“La ebullición y revolución feminista que pelea por reivindicar los derechos

en distintos espacios, se traslada también a las canchas”

Ayelén Pujol

El Mundial Femenil Francia 2019 está en su fase más interesante: la de eliminación directa. Sin lugar a dudas, el futbol y sus historia han sido las protagonistas, y quizá algunos de los elementos más importantes de la justa de este año, en particular, son componentes extra cancha.

Durante los últimos años, el futbol femenil se ha convertido en uno de los campos de batalla más representativos del feminismo, ya que mientras que el balompié varonil goza de una cantidad gigantesca de reflectores, patrocinios y recursos, el femenil ha quedado relegado en una sombra.

No obstante a estas dificultades, las mujeres han tomado cada vez mayor protagonismo tanto dentro del campo como fuera de él. Un gran ejemplo de esto es el asunto de la brecha salarial que existe entre los combinados de distintos sexos, donde era claro que las mujeres seguían perdiendo. En este duelo también han estado implicadas las marcas que patrocinan a las Selecciones, por ejemplo, ya que también han sido presionadas para dar un trato igualitario.

Te puede interesar:

Salarios iguales

Es justamente todo este escenario el que sirvió de prolegómeno al Mundial Femenil Francia 2019. Por ejemplo, la Federación Sudafricana de Futbol anunció a finales de mayo que las primas para sus dos combinados serán las mismas. En caso de que logren estar dentro de las 16 mejores Selecciones -lamentablemente se quedaron en fase de grupos-, recibirán 320.000 rands, mientras que en caso de llegar a las semifinales se harían acreedoras a 670.000 rands. Finalmente, en caso de resultar campeonas ganarían 920.000 rands.

No ha sido la primera Selección en hacer esto, ya que Noruega lo había hecho en 2017. Por su parte la Federación de los Estados Unidos sigue discutiendo la posibilidad, sobre todo luego de que las jugadoras denunciaran ser víctimas de una “discriminación de género institucionalizada“.

Vale la pena mencionar que en este último caso, la Selección Femenil es una potencia desde hace varios años, teniendo tres campeonatos del mundo, además de un subcampeonato, logros que el combinado varonil no se encuentra ni cerca de igualar.

La profesionalización

Otro evento que sucedió apenas unos meses antes de que arrancara el Mundial Femenil Francia 2019 fue la profesionalización del futbol femenil en Argentina. Es de llamar la atención que uno de los países que más vocación por la pelota ha demostrado a nivel mundial, no contase aún con una liga femenil.

Con una Selección olvidada y jugadoras que no contaban con las condiciones mínimas para desarrollarse como profesionales en el deporte, la pelea por condiciones óptimas terminó por dar resultados el 16 de marzo, cuando la AFA anunció que se  crearía una Liga Profesional de Fútbol Femenino, por no sólo esto, sino que se le daría soporte y apoyo. La Federación aportará $120.000 pesos a cada club para cubrir los sueldos, además de que habrá sueldos mínimos equivalentes a los de la Primera C (de aproximadamente 15 mil pesos argentinos), entre otros logros.

¿Cómo se dio la profesionalización del futbol argentino? El caso de Maca Sánchez es emblemático al respecto: 

Ada Hegerberg, la gran ausente del Mundial Femenil Francia 2019

Pero quizá el evento que más reflectores ha robado es el de la ausencia anunciada de Ada Hegerberg. La ganadora del Balón de Oro renunció a su Selección debido a la enorme diferencia que existe en el trato que recibe el futbol femenil en Noruega respecto al varonil. Está situación se dio desde 2017 y en aquel momento la Federación Noruega realizó el acuerdo histórico de igualar los salarios entre hombres y mujeres.

También puede interesarte: Ada Hegerberg y su meteórica carrera

Sin embargo Hegerberg lo tiene claro “No es todo el dinero. Se trata de la preparación, del profesionalismo”. Es, sin sitio a dudas, la ausencia que marca este mundial, ya que se trata de la mejor jugadora del mundo, la figura del Olympique de Lyon que acaba de ganar la Champions Femenil (tres goles suyos en la final) y que arrasa con lo que se le ponga enfrente. Ella, ha decidido no asistir a modo de protesta. Está huella ya marcó el mundial de manera irrevocable.

Así, el Mundial Femenil Francia 2019 aparece como un punto culminante, una especie de Comuna de París. Ahí se reunirán las mejores futbolistas del planeta, a disfrutar de su juego, que han impulsado ellas solas. Pero que aparezca como epicentro no debe hacer pensar que todo termina aquí. Sólo por mencionar un un evento, se debe tener en cuenta la amenaza de huelga por parte de las jugadoras de la liga Iberdrola en España, en caso de que las condiciones laborales no mejoren. El mundial aparece como un tronco que ya echó y echará raíces para que las mujeres se sigan abriendo camino, con el balón pegado a los pies.

Lee más: ¿Por qué México no está en el Mundial de Francia 2019? 

Por: Alberto Roman / @AlbertoRomanGar

Comentarios