Stuttgart
Stuttgart

Fue el 19 de mayo de 2007, durante la última fecha de la temporada 2006/2007 de la Bundesliga, que una auténtica marea de “suabos” ocuparon la plaza central de Stuttgart.

Alrededor de unas 100,000 personas se reunieron para apoyar a su equipo frente pantallas gigantes que fueron instaladas en la plaza. 90 minutos después, el VfB Stuttgart venció al FC Energie Cottbus por un marcador de 2-1 y lograron levantar su quinto título de liga alemana, en un Estadio Gottieb Daimler que se estremeció de felicidad.

Situación previa al título

El Verein für Bewegungsspiele Stuttgart 1893 e.V. logró concretar una de las más impensables hazañas en la historia de la Bundesliga. Un equipo histórico del futbol alemán pero que una temporada anterior terminó la campaña en la novena posición, logró transformarse a base de talento y un sublime trabajo en equipo.

Los de Baden-Wurtemberg son uno de los equipos más ganadores en la historia de Alemania. A través de los años han logrado conquistar: 2 títulos de Campeonato Alemán y 3 títulos de Bundesliga (para un total de 5), 3 Copas de Alemania y 1 Supercopa.

Leer más: Hamburgo: El reloj se detiene

A pesar de su alentador pasado, en la década previa al título de 2007, el equipo fue bastante irregular con su desempeño. Algunos años compitiendo por puestos de competiciones europeas (incluso siendo escolta del Bayern Múnich en la temporada 2002-2003), y otros tratando de salir de la zona de descenso para mantener la categoría.

El sabor mexicano

Como se mencionó previamente, el equipo terminó la temporada 2005/2006 en la novena posición consiguiendo 43 puntos en total.

La directiva del club fue en busca de nuevos talentos con la intención de mejorar la posición del equipo con respecto a la temporada anterior. Fue en ese momento que el director técnico: Armin Veh, decidió apostar por un mercado desconocido y sin garantías: el mexicano.

El estratega había seguido a detalle la Copa Confederaciones de 2005 y la Copa del Mundo Alemania 2006, donde dos jugadores en particular llamaron su atención.

Leer más: Werder Bremen: ¿El descenso de un histórico?

La ilusión mexicana llegó en forma del sublime mediocampista, Pável Pardo y el talentoso lateral derecho, Ricardo Osorio. Al principio no se pensó en ellos para que se desarrollaran en jugadores clave, pero gracias a sus excelentes actuaciones lograron consolidarse dentro del cuadro titular.

Años después de conseguir el título, “El bebé” recalcó, durante una entrevista con Bundesliga en español, la importancia de haberse coronado campeones de Alemania siendo mexicanos:

“No solo fue Ricardo Osorio y Pável Pardo, por poner el nombre de México en alto, sino también para que los mexicanos se den cuenta de lo que somos capaces, que tenemos calidad y que podemos hacer grandes cosas”, declaró Pardo en la entrevista.

¿Cómo se logró el milagro?

Los guerreros aztecas llegaron para fortalecer un cuadro que ya contaba con el talento de figuras como: Mario Gómez (quien terminó siendo goleador del equipo), Arthur Boka, Cacau, un recién debutado Sami Khedira y el implacable arquero Timo Hildebrand.

Contrario a todo lo pronosticado, Armin Veh logró armar un equipo “sin estrellas consolidadas” pero con mucho corazón, que llegó para sorprender a gigantes de la liga como Bayern Múnich y Borussia Dortmund.

Para las jornadas finales compitieron por el campeonato con el Werder Bremen y Schalke 04. El conjunto de Gelsenkirchen dejó ir el liderato en la penúltima fecha con una derrota frente a Dortmund.

Este resultado favoreció al Stuttgart que no bajó la guardia y logró ocho victorias consecutivas en la recta final, consiguiendo 70 puntos para completar un auténtico milagro en la historia de la Bundesliga.

 

Por: Mario Badillo / @n7mariobadillo

Comentarios