En el momento que Guillermo Cantú anunció a Gerardo el Tata Martino como el estratega de la selección mexicana, periodistas, líderes de opinión, conductores y aficionados al futbol, comenzamos a especular sobre las credenciales del argentino. El primer diagnóstico se dividía en dos: por un lado una opinión sesgada sobre su rendimiento, pues se basaba en su estadía en Barcelona.

Por el otro, la imagen de un hombre que heredó de Bielsa la manía por el estudió y la implementación de un estilo definido. Ambas caras se pusieron a prueba en el momento que debutó como estratega, y en cuanto ganó 9 partidos, la primera impresión fue buena. Sin embargo la reciente convocatoria para la Fecha FIFA de septiembre, fue un balde de agua fría pues en ella se encuentran los jugadores de siempre.

¿Por qué aparecen los mismos nombres?

Fue la pregunta que rondó la cabeza de todos al conocer que: Guillermo Ochoa (34 años), Miguel Layún (31 años), Héctor Moreno (31 años), Andrés Guardado (32 años), Javier Hernández (31 años) y el regreso Héctor Herrera (29 años) formaban la columna de la convocatoria del Tata. La extrañeza no viene de la calidad de los jugadores, pues todos cuentan con experiencia en Europa.

La crítica surge por la poca concordancia con las acciones recientes del estratega. Basta recordar el mini ciclo que Martino tuvo con seleccionados menores en el Centro de Alto Rendimiento (CAR) en el mes de agosto. Durante esos días se vio la faceta formativa del Tata Martino y más de uno pensó que se trataba del inicio de un proceso con miras a Qatar 2022.

Sobre todo si tomamos en cuenta que a la Selección Mexicana le viene un cierre de año a modo, pues solo deben afrontar las Fechas FIFA y la Liga de Naciones de CONCACAF. Lo que deja la oportunidad perfecta para que el estratega pruebe al talento emergente en partidos de la confederación, pero esto no será así.

Te puede interesar: ¿Quién es Gerardo Martino?

Entonces, ¿en qué se fundó la convocatoria del Tri? Considero que la decisión se fundó en lo económico. Los partidos que afrontará el seleccionado nacional en septiembre serán ante Estados Unidos el 6 de septiembre y Argentina el 10 de septiembre, ambos en territorio norteamericano. Por otro lado, ya sabemos que el negocio tricolor genera más de 300 millones de dólares anuales, y que por partido en la unión americana se lleva más de 2 millones por encuentro.

Otro factor a tomar en cuenta en la ecuación Selección Mexicana en Estados Unidos, es la importancia que tiene que los seleccionados clase A (es decir los futbolistas que nombramos arriba) asistan a estos encuentros, pues son el gancho para asegurar llenos en estos encuentros. En suma, Tata Martino sacrifico, o mejor dicho, no tuvo opción para convocar a jóvenes en estos partidos, de hacerlo las arcas de la selección corrían en riesgo de ingresar más dinero. Nos guste o no, ese es el modelo que sigue el combinado nacional.

¿Por qué no deben aparecer los de siempre?

No hay que ser un genio para darnos cuenta que la columna de la convocatoria actual de Martino difícilmente llegará en su mejor momento al siguiente Mundial. Por lo tanto, es necesario un recambio generacional en el núcleo de la selección. En este sentido, cuando proponemos que no deben aparecer los de siempre, no hablamos de exiliar a jugadores.

Sino de alternar jugadores en la lista de convocados, inclusive sacrificar torneos como la Liga de Naciones, para darle cabida a las nuevas caras. Algunos dirán que esto es abaratar la camiseta y las convocatorias, sin embargo, México se enfrenta a una disyuntiva deportiva, que es el siguiente Mundial.

Tomemos en cuenta que el promedio de edad de la actual selección supera los 28 años, y que jugadores como Ochoa, Layún, Moreno y Guardado afrontaran las eliminatorias con más de 30 años y llegarían al Mundial cercanos a los 35 años. Gerardo Martino y la Federación tienen que comenzar a darle fogueo quienes llegaran en plenitud a Qatar 2022.

Jugadores como J. J. Macías, Diego Laínez, Uriel Antuna, Alan Mozo, Ismael Govea, Adrián Lozano y Kevin Nahin Álvarez, deben vivir en carne propia: los reflectores que conlleva la selección, los abucheos en partidos moleros, los cuestionamientos por no ofrecer espectáculo en Fechas FIFA y lo ríspida que suele ser la CONCACAF.

Solo así tendrán las tablas necesarias para jugar en la selección. Para cerrar, únicamente quiero agregar el siguiente mensaje para nuestro seleccionador: Tata Martino, no convoques a los de siempre, continúa con tu labor como formador en la Selección Mexicana, pues ese es el camino a seguir.

Por: José Macuil García.  

Comentarios