Keylor Navas
Keylor Navas

En cada Mundial hay un “grupo de la muerte”. Este apelativo sirve para señalar aquellos grupos donde las posibilidades de supervivencia son ínfimas. Son los titanes, los grandes ganadores, peleando por un lugar entre ellos. Cualquiera que no esté a la altura de estos rivales y comparta grupo, se le suele dar por muerto. Y no sin cierta razón. Son generalmente las potencias quienes avanzan en estas instancias. Brasil 2014 ha sido uno de los testimonios más claros de que si bien esto es una regla general, las excepciones siempre están dispuestas a resquebrajar las apuestas.

En el grupo D convergieron Uruguay, Italia, Inglaterra y Costa Rica. No parecía difícil predecir qué nación quedaría fuera. Costa Rica no era la favorita, pero el combinado tico no solamente logró asegurar su sitio en la siguiente ronda, sino que lo hizo avanzando en primer lugar de su grupo. Victoria contra Uruguay e Italia, junto a un empate contra los ingleses. En los octavos dejaron a Grecia en el camino y lograron llevar a los Países Bajos hasta los penales, donde terminaron por caer. En el épico papel que desempeñó Costa Rica aquél 2014, Keylor Navas tuvo un papel protagónico.

La salida de Costa Rica

Desde entonces varios equipos de talla mundial comenzaron a cortejarlo con la intención de hacerse de sus servicios. Y es que Navas no fue un arquero del Mundial, sino que su brillante paso ya tenía antecedentes previos. Brasil 2014 fue una vitrina que le dio proyección mundial, pero su calidad ya se había venido demostrando desde tiempo antes.

Comenzó su carrera en el Saprissa de su país, donde militó desde muy pequeño. Ahí logró conseguir una cantidad importante de títulos, lo que le dio un nombre a nivel nacional. En honor a la verdad debe mencionarse que la liga de Costa Rica no es una de las más monitoreadas del mundo, condición que no hace sino volver más destacable el hecho de que un equipo europeo se interese en él.

El Albacete fue el responsable de hacerlo cruzar el gran charco. Llegó al cuadro español en 2010. Sus actuaciones no decepcionaron y pronto comenzó a hacerse de un nombre en España. Para la siguiente temporada, el Levante ya lo tenía en la mira y jugó en este club a préstamo, donde dio extraordinarias actuaciones (en la Copa del Rey, en la Liga la titularidad la tenía Gustavo Munúa). Poco tiempo bastó para que los Granotes decidieron comprar al cancerbero tico.

Keylor Navas brilla en Europa

Para la temporada 2013-2014 Keylor Navas fue una pieza fundamental en la permanencia del equipo blaugrana en Primera. Le arrebató la titularidad a Munúa y no sólo consiguió hacerse del puesto, sino que se metió de lleno en la pelea por el premio al mejor portero de la temporada. Uno de sus rivales fue el belga Thibaut Courtois. Al final logró llevarse la distinción. Además, consiguió hacer historia dentro del club al lograr una marca de 360 minutos sin recibir un gol.

Estos números, aunados a su gran actuación en Brasil, le valieron el ingreso al Olimpo Merengue. Su estancia en el Santiago Bernabéu se vio favorecida por la partida de Iker Casillas, histórico de la Casa Blanca con una despedida bastante gris. La portería fue del costarricense y no pareció tener dificultades hasta que Zidane abandonó el banquillo. Con la partida del francés, la caída del Madrid se hizo patente, y con el club también padeció Navas. La primera adversidad que atravesó fue la llegada de Courtois en el verano del 2018. Desde hacía varias temporadas los medios españoles aseveraban que las altas esferas del club tenían interés en la llegada del arquero belga.

También puede interesarte: ¿Por qué el Barcelona olvidó su cantera?

Con la llegada de Lopetegui, Navas comenzó a proteger la meta únicamente en la Champions, mientras que Thibaut era el titular de Liga y Copa. El director español duró muy poco en el puesto y fue suplido por Solari, quien comenzó a usar a Keylor Navas solamente en la Copa. Los malos números que presentó el club a lo largo de la temporada hicieron que Zidane retornara al mando de la Casa Blanca, lo que implicó el regreso de Keylor como el máximo defensor del arco merengue (aunado a una lesión de Courtois).

La salida de la Casa Blanca

Con este acomodo con aroma a las viejas glorias, parecía que todo volvía a estar a favor del arquero centroamericano. Sin embargo, hace poco trascendió que el Real Madrid no cuenta más con él. El cancerbero que protegió el arco en las tres Champions se va. Pero no solamente logró hacer historia dentro de las vitrinas merengues, sino que también se convirtió en el primer costarricense en ganar el máximo campeonato europeo de clubes. Lo máximo que habían alcanzado en ocasiones anteriores fue los cuartos de final.

La partida de Keylor también apunta a una renovación generacional: Navas tiene ya 32 años, mientras que Courtois 27. La necesidad de un recambio es un momento que inminentemente llega, y debe hacerse. De no darse hoy, habría llegado más adelante. Sin embargo, valdría la pena que Keylor Navas sea despedido como parte de un once histórico que consiguió tres títulos de Champions (entre otras cosas) y no de la forma en la que se fue otro icono del madridismo: Casillas.  

Un nuevo hogar en París

El Paris Saint-Germain era un equipo protagonista a nivel nacional, pero tenía hambre de gloria, y por ello comenzó a fichar a jugadores de sobrenombre internacional que le puedan dar lo que más anhelaban: la Champions League. Cuando se pensó en un arquero multicampeón y que fuera una garantía bajo los tres palos no se tuvo que buscar mucho.

Keylor llegó al Campo de los Príncipes en el 2019, rápidamente se hizo de la titularidad y sus actuaciones de nuevo le dieron la vuelta al mundo. Pero la llegada de la pandemia llevó a interrumpir el torneo nacional y, con el tiempo, el campeonato fue otorgado a los parisinos.

Al retomarse los torneos internacionales, el Paris tenía todo para ganar la Champions League, y llegó a la final sin muchos problemas, en donde tuvieron que verse las caras con un Bayern Múnich que humilló al Barcelona unas rondas antes. Era el momento y lugar para Keylor, después de años difíciles en Madrid podía regresar a lo más grande de Europa. Pero no fue así.

En lo que fue un partido cerrado y complejo, el Bayern Múnich fue el único que pudo hacer una diferencia en el marcador, y con ello puso el penúltimo paso para lograr el sextuplete. Desde ese momento sus actuaciones fueron irregulares, en momentos daba grandes atajadas y en otros se notaba desconcentrado. Fue por ello que los de pantalón largo comenzaron a buscar a alguien que pudiera suplirlo, o por lo menos generar la competencia suficiente como para que subiera su nivel.

Seguir luchando

El 2021 les dio la respuesta: el arquero sensación de Italia. Gianluigi Donnarumma venía dando buenos tintes en su selección, y tan solo dos días después de cortar la racha de 58 años sin poder conquistar la Eurocopa, fue anunciado como refuerzo. Desde ese momento las apariciones del costarricense han sido intercaladas. Ambos se han rotado la posición 

“No hay el más mínimo conflicto. Los dos somos amigos y todo va muy bien entre nosotros. Keylor y yo estamos unidos, como todo el vestuario. Ya sabes, ambos somos dos muy tranquilos y respetuosos.” (Gianluigi Donnarumma)

Actualmente, Keylor Navas tiene 35 años de edad, el retiro parece posponerse un año más, ya que alargó su contrato hasta junio del 2024, pero no es una idea que no ronde por su mente. Pero solo el tiempo dirá. Por ahora Keylor se prepara para lograr su cuenta pendiente, y con la mirada fija en la Orejona la historia de Keylor Navas aún no termina.

Leer más: Top 5 de jugadores costarricenses en México

Síguenos en Google News

Por: Miguel Ángel Bustamante Rosas / @MiguelB07 y Alberto Román / @AlbertoRoman

Comentarios