Euro 1976
Euro 1976

Yugoslavia vio su gran oportunidad de levantar una Eurocopa en 1976, pues ya habían jugado dos finales en el pasado, aunque sin mucho éxito. Además, esta vez jugaban en casa y con su gente. Sin embargo, la gran favorita era Alemania Federal que venía de levantar la Copa del Mundo 1974 y un poco antes la Euro en 1972. A pesar de todo pronóstico, ni los plavi ni la mannschaft se hicieron con el título. El campeón de aquel torneo fue una discreta y sorpresiva Checoslovaquia; que de la mano de un innovador penal de Antonin Panenka, levantó su  primera y única Euro. 

Acompáñame a conocer la historia de la Eurocopa de 1976 y de cómo nació el penal a lo Panenka

Panorama internacional 

Recién iniciado el año, el gobierno de Estados Unidos reconoció haber realizado experimentos en humanos entre 1945 y 1947, para estudiar el efecto de las radicales ionizantes que sirven para fabricar bombas atómicas

Por otro lado, en California, un joven Steve Jobs, decidió fundar su propia compañía de cómputo, lo que no sabía Steve, es que aquel startup, cambiaría al mundo por completo, sí, estamos hablando del nacimiento de Apple. 

En diciembre, Fidel Castro tomó posesión de la presidencia de Cuba, cargo que no soltó hasta 2008. A la par, en Yugoslavia, robó el balón para jugar una de las Eurocopas más parejas y disputadas de la historia, que se resolvió de una manera muy peculiar. 

Fase de clasificación

Como en los torneos anteriores, el formato fue el mismo: una fase de clasificación y una fase final disputada en una sede, el país elegido para esta ocasión fue YugoslaviaEn la fase clasificatoria, se quedaron fuera grandes equipos, Checoslovaquia venció en un par de ocasiones a Inglaterra, quien fue la gran ausencia del torneo. Un sorpresivo Gales dejó sin opciones a Hungría

Sin duda el grupo 5 se consagró como el más complicado, pues emparejó a Holanda, Polonia e Italia, el sector se resolvió a favor de los neerlandeses, gracias a la diferencia de goles. 

Una Euro disputada 

El sorteo para cuartos de final, dejó partidos muy atractivos. Checoslovaquia derrotó a la URSS (2-0) en Praga, para después empatar a dos tantos en Kiev. Por otro lado, la “naranja mecánica” no encontró problemas para vencer a Bélgica con un global de 6 a 2. Yugoslavia era amplio favorito para eliminar a Gales, y así fue, con una victoria (2-0) en Zagreb y empate (1-1) en Cardiff. 

España no corrió con mucha suerte y le tocó jugar contra Alemania Federal, que venía de levantar el Mundial. Primero en el Vicente Calderón, la “Roja” se adelantó con un gol de Santillana, pero en los últimos minutos, la visita empató el juego por vía de Enrich Beer. La vuelta se jugó en el Olímpico de Múnich, donde los los tantos de Uli Hoeneß y Klaus Toppmöller, le dieron el boleto a semifinales a los teutones. 

Disputa por el título 

Belgrado y Zagreb, fueron las sedes elegidas para la fase final del torneo. Holanda era la elegida para arrebatarle el dominio a Alemania, pero la historia fue muy diferente. Zagreb fue la ciudad seleccionada para la primera semifinal del torneo. Checoslovaquia y Holanda disputaron un partido marcado por dos factores: la lluvia y el duro marcaje a Johan Cruyff

Anton Ondruš, capitán y defensa de Checoslovaquia inauguró el marcador de falta, a partir de eso Holanda se fue con todo su arsenal ofensivo en busca del empate, y gracias a la expulsión de Pollák al minuto 60, la Naranja Mecánica igualó el juego a quince minutos para el final. Posteriormente, el jugador Oranje: Neeskens, se hizo expulsar. Con diez hombres cada conjunto, se jugó la prórroga, en la cual Nehoda de cabeza y después Vesely, sentenciaron el partido a favor de Checoslovaquia.

En la disputa por el segundo boleto a la final, el equipo local: Yugoslavia se vio las caras ante la campeona del mundo. Alemania Federal, salió algo distraída al juego, situación que aprovecharon los yugoslavos, para marcar dos goles en media hora. El estadio del Estrella Roja se encontraba eufórico apoyando a los suyos. 

Helmut Schön (seleccionador alemán para ese entonces), busco alternativas en su banquillo y le dio entrada a Heinz Flohe y Dieter Müller. La mannschaft dejó ver su carácter ganador y con goles del recién ingresado, empataron el juego. 

El partido se fue al alargue, y cuando ya todos estaban pensando en los penales, volvió a aparecer Müller en el marcador. El delantero alemán completó un debut inmejorable, para meter a su selección en la gran final. En el partido por el bronce, Yugoslavia poco pudo hacer para que Holanda se llevará el tercer puesto del campeonato. 

Un campeón sorpresivo de una manera peculiar 

Para la final, nadie discutía que Alemania Federal era la gran favorita para lograr el bicampeonato europeo, pero en el futbol todo puede suceder de todo. Hay que recordar que Checoslovaquia, con un equipo lleno de jugadores desconocidos, logró eliminar en instancias anteriores a Inglaterra, la URSSHolanda

Los eslavos salieron enfocados a la final, y gracias a descuidos defensivos de la defensa teutona, rápidamente se adelantaron (2-0) en el marcador. Pero al igual que en la semis, Alemania no se vino abajo, y en la segunda mitad empataron el encuentro. Dieter Muller y Bernd Hölzenbein, en el último suspiro, se encargaron de hacer las anotaciones germanas. 

Definición para la historia: Panenka

El partido se llevó a los tiempos extras, donde el empate a dos tantos no se movió. Por primera vez en la historia, una Eurocopa se definiría en los penales. Ambos conjuntos anotaron sus primeros cuatro penales, hasta que el cobrador alemán Uli Hoeneß, mandó su disparo a las gradas. Posterior a eso, toda la responsabilidad para hacer campeona a Checoslovaquia, recayó en las botas de Antonin Panenka

Antonin tomó carrera, miró hacia un lado para vencer al portero, y contacto el balón delicadamente, para lograr picarlo y mandarlo al fondo de la red. De esta manera el mediocampista checoslovaco, hizo campeona a su selección e inmortalizó el famoso penal a lo Panenka, estilo de cobro que exige: confianza, atrevimiento, sangre fría y una técnica sobresaliente. Aún nos preguntamos de dónde sacó, la locura para lanzar ese penal inédito en la final de la Euro. 

 Leer más: Euro 1972: una nueva Alemania

Síguenos en Google News

 

Por: Diego Albarrán / @diego_cuba08

Comentarios