Es un hecho, las Chivas están en crisis. Tan solo en en el Clausura 2019, el equipo de Guadalajara terminó el torneo como el lugar 14 con 18 puntos En cuanto al balance de goles recibidos y anotados, Chivas anotó 16 y recibió 21 goles. Por si fuera poco, la tabla de cociente se perfilaba para ser un problema económico más para el rebaño.

Las cosas no cambiaron para el Apertura 2019, pues hasta a fecha 10 el rebaño se mantiene en e lugar 15 general con 11 puntos con 16 goles en contra. Por otro lado en la tabla porcentual Guadalajara es el penúltimo lugar con un cociente de 1.0513 solo por encima de Veracruz. Todo esto se resume en la palabra que en su momento  Alberto Coyote señaló: “sencillamente entender nuestra realidad. Nuestra realidad en este momento es ocuparnos del tema porcentual”. ¿De dónde viene la crisis?

José Luis Higuera: uno de los principales implicados

Jorge Vergara se distanció de Chivas debido a diverso factores. Uno de ellos, quizás el más importante, es su divorcio con Angélica Fuentes, proceso legal que desencadenó otros problemas financieros. El SAT reclamó en su momento 800 millones de impuestos correspondientes a la gestión de Fuentes, más los 600 millones que desembolsó para recuperar Omnilife.

Todos estos contratiempos financieros mermaron la actividad de Vergara con el club. Por lo cual, el CEO, José Luis Higuera, tomó las riendas del equipo junto a Amaury Vergara (hijo del dueño). Sin embargo, todos los reflectores recaen sobre el CEO, quien  en diciembre declaró: “no me trajeron para que el equipo funcione en la cancha de manera directa. No vine para hacer campeón a Chivas, vine para otra situación empresarial”.

De forma tajante, Higuera marcó una línea con la afición, misma que en repetidas ocasiones ha pedido su despido. Petición que parece justa ya que Chivas no ha regresado al protagonismo. Desde su último campeonato en el Clausura 2017, el equipo se alejó de las liguillas. Terminó su relación con Matías Almeyda quien le había devuelto la identidad futbolística a la institución.

Te puede interesar: El partido que originó el clásico nacional

Por otro lado, la prensa lo señala como el encargado de la salida de dos jugadores. El primero es Víctor Guzmán, quien desde su llegada a Pachuca se consolidó en primera división y es considerado uno mediocampista de nivel de selección. El segundo es una de las revelaciones del presente torneo, J. J. Macías, quien se perfilaba para despegar su carrera en Chivas, pero terminó saliendo a León.

Para la afición en general, Higuera, más que un líder de un proyecto económico y deportivo, es un villano que no está dispuesto a generar canales de comunicación. Su gestión no solo esta marcada por la partida de Almeyda, sino por el cese de Cardozo, con lo que un proyecto deportivo más se derrumbó.

Cardozo y Tomás Boy los últimos en la lista negra de Chivas

Tras consumarse la derrota ante Pumas del torneo pasado, Cardozo perdió toda credibilidad ante la afición. Esto vino a redondear una serie de fracasos deportivos durante su estadía en el banquillo. La decepción rotunda del Mundial de Clubes fue la primera de ellas. Chivas perdió en cuartos de final ante Kashima Antlers y después el Esperance de Túnez lo venció en la tanda de penales. La actuación fue totalmente decepcionante.

Otra factor fueron los clásicos. En dos partidos contra América, Chivas no pudo anotar ni un solo gol, y las águilas los echaron de la Copa MX. A esto hay que sumar la derrota ante Pumas por marcador de 2-1. En líneas generales, el rebaño no demostró durante la estancia de Cardozo una mejoría significativa en su juego.

Podríamos definir al equipo de Cardozo como un cúmulo de esfuerzos individuales, principalmente de Brizuela y Molina. Pero como conjunto, la ofensiva no pudo definir partidos y en defensa seguía mostrando problemas de solvencia en momentos importantes. Hay que decir que las lesiones no contribuyeron en nada. Cardozo es víctima de un proceso que cuenta en sus filas con 25 técnicos, la mayoría de ellos cesados por malos resultados. Un proyecto fallido con todas sus letras.

La salida de Cardozo es producto de una vorágine de intentos fallidos por revivir una cantera y traer a jugadores mexicanos consolidados o que sean referentes en sus posiciones. Chivas requiere de un proceso realmente integral. Lo deportivo y lo económico son cuentas pendientes en el club y mientras no resuelvan esto, todo indica que su verdadera lucha efectivamente estará en la parte baja de la tabla de cocientes.

Tras la salida de Cardozo, se confirmó la llegada de Tomás Boy como director técnico del rebaño. Boy empezó su carrera técnica desde 1989 con el Tampico Madero y ha comandado a 8 equipos nacionales distintos, no cuenta con ningún título en su trayectoria. Tomando en cuenta esto, la llegada del mexicano al banquillo rojiblanco significó un intento más por recuperar el rumbo de Chivas.

Sigue leyendo: Martínez Garza, Chivas y Pemex: Verano del 97

 

El resultado claramente no fue el esperado pues los números de Tomás Boy no son favorables. En 13 encuentros dirigidos perdió 7, empató 2 y ganó tan solo 4 encuentros. De acuerdo con Transfermarkt su promedio de puntos era de 1.08 por encuentro, cifra que no le alcanzó para quedarse en el banquillo. Por otro lado, el funcionamiento del equipo dejaba mucho que desear, problemas en la definición y desatenciones en la zaga defensiva condenaron a Tomás Boy.

El estratega mexicano será recordado más por el espectáculo que acostumbraba dar en el banquillo y por sus declaraciones en ruedas de prensa. Lo cierto es que la gestión de Tomás Boy es tan solo un eslabón más en la profunda crisis que vive Chivas. Los problemas en el banquillo son tan solo un síntoma de un mal mayor y Tomás Boy, nunca fue una verdadera solución para el Rebaño

¿Conoces su carrera como futbolista? Tomás Boy fue un ídolo de Tigres. 

Tomas Boy juagador

¡El jefe Boy al ataque!Así la rompió con TigresOficial

Posted by Apuntes de Rabona on Thursday, May 25, 2017

En agosto de 2018 hicimos este análisis que puede dar muchas luces respecto al problema multifactorial de Chivas. Velo con detalle. 

Por: José Macuil García

Comentarios