Joao Maleck
Joao Maleck

Hace una semana llamó la atención que, en la página de la Liga MX, en el equipo de la Sub 20 de Santos Laguna, apareciera el nombre de Joao Maleck dentro de los jugadores registrados. Maleck salió de la cárcel bajo fianza el 15 de diciembre tras haber sido encontrado responsable de homicidio culposo por un accidente automovilístico, en donde viajaba alcoholizado, a exceso de velocidad y que cobró la muerte de una pareja en Zapopan, Jalisco, en junio del 2019. 

¿Por qué está registrado?

Luego de que se hablara del registro de Joao Maleck en la subdivisión de los Guerreros, Dante Elizondo, presidente del club, habló con Mediotiempo para comentar de esta situación. Explicó que aunque el futbolista esté entre los delanteros del equipo, no significa que vaya a tener actividad, pues su registro solo es por el contrato que tienen con el jugador desde 2018 y que, además, rebasa el límite de edad para jugar allí, pues tiene 21 años.

El jugador de ascendencia camerunesa, de padre francés y madre mexicana, estuvo en prisión preventiva desde el 26 de junio del 2019 y salió el 15 de diciembre del año pasado. Aunque él seguía recluido durante el Torneo Guardianes 2020, en la jornada 3, su nombre también apareció en la lista de los integrantes de la Sub 20 pero, desde entonces, se refirió a que fue por el contrato del cual no recibía sueldo.

Las consecuencias

Fue declarado culpable por el homicidio culposo de María Fernanda Peña y Alejandro Castro, la pareja que viajaba en el auto en donde se impactó. Y a pesar de que su condena fue de tres años, ocho meses y 15 días en el Penal de Puente Grande, obtuvo el beneficio de libertad bajo caución, esto porque tenía 20 años cuando ocurrió el siniestro.

Así que al final, el Joao Maleck salió de la cárcel luego de que su aseguradora pagara poco más de tres millones de pesos repartidos de la siguiente manera: 1 millón 138 mil pesos para la familia de María Fernanda; dos pagos de 927 mil 396 pesos para los hijos menores de Alejandro Castro (de su anterior pareja), y al ayuntamiento, 6 mil 584 pesos.

Joao Maleck, además de truncar la vida de una pareja de recién casados, también frustró su sueño en el futbol europeo. Cuando ocurrió el accidente, Joao estaba en calidad de préstamo con el Sevilla B de España, luego de haber incursionado en el Oporto de Portugal. Después de que fuera arrestado por ser responsable del choque, el equipo español rescindió de sus servicios y su carta pertenecía a Santos Laguna.

¿Se acabó el futbol?

Sí, lo separaron del último conjunto con el que jugó pero, ¿en México qué ha pasado tras su liberación? En la Comarca se dice que no tiene lugar y tampoco en Atlas, equipo también perteneciente al Grupo Orlegi. Así que el futuro del jugador sonó, primero, en Tampico Madero, campeón de la Liga Expansión y también propiedad de Orlegi. Posteriormente, se rumoró el interés de Pumas Tabasco aunque después, Ramón Neme Sastré, presidente del equipo, lo desmintió al decir que no podrían aceptar a Maleck por cuestiones de ética y disciplina

Y con el último equipo al que le se asoció fue Tepatitlán, de la misma liga que los anteriores. Dante Elizondo incluso admitió que con ellos hubo charlas pero no llegaron a formalizar, por lo que el fichaje no se realizó. La fecha máxima para que Joao Maleck encontre un equipo será hasta el 31 de enero

No obstante, hablar de una fecha límite implicaría que, aun con todo, se buscara retomar cuanto antes su carrera deportiva. Él ya lo externó, dijo que buscaría volver al futbol pero, ¿la liga lo permitirá? Esta aún es una interrogante, pero con lo sucedido con Renato Ibarra, por ejemplo, pareciera que sin importar qué tan graves sean los delitos que hayan cometido, si tienen potencial y son del interés de cualquier equipo, tienen una oportunidad en el balompié nacional.

De Maleck se habló de un futbolista prometedor desde fuerzas básicas: su inicio en Chivas, su llegada a Santos Laguna, su paso por Europa y su intención de representar a la Selección Mexicana. Entonces, ¿su futuro como deportista dependerá de lo que realizó dentro de la cancha o lo que cometió fuera de ella?, ¿y qué tan válido será tener a un jugador que mostró cualidades interesantes como delantero, pero que es culpable del homicidio culposo de dos personas? 

En esta parte regresan los debates de la delgada línea que hay entre los futbolistas como profesionales y los futbolistas como individuos sociales, y el de qué tan oportuno es que regrese al césped y se le den segundas oportunidades. Pero esto, ya lo discutirán los medios de comunicación, los especialistas y la opinión pública, y lo definirá el mejor postor y a quien le interese más la cuestión económica que la ética, porque esto es algo que “casi no” se da en la liga.

Ver más: Caso Renato Ibarra: el juego de la impunidad – La Reimers Apunta

 

Por: Samantha González Silva / @ssmanthaglez

Comentarios