Era 2013. La Liga Mx prohibió la multipropiedad. En aquel momento diversos medios aseguraron que la intención de este movimiento era evitar que Carlos Slim aumentará su poder dentro del balompié nacional. Mediante América Móvil el empresario tenía el 30% tanto del Club Pachuca, como del León. Ese mismo año también se hizo con Estudiantes Tecos, que militaba en el Ascenso MX. Decio de María, que entonces fungía como presidente de la Liga Mx, aseguró que la aspiración de la institución era lograr que para el 2018 la multipropiedad estuviera totalmente erradicada del futbol nacional. Es claro que esto no fue así.

 

La multipropiedad en nuestro país

Ese fenómeno no es reciente en México, solamente basta con recordar cuando bajo el brazo de Televisa se encontraban América, Necaxa y San Luis, por ejemplo. Actualmente la práctica sigue vigente. Por ejemplo, Grupo Pachuca posee tanto al club Pachuca como de León. Otro club que refleja de manera transparente la normalidad con la que se maneja esto, es Atlas, que se encuentra bajo el cobijo de la multipropiedad actualmente y lo estuvo con sus dueños anteriores.

También te puede interesar: TUDN, la última apuesta de Televisa

Atlas atravesaba por una crisis económica importante cuando la televisora del Ajusco apareció con 50 millones de dólares. La Asamblea de Socios de los Zorros terminó por aceptar la oferta y Salinas Pliego aseveró en Twitter que “es un privilegio, un compromiso y una gran responsabilidad darle a la afición rojinegra y al Club Atlas el apoyo que se merecen”. Lo curioso es que esta transacción se dio en a finales de 2013, mismo año en el que la multipropiedad fue prohibida. Al respecto el hasta entonces presidente de la institución rojinegra, Eugenio Ruiz Orozco, aseveró que “Nosotros solamente somos vendedores, el tema de la multipropiedad no está en nosotros”

 

Sin inversionistas

Precisamente aquel 2013, la liga estableció que durante el siguiente lustro ninguno de los dueños podría hacerse de un nuevo equipo. Sin embargo esto no pareció ser impedimento para Tv Azteca. Atlas volvió a ser protagonista en este ámbito, cuando este año pasó a manos de Grupo Orlegi, quienes ya tienen bajo su poder a Santos Laguna.

Enrique Bonilla, actual presidente de la Liga Mx, fue cuestionado acerca de esto, a lo que respondió que “La realidad es que no tenemos inversionista que se acerquen a querer comprar equipos en el fútbol mexicano y nosotros debemos trabajar para probar que es un futbol moderno, que los viejos usos y costumbres los estamos matando”.

Sin embargo, y a pesar de todos los inconvenientes que esto puede suponer, los resultados de la multipropiedad no han sido negativos dentro del futbol mexicano. Salvo los Zorros, la mayor parte de los equipos que se encuentran bajo este modelos tienen un paso regular dentro del balompié. Además no suelen encontrarse entre los equipos que pueden perder la categoría o que tienen adeudo alguno con sus jugadores.

 

El último lustro

Y no sólo esto, sino que han logrado tener un desempeño constante en términos deportivos, llegando incluso a obtener títulos en el último lustro, de los últimos once torneos, han logrado hacerse con poco más de una cuarta parte (León en el Clausura 2014, Santos en los Clausura 2015 y 2018, y Pachuca en 2016).

Bruscamente dicho, la multipropiedad pareciera dar resultados. Recientemente en el portal de Forbes, Iván Pérez escribió que “Planeación y creación de infraestructura para generar ingresos y valor a mediano plazo: ésas son algunas de las estrategias de Orlegi y Grupo Pachuca. Esta afirmación nos muestra que bajo este esquema, los clubes no solamente han logrado resultados económicos, sino también en lo deportivos. Esto no es una apología al hecho de la multipropiedad, sino que más bien es un reflejo de la manera en la que el futbol nacional funciona hoy. 

 

Por Alberto Roman / @AlbertoRomanGar

Comentarios