Por un instante, pensemos que la historia universal dejó páginas borrosas y tenemos que escribir de nuevo ciertos acontecimientos que no quedan claros. Vamos a situarnos en México 1970, durante la Copa del Mundo. Pongamos atención especial a un equipo increíble: Perú. Esta es una época dorada del balompié andino. En medio de grandes figuras, destaca un crack exquisito, le apodan el Nene; su nombre es Teófilo Cubillas. Este mediocampista deleita a la tribuna con sus regates, su zigzag y sus dribles que finalizan en gol. La selección peruana viene con un excelente cuadro preparado para la justa mundialista.

Lee más: Medios latinoamericanos para seguir la Copa América

En el camino a la copa dejó fuera a la poderosa selección de Argentina, y ahora en el Mundial se enfrenta a Bulgaria en su primer encuentro. El marcador es de 3-2 en favor de Perú. Por supuesto que el Nene Cubillas ha marcado el gol del gane.

El siguiente rival es Marruecos. El encuentro parece un diálogo entre Teófilo y la afición: ellos piden jugadas y Cubillas las ejecuta. Ya anotó el primero y dio paso a que Roberto Chale metiera el segundo. Para cerrar la tarde redonda, el Nene mete el tercero para Perú y su segundo del encuentro. En el último partido de grupo, Perú disputa el primer lugar frente a la Alemania Federal; Müller marca 3 y Cubillas 1. Se tendrán que ver las caras con Brasil en los cuartos de final.

Te puede interesar: José Manuel Laguna, de la grada a la cancha

El estadio Jalisco está pletórico. La verdeamarela tiene figuras tremendas, entre ellos un tal Pelé que se ha consagrado campeón del mundo en 2 ocasiones, aunque eso no impide que Perú salte al campo con su enorme potencial. El Nene está en un momento pleno de juventud y talento. Imparable, corre como nadie y su excelso toque de balón le permite servir el juego a sus compañeros, sin embargo, Rivelino se adelanta y Brasil está en ventaja. Eso no puede permitirlo Cubillas, que desde la media luna de su área deja varados a los centrocampistas de Brasil, se aproxima en un contragolpe con Gallardo, quien le regresa una pared y luego con un sutil toque encima del guardameta, anota.

El partido sigue empatado y Brasil empuja con todo. Carlos Alberto ha abandonado la defensa y parece más bien un extremo por derecha, Rivelino organiza el futbol desde el centro del campo y Pelé no ha podido anotar. Teófilo Cubillas ha logrado mantener a un par de defensas ocupados y pudo generar peligro, pero el tiempo avanza y los nervios incrementan.

En los últimos instantes del encuentro, cuando está a punto de irse al tiempo extra, Pelé se suspende en el aire para rematar un centro de Carlos Alberto y el balón se estrella en el larguero, Héctor Chumpitaz despeja y Roberto Chale controla, juega a dos toques con el Nene y éste conduce el balón… parece atemporal, por más rivales que elimina de su camino, el tiempo no transcurre y llega sin ningún apuro al área brasileña. Aquí la historia cambia, se reescribe y Cubillas queda como héroe anotando el gol que deja fuera a Brasil del Mundial de México 70.

Cuando le preguntaron a Pelé si participaría en la próxima Copa del Mundo, él contestó: No se preocupen, ya tengo un sucesor y es Teófilo Cubillas.

La semifinal frente a Uruguay sería un encuentro disputado pero con un claro favorito para la final: Perú. Con Teófilo Cubillas encendido, el partido se resolvió cuando Gallardo anotó el primero a pase de Teófilo y luego el Nene cerraría con un gol de tiro libre. La Garra charrúa no pudo con la mejor selección peruana en toda la historia. La final se iba a jugar en el legendario Estadio Azteca, el rival era la selección italiana de Facchetti, de Bertini, de Gigi Riva, entre otros. El desenlace inmortalizó la figura de Cubillas y el rotundo éxito de la única era en que Perú dominó el balompié mundial.

El texto anterior coincide con la realidad hasta el enfrentamiento con Brasil. A partir del gol de Jairzinho, se vuelve una ficción derivada de una pregunta: ¿qué hubiera sucedido si Teófilo Cubillas y Perú hubiesen triunfado frente a Brasil en el Mundial de México 70?La respuesta de Pelé s verídica, claro, la dio luego de levantarse campeón del mundo.

El Nene Cubillas nació el 8 de marzo de 1949 y es una de las figuras más recordadas del futbol peruano. En 1972 fue elegido como el mejor futbolista sudamericano del año, compitiendo con figuras como el legendario Pelé. Un ídolo en toda la extensión de la palabra que debutó en el Alianza de Lima y después de un breve paso por el futbol europeo, emigró a la liga estadounidense de futbol, donde puso fin a su carrera.

Por Jorge Emilio Mendoza Piña @georgehatetweet

Comentarios