Las competencias a nivel de selección tuvieron un verano agitado, sobre todo en la categoría varonil, pues diputaron una serie de torneos en donde el balance dejó una participación decorosa. Fueron 5 torneos los que se disputaron en todas las categorías y solo en uno hubo representación femenina. ¿Cómo podemos calificar este período? ¿Existe alguna constante? ¿Los cambios en la FMF están marcando una tendencia hacía un nuevo proceso?

Guillermo Cantú se fue y dejó una copa

El único torneo en el que la selección mexicana pudo levantar un trofeo fue la Copa Oro. Competencia en la que México habitualmente se corona. Sin embargo, la edición de 2019, fue la primera del metódico Tata Martino, y la última de Guillermo Cantú. El directivo originario de Coahuila fungió como directivo en la Federación Mexicana de Futbol (FMF) durante diversas etapas.

La parte final de su proceso inició con el proceso mundialista de 2018. Posteriormente en la dirección deportiva de Selecciones, es decir, él era el encargado de: evaluar, designar y destituir a personal. Por ejemplo, el mismo Cantú fue pieza fundamental para que el humo blanco anunciara la llegada del Tata a la selección.

Sobre esto Guillermo Cantú declaró: “Estamos muy contentos e ilusionados con este inicio de proceso. Hemos trabajado en un proceso duro, exhaustivo, para traer a Gerardo y a su cuerpo técnico”. Ahora bien, el proceso de la Copa Oro fue satisfactorio, sí, pero en cuanto finalizó el torneo ya se mencionaba en medios que el directivo se haría a un lado por motivos personales.

Antes de partir, y con una Copa Oro más en la vitrina, Cantú tuvo que atender el primer gran fracaso que la dirección de selecciones tuvo que atender. Hablamos del Mundial sub 20 disputado en Polonia, donde el combinado nacional se quedó en la primera fase del torneo, con lo que registró su peor participación en esta categoría.

El Tri cerró su participación con un total de las tres derrotas y un total de seis goles en contra, cabe destacar que en esa selección figuraban los nombres de Diego Laínez y J. J. Macías, aunado a esto la selección mostró falencias en todas las líneas y en el banquillo Diego Ramírez ofrecía pocas soluciones.

Te puede interesar: Newell’s Old Boys: el amor eterno Gerardo Tata Martino

Al finalizar la competencia, Guillermo Cantú reconoció el fracaso y declaró: “de Común acuerdo, entre Diego Ramírez y la Dirección de Selecciones Nacionales, Diego deja de pertenecer a esta institución”, posteriormente se consumó su partida de la selección.

Inicia un nuevo proceso

En el mes de julio la FMF anunció los cambios tras la salida de Cantú. El primero de ellos fue el ascenso de Gerardo Torrado, quien ya formaba parte de la estructura de selecciones, aunque con un papel de menor trascendencia. Ahora el ex cementero es el director general de la Dirección General Deportiva, a él lo acompaña Ignacio Hierro como Director Deportivo de Selecciones Nacionales.

Ambos personajes cuentan con pasado futbolístico y como directivos. Sin embargo, el caso de Ignacio Hierro destaca, pues antes de llegar a la selección, fungió como directivo de Everton del Viña del Mar, posteriormente se integró a las divisiones inferiores de Atlas donde logró el campeonato sub 20.

En sus palabras su trabajo se tratará de: “la búsqueda de los jugadores para potencializarlos, ojalá se vea pronto reflejado a nivel de selección nacional mayor. Queremos consolidar su formación, no sólo en selección, sino en todo. Nos enfocaremos en rescatar la generación Sub 20 y no perder de vista el desarrollo de los jugadores sub 17, sub 15, de la femenil y varonil”.  

Por lo pronto, ambos federativos tendrán que evaluar procesos como los panamericanos, donde la selección varonil se quedó en semifinales y la femenil decepción quedándose en fase de grupos. En cuanto a la sub 17, la preparación para el mundial del siguiente año, ganó el Premundial de CONCACAF, por lo que el proceso de Mario Arteaga parece ir por buen rumbo.

Te puede interesar: La Federación Mexicana y la perpetuidad del poder

En síntesis, la FMF está viviendo cambios desde la llegada de Yon de Luisa. Es cierto que la selección mayor no se encuentra bajo ningún riesgo, pero las divisiones inferiores son un punto a trabajar con especial atención. En este punto la dirección de Ignacio Hierro será fundamental para que el proceso Mundialista realmente pueda vivir un recambio generacional.

Por: José Macuil García

Comentarios