana, brasileña, eslovena, entre otras, incluso un defensor que pertenece a Tigres, Danilo Arboleda, constituye al cuadro europeo desde hace dos años. En esta ocasión, por primera vez en su historia estarán dentro del torneo y enfrentarán a nada menos que al Real Madrid, Inter de Milán y el Shakhtar Donetsk al pertenecer al Grupo D. “Somos el orgullo de Transnistria y también del futbol moldavo”, dijo el peruano Gustavo Dulanto para Marca.

El sueño que vive el Sheriff

El Sheriff Tiraspol selló su pase a la fase de grupos en esta edición tras vencer de ida 3-0 al Dinamo de Zagreb de Croacia y empatar sin goles en la vuelta. Después de 18 intentos,  se instalaron por fin en esta ronda. Este año derrotaron al Teuta Durres de Albania 5-0, luego a la Estrella Roja de Serbia 2-1 y en su penúltimo encuentro golearon al Dinamo Zagreb. Por primera vez llegaron a un torneo continental, pues en la Europa League no avanzaron de la preclasificación en 2010, 2011, 2014 y 2018.

Ya se jugó la primera jornada de la Champions y los de Tiraspol sumaron su primer triunfo tras vencer 2-0 al Shakhtar con dos goles dignos de marcar historia. No obstante, en un principio parecía que este duelo no podría llevarse a cabo por la injerencia de la UEFA dentro de los partidos entre naciones con conflictos y como Transnistria es financiado por Rusia y el Shakhtar es residente de Ucrania y hay tensión entre estos, parecía que sería cambiado. Sin embargo, Donetsk es una zona que está a favor de la política rusa y por ello se efectuó sin mayor altercado. Además de su gran debut, hoy derrotó de visita al real Madrid. Enmudeció al Santiago Bernabéu, lo que lo posiciona como líder del Grupo D. El Sheriff sueñan despierto.

 

Leer más: APOEL: un sueño griego en Chipre

Síguenos en Google News

 

Por: Samantha González Silva / @ssmanthaglez

Comentarios