Esta historia ya podríamos haberla visto antes, nos la dio el Fulham el en la temporada 2018-2019. Recién ascendido a la Premier League, el equipo de Londres intentó asegurar su permanencia en el máximo circuito inglés con billetes. 

Tras derrotar al Aston Villa en la final de los Playoffs, Shad Khan, propietario del equipo, decidió que era momento de liberar unos cuantos euros para que su club no retornara a la temida Championship. Con un desembolso de 112 millones de euros (el quinto más alto de la Premier aquel año), el descenso parecía imposible, hasta que descendieron. Parece que para el Aston Villa, los fantasmas de la navidad pasada no existen, pues todo indica que usarán la misma fórmula para mantenerse en la Premier League.

El retorno del Aston Villa

Tras vencer al Derby County de Frank Lampard en la final de los Playoffs con un marcador de 2-1, los de Birmingham retornaron a la Premier League. Este logro no era menor si se tiene en cuenta las circunstancias en las que se sumergieron en el segundo circuito. Aunque los villanos ya habían conocido las divisiones inferiores en años anteriores (1969/1970 y 1986/1987), desde que la Premier League fue rebautizada, el club se convirtió en una constante en el la categoría más alta del futbol inglés. Sin embargo, luego de varias temporadas caminando en el filo, el Aston Villa descendió en el 2016

También te puede interesar: Kick It Out: La discriminación en el futbol inglés

Pasaron 29 años para que el club se reencontrara con ese escalón y lo hizo gracias a una campaña desastrosa que se convirtió en la peor de toda su historia: 23 derrotas, sólo 23 goles a favor y 64 en contra, además de lograr sólo 16 puntos, con únicamente 3 victorias en toda la temporada.

¿De dónde vienen?

Con estos antecedentes es claro que el Aston Villa tiene una cuenta pendiente con su afición. El retornar a la Premier League para únicamente volver de forma inmediata o merodear peligrosamente los puestos en el sótano de la tabla no es una opción. La directiva lo tiene claro y no escatimaron en poner entre la Championship y ellos muchos billetes de por medio, los suficientes para convertirse en uno de los equipos que más gastaron en fichajes durante esta temporada. Los cuartos, para ser exactos.

Dean Smith, técnico del club, trajo a una gran cantidad de jugadores con la intención de que el proyecto no se tambalee y las cosas se mantengan. Entres los fichajes que destacan se puede contar el delantero brasileño Wesley,  quien llega del Brujas y tuvo un costo de 25 millones de euros. Por su parte Tyrone Mings, defensa central que resultó fundamental para el ascenso, pertenecía al Bournemouth. Terminaron por ficharlo a cambio de 22,3 millones de euros.

Los refuerzos

Aunque estos fueron las dos apuestas más caras del conjunto, no fueron las únicas. Matt Targett llegó del Southampton, y tuvo un costo de 15,6 millones de euros, mientras que el refuerzo de Ezri Konsa supuso una ganancia de 13,3 millones para el Brentford. En total han gastado más de cien billetes de los grandes en contrataciones.

Es evidente que el hecho de que el Fulham descendiera en la temporada inmediata, tras gastar una gran cantidad de dinero, no creó una regla, pero es un fantasma que queda acecha al Aston Villa. Dean Smith y los suyos deben ir más allá de la cartera si quieren asegurar su sitio en el máximo nivel.

 

Por Alberto Roman / @AlbertoRomanGar

Comentarios