La historia del club argentino data de 1903, año en el que oficialmente se fundó el equipo, de la mano de Claudio Lorenzo Newell, hijo del apasionado del futbol y fundador de escuelas, Isaac Newell. Cabe aclarar que desde sus inicios adoptan los colores rojo y negro. Mismos que portaron jugadores como: Norberto Scoponi, Diego Armando Maradona y Gerardo Tata Martino.

El Tata: hijo del desarrollo social de Newell’s

Nos trasladamos a 1971, en este año Newell’s decidió enderezar el rumbo de su historia y con la diligencia de Armando Botti (de acuerdo con su portal la labor la continuaron: Emilio Carello, Eduardo Gallo y Mario García Eyrea) el leproso inició una nueva era. Primero se construyó su estadio, este proceso duro de 1973 a 1978 y se realizó “con fondos propios”.

A estas medidas le siguieron la fundación de la Escuela de Futbol Infantil Malvinas Argentinas, dos años después llegó el campo Bella Vista donde se depositaron los esfuerzos para la formación de jugadores. Este proyecto lo dirigió Jorge Griffa (jugador y entrenador de inferiores de Newell’s),  y un viejo conocido del futbol mundial, Marcelo El Loco Bielsa.

Jorge Griffa.

Para dimensionar la importancia del proyecto de Griffa y Bielsa, mencionaremos a algunos de los futbolistas que surgieron de esta cantera: Jorge Valdano, Américo Gallego, Gerardo Martino, Norberto Scoponi, Juan Manuel Llop, Gabriel Batistuta, Eduardo Berizzo, Fernando Gamboa, Mauricio Pochettino, Walter Samuel, Gabriel Heinze y Maximiliano Rodríguez,

Te puede interesar: ¿Quién es Gerardo Martino?

Regresando a la época de la creación y consolidación del proyecto de formación de jugadores. Éste se reflejaría con el campeonato en la temporada 1987-1988, es decir, 7 años después del debut del Tata con Newell’s. Sólo como dato, su debut lo hizo a los 17 años ante Platense.

Otro rasgo a tomar en cuenta en el citado campeonato (1987-1988), fue la plantilla, pues todos y cada uno de los jugadores venían de las inferiores de Newell’s. En la lista destacan Juan Manuel Llop, Sergio Almirón y por supuesto el actual técnico de la selección mexicana, Gerardo Martino (además de su auxiliar Norberto Scoponi)Aquel torneo lo finalizaron con 55 puntos en 38 partidos: 21 ganados, 13 empatados y tan solo 4 perdidos fue el saldo para aquel Newell’s plagado de canteranos.

El amor de Martino por Newell’s se traducía netamente en el campo, pues cada que vestía la camiseta del leproso el argentino le brindaba visión de campo, buen trato al balón y creatividad. Además del campeonato del 88, jugó la Copa Libertadores de 1988 y obtuvo el título en la temporada 90-91 dirigido por Bielsa.

De la fugacidad de Maradona a la longevidad del Tata

Esto lo llevo a España, pero regresaría en 1991 al club de sus amores, donde se mantendría con un paso más que destacable. En el torneo Clausura 1992 nuevamente levantó un campeonato con Newell’s.  Al año siguiente, se sumaría a las filas del equipo el astro argentino Diego Armando Maradona.

Aunque el paso del pelusa de oro no se compara con el de Martino, no deja de sorprender que dos virtuosos se juntaran en aquel campo. Tal vez no se encontraban en la mejor etapa de sus carreras, pero seguían siendo referentes del futbol. Maradona solamente jugó cinco partidos oficiales, de los cuales cuatro fueron junto a Martino. Seguramente la mayor pincelada del astro argentino durante su estadía fue la siguiente declaración:

Yo soy Diego Armando Maradona, DNI 14.276.579, fui, soy y seré leproso, sin ninguna duda. Porque aprendí a amarlo, estando muy poco en Rosario, pero desde donde me toque, desde donde esté, voy a siempre mirar el resultado de Newell’s. Porque me encanta, me encanta por los muchachos y por el 75% de la ciudad de Rosario. Le mando un beso grande a los leprosos, decirles que los quiero mucho, decirles que los extraño, y que volveré, volveré, porque a mí, cualquiera no me quiebra. Yo me llamo Diego Armando Maradona y soy de Newell’s

Por su parte el Tata decidió hablar en el campo, pues ostenta el récord  de 505 partidos con Newell’s, mismo que lo acreditan como el jugador con más partidos en dicha escuadra. A esto hay que agregar que Martino sumó 4 títulos con Newell’s, tres como jugador y uno como técnico. Hoy, a la distancia, seguramente recuerda con agrado aquel amor de  principios de los 90, un amor leproso.

Por: José Macuil García

Comentarios