Liverpool
Liverpool

Las estadísticas y las probabilidades comandan el mundo. Éste suele seguir sus designios. Entre las muchas cosas que se ven condicionadas por los números, se encuentra el futbol. Cuando en un encuentro alguno de los dos conjuntos lleva una ventaja de más de tres goles, es sumamente común que el espectador apague el televisor o sintonice otro encuentro que ofrezca una mayor emoción. Sin embargo, la realidad siempre ofrece deslices, excepciones que trastocan lo esperado. Entre los equipos que han sabido protagonizar este tipo de épicas en las que el que va abajo termina por hacerse con la victoria, se encuentran los residentes de Anfield. Por eso te dejamos cinco increíbles remontadas del Liverpool.

Liverpool 3-3 West Ham

La final de la FA Cup llevada a cabo en el Millennium Stadium sirvió de vitrina para esta épica remontada. Aquel 13 de mayo de 2006 los de Anfield pusieron el primer gol, por cuenta de Carragher, que al minuto 21 mandó el balón al fondo de la red… Propia. Un centro a ras de pasto de Scaloni terminó rebotó en sus pies y abrió el marcador en contra de los Reds. Sólo siete minutos después un disparo mal controlado por el portero Pepe Reina permitió que Ashton pusiera el segundo tantos para el West Ham.

Te puede interesar:

https://apuntesderabona.com/2019/05/07/tottenham-invertir-de-forma-correcta/

Los jugadores del Liverpool se encontraban en una situación desesperada y contaban con mala suerte ese día. Les habían anulado un gol y parecía que no encontraban la manera de romper la portería contraria, cuando un centro exquisito de Gerrard terminó en anotación, cortesía de una gran volea de Cissé. Era el minuto 32. Para el minuto 54 un balón mal rechazado en el área del West Ham se convirtió en una oportunidad que Gerrard no dejó pasar. 2-2. En el 64, Konchesky volvió a anotar por los Hammers, que de nuevo se encontraban adelante. Cuando el encuentro ya agonizaba (minuto 91), un balón rechazado en tres cuartos de cancha fue golpeado con violencia por Gerrard, dando el empate. El resto sería historia: una tanda de penales donde el Liverpool se hizo con la FA Cup de aquel año.

Liverpool 3 Olympiacos 1

Este fue un encuentro en la Champions League que se llevó a cabo el 8 de diciembre de 2004. El Liverpool se enfrentó al Olympiacos y se encontraba en una situación desventajosa de inicio: necesitaba ganar por dos goles si quería avanzar. Aunque el partido comenzó parejo, los griegos se adelantaron gracias a un gol de tiro libre cobrado por Rivaldo en el minuto 27. Los ingleses necesitaban ya de tres goles para salir con vida.

Florent Sinama-Pongolle (quien entró de cambio al minuto 46) sería el encargado de poner a los Reds en el mapa de nuevo a sólo unos minutos de haber arrancado el segundo tiempo. Aun así la remontada se veía como un escenario complicado. Faltando diez minutos para que el partido llegara al tiempo reglamentario, otro cambio elevó las esperanzas del Liverpool a una realidad palpable: Neil Mellor (que ingresó al 78), puso el marcador 2-1. Sólo faltaba un gol para que la hazaña fuese real. Gerrard, una vez más, se vistió de héroe a solo cuatro minutos del final. Prendió el balón desde fuera del área con una potencia que hizo imposible que el portero de Olympiacos pudiera hacer algo. El Liverpool logró su cometido.

Liverpool 4 Newcastle 3

Este encuentro se dio un 3 de abril de 1996 y comenzó de manera positiva para los Reds. Al minuto dos ya llevaban la delantera en el encuentro, gracias a un centro letal por parte de Jamie Redknapp, Robbie Fowler pudo rematar cómodamente. Sólo hicieron falta ocho minutos para que el marcador se igualara. En una jugada que se originó de un saque de banda, Leslie Ferdinand terminó rematando a portería casi desde el punto penal. Cuatro minutos después, el Newcastle volvió a anotar de la mano del francés David Ginola. El partido estuvo lleno de jugadas para ambos equipos hasta que terminó el primer tiempo con el 2-1 en el marcador, a favor del Newcastle.

Con el inicio del segundo tiempo, la esperanzas de los Reds retornó. Robbie Fowler volvió a hacerse presente en el marcador al minuto 55. Pero la alegría poco les duraría, ya que apenas dos minutos después el Newcastle volvería a encontrarse arriba en el marcador gracias a un gran pase filtrado por parte del colombiano Faustino Asprilla, que dejó prácticamente solo a Robert Lee, quien anotó con una gran frialdad.

Parecía ser que la ventaja no lograba quedarse del lado del Liverpool. Sin embargo la presión por parte de los Reds no bajó, lo cual terminó por darles resultado. Un centro milimétrico de McAteer fue rematado por Collymore, que logró perforar la portería de  Pavel Srníček e igualar los marcadores. Era el 68. En los límites del encuentro, fue justamente Collymore quien dio la victoria a su equipo, anotando al 92, gracias a un pase de John Barnes. Anfield se volvió loco. Con justa razón.

Liverpool 3 AC Milan 3

Esta épica tuvo lugar un 25 de mayo de 2005, en Turquía. Ya en este mismo torneo habían dado una remontada de magnitudes importantes, pero este escenario era todavía más imponente: La Final de la Champions League. El Estadio Olímpico de Ataturk recibió aquella noche al Liverpool y al Milan. Dos escuadras con una gran historia a sus espaldas y que se enfrentarían para conocer al mejor de Europa.

Sin que el reloj hubiese marcado el primer minuto de tiempo, Paolo Maldini adelantó a los italianos (con centro de Pirlo incluido). Aunque los Reds lograron generar un par más de jugadas, el Milan de Ancelotti estaba encima de ellos y para el 39 el segundo tanto de los italianos llegó de la mano de Hernán Crespo. Él mismo sería el encargado de anotar el tercer tanto del partido, gracias a un pase filtrado por parte de Kaká, que dejó prácticamente sentenciado el partido. Apenas era el primer tiempo.

También puede interesarte: Ajax, las claves directivas para entender su éxito

La llegada del segundo tiempo arrancó con un Milan que no bajó el ritmo, por lo que parecía que las cosas no iban a ser muy distintas. Sin embargo un centro al corazón del área (cortesía de Vladimír Šmicer) permitió a Gerrard rematar de cabeza con cierta comodidad, para mandar el balón a la red. Liverpool seguía lejos. Šmicer volvió a hacerse presente en el marcador, al disparar desde fuera del área, colocando el balón en la esquina inferior izquierda, lo que dejó desarmado a Dida, quien sólo se lanzó para hacer más estético el gol.

Los Reds únicamente habían necesitado de dos minutos para estar a un gol del empate, situación que llegó al minuto 60. Tras la caída de Gerrard en el área, el árbitro marcó infracción en contra de Gattuso y decretó penal. Xabi Alonso fue el encargado de ejecutar la pena máxima, que fue rechazada por el arquero del conjunto rossonero. Sin embargo el balón volvió a caer en los pies del español, que no perdonó dos veces.

Ambos equipos tuvieron varias oportunidades más, pero el partido se quedó con el mismo marcador hasta los penales, donde el Liverpool logró hacerse con el trofeo, y de paso con una de las memorables remontadas del Liverpool, y del futbol en general.

Liverpool 4 Barcelona 0

Las semifinales de la Champions League 2018-2019. El Barcelona de Lionel Messi logró imponerse en el partido de ida con un marcador de 3-0. La vuelta era únicamente un trámite. Sin embargo las cosas comenzaron a complicarse para los culés en cuanto pisaron Anfield. Siete minutos fueron suficientes para que el Liverpool se fuera adelante, cortesía de Divock Origi. El encuentro tuvo oportunidades para ambas escuadras durante el resto del primer tiempo, sin embargo ninguna de las dos logró convertir.

Para la segunda parte el Barcelona se encontró con un conjunto que llevaba el cuchillo entre los dientes. Al minuto 46 Andrew Robertson salió de cambio debido a molestias físicas, su lugar lo tomó Georginio Wijnaldum, que sólo necesitó de dos minutos para anotar un doblete que devolvía de lleno al Liverpool a la pelea. Cuando el partido ya se acercaba a su final, un descuido de toda la defensa del Barcelona permitió un cobro de tiro de esquina bastante cómodo a los Reds: Trent Alexander-Arnold mandó un centro raso prácticamente al pie de Origi. Ter  Stegen nada pudo hacer. 4-0 fue el resultado final. Liverpool podía saborear la final.

 

Por: Alberto Roman / @AlbertoRomanGar

Comentarios