Tito Vilanova
Tito Vilanova

“Tito conocía al Barça perfectamente.
Creo que todos los valores que transmite este club él los reflejaba en todo.
La verdad que era una persona muy humilde y espectacular”
(Leo Messi)

Un día como hoy, pero hace siete años, el Fútbol Club Barcelona vio partir a uno de sus grandes ídolos: Tito Vilanova. Víctima del cáncer de glándula parótida que venía arrastrando desde 2011. Mano derecha de Pep Guardiola en aquel Barça tan temido del sextete y sucesor natural del banquillo una vez que éste dejó el cargo.

El 25 de abril está marcado en la historia de los blaugrana, no solo se conmemora el nacimiento de Johan Cruyff, también es el día en el que se despide a un ídolo del barcelonismo. 

Tito Vilanova dirigió al FC Barcelona que logró 100 puntos en La Liga en la campaña 2012/13. En los primeros 19 partidos consiguió uno de los mejores arranques de la competición hacia la mitad de la temporada, 55 puntos de 57 posibles.

El club de su vida

Tito Vilanova inició su vínculo en el Club de su vida cuando tenía 15 años de edad, pasando las pruebas para incorporarse al equipo juvenil. Un año más tarde, pisó la Masia por primera vez, donde formó una gran amistad con Guardiola, Aureli Altimira y Jordi Roura. Años después compartiría con ellos tantos éxitos y alegrías como entrenadores del Barça. El Marqués, como era conocido cuando militaba en las inferiores del club, dejó una huella imborrable en el vestidor, en el campo y en los aficionados.

“Se le llamaba Marqués porque Tito tiene un porte y una manera de ser que parece señorito. Cuando había terrenos de juego con barro o el campo no estaba en buenas condiciones, era de las personas que siempre buscaba un pero, porque como a él le gusta mucho lo que es el buen futbol, decía que en estos campos no se puede jugar. Y de ahí le viene un poco lo de señorito”. Recuerda Jordi Russet para la web oficial de la Liga, compañero de Tito cuando compartían vestidor en la Unión Deportiva Figueres de la Segunda División española. 

Aunque nunca logró debutar con el primer equipo, Vilanova disputó dos amistosos con el Barcelona en 1989, posteriormente jugó en el Figueres, Celta de Vigo, Badajoz, Mallorca, Lleida, Elche y, finalmente, en la Gramenet, donde se retiró como futbolista.

Comenzó su carrera como entrenador del FC Barcelona a mediados de la temporada 2001/02 dirigiendo al Cadete B, equipo donde entonces jugaban Gerard Piqué, Cesc Fábregas y Leo Messi. Los técnicos que trabajaron a su lado consideran a Vilanova como un genio de la estrategia, destacado por ser un técnico analítico, cerebral, observador y de gestos contenidos

Tras un paso entrenando al Palafrugell, Figueres y Tarrasa se reincorporó al banco blaugrana en la temporada 2007/08 como ayudante de Guardiola en la dirección técnica del Barça Atlètic (Barcelona “B”), con el cual subieron de Tercera a Segunda División B.

El año siguiente, el dúo Guardiola-Vilanova se hizo cargo del primer equipo, con el cual ganaron un total de catorce títulos en cuatro años. Es el equipo recordado por ganar el sextete en 2009: Champions League, Liga, Copa del Rey, Supercopa de Europa, Supercopa de España y el Mundial de Clubes.

Máximo responsable del primer equipo

El 27 de abril de 2012, tras la renuncia de Guardiola, Tito Vilanova fue nombrado nuevo entrenador del primer equipo. Los resultados obtenidos confirmaron la apuesta por la transición. El Barcelona consiguió su inolvidable temporada tras cosechar 100 puntos y 115 goles a favor. Siendo líderes desde la primera jornada hasta la última y marcando una diferencia de 15 puntos con el segundo lugar de la tabla, el Real Madrid, que tan solo un año antes había conseguido el mismo récord de puntos.

Únicamente 5 equipos han llegado a tal cantidad en sus ligas locales: El Celtic FC en la 2001/02 con un total de 103 puntos y 94 goles a favor en la Premier League Escocesa; el Real Madrid en la 2011/12 con 100 puntos y 121 goles en la Liga; el FC Barcelona en la 2012/13; la Juventus en la Serie A con un total de 102 puntos y 80 goles a favor en la temporada 2013/14 y, el equipo más actual en conseguir esta cantidad es el Manchester City de Pep Guardiola, que en la temporada 2017/18 y con 106 goles marcados llegaron a los 100 puntos.

El éxito y reconocimiento también llegaron en forma de premios individuales. Fue elegido por los diarios Marca y Mundo Deportivo como el mejor entrenador de la Liga en 2013. El galardón fue recibido por el entonces Director Deportivo del club, Antonio Zubizarreta, pues la enfermedad de Tito le impidió acudir a la gala. Y siendo otorgado por el exentrenador del Bayern de Múnich, Jupp Heynckes, quien dedicó palabras muy emotivas hacia Tito Vilanova:

“Con Tito el equipo ha hecho un juego fantástico, como otros años. Tito es un gran estratega de futbol. Muy trabajador, reservado y valiente, que tiene una relación directa y fluida con los jugadores. Tiene un sentido positivo de los valores humanos. Su ejemplo no sólo está dirigido al mundo del deporte, sino al mundo en general, con elegancia. Te deseamos la suerte que mereces. Eres un campeón del deporte y de la vida”.

Una larga y sinuosa batalla contra el cáncer

Los primeros síntomas de su enfermedad aparecieron en diciembre de 2011, cuando fue operado y permaneció algunas semanas de baja durante su última campaña junto a Guardiola. Un año después reaparecieron los síntomas ya estando al frente del primer equipo, tras una goleada al Atlético de Madrid 4 a 1, el entonces presidente deportivo del, Sandro Rossell, en compañía con los capitanes del equipo, anunciaron que Vilanova había recaído de su enfermedad, siendo sustituido por su ayudante Jordi Roura durante los siguientes 16 partidos oficiales del equipo azulgrana.

Volvió a tiempo para celebrar el título de Liga desde el banquillo, dedicando unas emotivas palabras en el Camp Nou para Eric Abidal, quien apenas había vencido al cáncer:

“Debo deciros que me pone muy contento que hoy Abidal nos pueda acompañar y esté aquí con nosotros. Te digo que, si te sientes fuerte y tienes ganas te esperaremos lo que haga falta. Tu lucha es nuestra fuerza, que lo sepas”. 

Y cuando la siguiente temporada comenzaba a caminar, todo se acabó deportivamente. “Esta es la noticia que nunca hubiera querido dar. Tras evaluar los resultados de las pruebas rutinarias y de seguimiento a Tito Vilanova, se le ha presentado la opción de realizar un tratamiento para seguir controlando su enfermedad que le hace incompatible desarrollar la responsabilidad de ser el primer entrenador del primer equipo de fútbol”, anunció Sandro Rosell el 19 de julio de 2013, cerrando de esta manera su etapa como entrenador y fichando el Barça pocos días después a Gerardo Martino, actual entrenador de la Selección Mexicana.

Los siguientes nueve meses fueron de una constante lucha fuera del campo contra el cáncer. Lamentablemente, Vilanova no pudo ganar el partido más importante de su vida. Mientras, el equipo de sus amores perdía la siguiente Liga ante el Atlético de Madrid en la última jornada el 17 de mayo. Para ese entonces Tito ya no estaba entre nosotros.

Murió un viernes 25 de abril de 2014, después de haber sido sometido a una operación desesperada que ya no pudo superar.

El cáncer y el Barça

El cáncer ha manchado la pelota en todo el mundo, no solo el caso de Tito Vilanova, son miles de casos en el deporte. El Fútbol Club Barcelona ha tenido una serie de tristes historias con esta enfermedad. 

Éric Abidal fue diagnosticado de un cáncer de hígado en marzo del 2011, a los 31 años de edad. El cáncer era consecuencia de una infección por hepatitis B y de la que había sido tratado desde la infancia. Abidal pudo vencer su enfermedad después de un trasplante de hígado, siguió con su carrera como futbolista hasta el 2015. Y ejerciendo hasta el año pasado como secretario técnico del FC Barcelona.

La estrella del futbol holandés Johan Cruyff y emblema azulgrana, murió el 24 de marzo de 2016 en la ciudad de Barcelona por un cáncer de pulmón a los 68 años de edad. Y el caso más actual es el fallecimiento de la hija del entrenador Luis Enrique, Xana, a la corta edad de 9 años, víctima del osteosarcoma que pese a ser el cáncer óseo más habitual en niños y el tipo más común de cáncer óseo, tiene mucha menos incidencia que otras variantes en general.

Leer más: Vida y balón: el partido de Bradley

Síguenos en Google News

 

Por: Miguel Neri / @NeriClandestino

Comentarios