A Miguel Balderas no le gustaba el futbol. Recuerda cómo en el kínder veía desde el pasamanos a sus compañeros practicando el deporte más popular del mundo y pensaba: “¿Qué hacen?”. Ahora no se imagina su vida sin él: salió de las fuerzas básicas del Pachuca, juega en ocho equipos (seis días a la semana) y ya cuenta con su primer libro: “Futbol y política, cuando mezclarse es inevitable”. 

Te puede interesar: Futbol contra pobreza: luchas contra un gigante con un gigante

Futbol y política (el primer tiempo de Miguel Balderas)

Un texto de diez capítulos pensado en narrar cómo los gobiernos utilizaron el deporte a su favor, por ejemplo, en la Guerra Civil Española, la Separación de Yugoslavia, la Revolución de Egipto, el Partido de la Muerte y, no podía faltar, Francia 1998, cuando más de un millón de personas corearon “Zidane presidente” en los Campos Elíseos. 

El futbol sí fue un parteaguas en la historia francesa. Aquella victoria en el Stade de France significó el cambio de muchas cosas en pro de los migrantes, por mucho que el movimiento se fuera tergiversando al pasar de los años”, se lee en el libro que tardó en escribir cuatro meses. 

Es que no duermo. El capítulo del Partido de la Muerte lo escribí en un día…Me piqué tanto con el tema…”. En cambio, para el de la Revolución de Egipto encontró una tesis en árabe y pidió ayuda vía Twitter para traducirla y contar la historia o, por ejemplo, sobre la masacre de Port Said, en donde ninguna autoridad dentro del recinto intervino. 

Fue un proceso de investigación muy grande”, asevera Miguel, sobre todo porque en el capítulo del Partido de la Muerte (nombre instaurado por el corresponsal y escritor Lev Kassil para llamar la atención) notó que había varias versiones. Sin embargo, corroboró toda la información.

En “La Guerra del Futbol” el autor destaca para Apuntes de Rabona cómo “el futbol se usó para generar discursos de odio, para darle más rivalidad a los países, pero más allá de eso no influyó en la guerra, en los motivos ni en las soluciones”.

Aficionado al Real Madrid, también enfatizó en las relaciones de la escuadra con el dictador Francisco Franco. Reconoce que dentro de las barras hay ultraderechistas; en su libro polemiza: 

Sería injusto juzgar los éxitos deportivos de cada equipo en detrimento de un favorecimiento en manos de Francisco Franco […] simplemente aprovechó las situaciones que se fueron dando […] usó al Madrid y sus éxitos internacionales como puente para intimar con el resto de Europa; usó al Barcelona y quiso usar al Athletic para extender su visión y generar estima en Cataluña y Euskadi”

En la contención 

Miguel Balderas se reconoce como “líder nato” y se desenvuelve mejor de contención. De manera profesional, pasó de jugar futbol a escribirlo a los 16 años. Dejó atrás su primer día de entrenamiento en donde anotó un penal, su campeonato en las Olimpiadas Nacionales de 2007 en el Estadio Hidalgo y el terreno de juego compartido con Irving “El Chucky” Lozano. 

Llegó un momento que dije pues el futbol no sólo es esto, no sólo es el jugarlo en el campo. Hay mucho más detrás de eso. Hay un mundo de posibilidades fuera de la cancha que vincula al futbol con otras áreas”. 

Aunque no está del todo orgulloso del primer libro que leyó sobre el futbol, fue una biografía de Cristiano Ronaldo. Un regalo que pareció improvisado por su hermano el día de su cumpleaños: “Vio el libro, vio a Cristiano con la playera del Madrid y dijo ‘le va a gustar ¿no?’”. 

Además de ser aficionado al equipo merengue, en México viste la playera azulcrema y su ídolo es Cuauhtémoc Blanco, de quien una vez copió una cuauhtemiña. El ex delantero del Coloso de Santa Úrsula formaría parte de un equipo con el que le gustaría jugar en un caso hipotético, los demás en la alineación serían:

Iker Casillas, de portero; me voy a ver muy madridista… en la defensa pondría a Hierro, a Rafa Márquez, a Cafú y a Roberto Carlos. En medio pondría a Xavi Alonso, a mí y a Guti Hernández. Arriba pondría a Cristiano, Di Stéfano y Raúl… me estoy basando en los que son mis ídolos… sabes qué, quítame a Cristiano y pon a Cuauhtémoc Blanco. Ahora sí, estoy hablando de mis ídolos”. 

Pero confiesa: “Se me hace increíble y hasta un poco deprimente que sea gobernador de un Estado… se me hace increíble que un futbolista que sólo por tener ese peso haya logrado ser gobernador”. 

La siguiente jugada

Miguel Balderas sabe que la palabra de un jugador pesa demasiado y en México “hay mucho donde cortar”. Adelanta que, además de  “Futbol y Política”, escribe otro texto con temas como el Veracruz y Fidel Kuri. No dejará fuera la Democracia Corinthiana, los nazis, casos de acosos sexuales en las federaciones y las ideologías y las barras en Europa. 

Lee más: Dorados de Sinaloa: Un escudo sospechoso

Aunque no tiene fecha de entrega el eje será el mismo porque, como lo indica en su ejemplar, es inevitable mezclar el futbol y la política. 

Miguel Balderas seguirá en el terreno de juego de la escritura y de las canchas de futbol. Actualmente trabaja en una empresa de marketing digital y en El 9 y Medio; en poco tiempo planea poner un restaurante de hamburguesas en Pachuca. 

Para la afición, al final del partido 

El autor de “Futbol y Política” espera que sus libros cooperen con la reflexión sobre el deporte más popular del mundo y que las personas no le teman al tópico:

Hay mucha gente que defiende el no mezclar futbol con política, pero claro que se puede mezclar y lo hablo en el libro. Se vincula el tener una connotación negativa de las dos cosas, pero no tiene por qué ser así, son cosas que van muy de la mano. Dentro del futbol hay política, en el mercado de fichajes, en todo”. 

Sugiere a los detractores del deporte más popular del mundo que se acerquen al tema sin pensar en él sólo como una forma de entretenimiento porque además de permitirle adentrarse en temas políticos, el futbol le dejó a Miguel lecciones de vida, aprender del trabajo en equipo y reconocer cómo es “partirte la madre para conseguir algo”. 

Por eso admira la frase de Albert Camus: “Después de muchos años en que el mundo me ha permitido variadas experiencias, lo que más sé, acerca de moral y de las obligaciones de los hombres, de lo debo al futbol”. 

Por: Nayeli Valencia / @nayevalencia_a

Comentarios