Torino
Torino

De la mano del arquitecto mesinés Filippo Juvarra, en el año de 1731 se terminó de edificar la basílica de Superga en Turín para conmemorar la preservación de la independencia contra las tropas de Luis XIV. Imponente y de una arquitectura particular, se edificó en lo alto de una colina, en el mismo lugar en que el todo el equipo del Torino FC perdió la vida en un avionazo el 4 de mayo de 1949.

Leer más: ¿Por qué Blaszczykowski regresó al equipo de sus amores?

Con la elegante casaca color granate, Il Grande Torino había ganado todas las ligas que se habían disputado (a pesar de la Segunda Guerra Mundial) a partir de la temporada iniciada en 1942. Como locales mantenían un récord invicto de 93 partidos sin perder desde 1943, y diez de los once titulares de la Selección Italiana que jugaría el Mundial de Brasil (al que después viajaron en barco por el trauma), formaban parte de aquel mítico equipo del Toro. Sin duda era el mejor club del mundo.

Venían de Portugal tras el partido de despedida del portugués Xico Ferreira del Lisboa. Fue la niebla la que complicó la visibilidad del piloto y lo hizo chocar justo en el lugar en el que está construida la Basílica de Superga, que entonces era emblemática por albergar las tumbas de los reyes de la casa de Saboya. Hoy ese lugar es el santuario de los futbolistas que iban en ese avión en el que no quedó nadie vivo.

Por solidaridad, el club River Plate de Argentina impulsó un partido amistoso en Italia a beneficio de las familias en luto contra un combinado de la Serie A. Desde aquel acto ejemplar de hermandad, el Torino ha tenido algunos uniformes con una franja en el pecho como agradecimiento, y le cedió a los millonarios el color granate de su uniforme, que utilizan en su tercera equipación.

Ver más: Entrevista a Zague.

Síguenos en Google News

 

Por: Pedro González / @gonmoc

Comentarios