Liga Mx Femenil

En colaboración con Cuestione

Sulma Nava y Salma Buhaya son mexicoestadounidenses. Ambas viven en el país de las “oportunidades”: Estados Unidos. Sin embargo, su oportunidad para lograr ser jugadoras profesionales de futbol surgió en México.

La creación de la liga profesional femenil está cumpliendo 118 sueños de mujeres que deseaban jugar futbol en primera división. Cuando arrancó la convocatoria (en 2017) solo estaba abierta para las mexicanas nacidas en el país. Fue ahí cuando Sulma pensó que su sueño estaba truncado: “Me mató mi ilusión, creí que solo iba a jugar en colegial”, dijo en entrevista para Cuestione y Apuntes de Rabona.

La apertura de la Liga Mx Femenil

Pero Enrique Bonilla, presidente de la Liga MX Femenil informó en 2018 de la apertura a futbolistas mexicanas nacidas en el extranjero para aumentar el nivel de la competencia: “Estamos próximos a abrir las condiciones para que las jugadoras extranjeras vengan a participar en nuestra liga y que los aficionados vean espectáculo de calidad”, reportó Marca Claro.

Para el torneo Apertura 2019 se implementó la regla que permitiría que Sulma se ilusionara con formar parte de la Liga MX Femenil. La futbolista, acostumbrada a patear el balón desde los siete años, vio la oportunidad perfecta cuando uno de sus profesores de El Paso la informó de las pruebas que realizarían en junio de 2019.

El número de candidatas se redujo, de 300 a 100… luego Sulma se quedó. Por las mañanas estudiaba y por las tardes iba de Santa Teresa, Nuevo México, a la ciudad de las balaceras, Juárez, donde se abrieron más de mil 200 carpetas de investigación por homicidios dolosos y feminicidios durante 2019.

Sulma es residente en Estados Unidos, al igual que su madre y sus dos hermanos. Su padre busca la residencia en el país gobernado por Donald Trump, quien ha estado en contra de los inmigrantes. La familia llegó de Juárez cuando la futbolista nació; querían otras oportunidades.

La permanencia en el FC Juárez

Permanecer en FC Juárez fue complicado para Sulma después de que le dieron una mala noticia: “Fue difícil porque entré con la ilusión de jugar, de salir en televisión. Iba con todas las ganas. Cuando me dijeron que no podría jugar porque no tenían mi registro y que debutaría hasta la siguiente temporada, sentí un vacío muy grande. Lloré, porque era mi sueño”.

Sulma Nava no pudo debutar en el primer torneo de Las Bravas de Juárez porque sus registros no llegaron a tiempo. Pero siguió entrenando con el equipo. Todos los días iba de un país a otro para asistir a los entrenamientos o a los partidos de preparación y fue de los casi cuatro millones de peatones que cruzó la frontera entre México y Estados Unidos legalmente en septiembre 2019.

La incertidumbre de la escuadra de Juárez la hizo tomar una decisión: “Me salí del equipo porque me empezó a afectar muchísimo en la escuela y faltaba mucho (a clases) porque decían que ‘si quería ser profesional siempre tenía que estar dedicada ahí. Me salí una semana antes de que sacaran a Ángel Aponte” (quien fue el segundo director Técnico del equipo).

Salma Buhaya, situación similar

“Se requerían seis u ocho meses previos al arranque del torneo, pero la directiva no se preparó para eso”, declaró Salma Buhaya en entrevista para este medioquien también cruzaba la frontera entre Estados Unidos y México, pero desde Texas.

Buhaya entrenaba para FC Juárez en un acto de amor al balompié, al igual que Nava. No les pagaban “porque no participaban en el torneo”. Salma tampoco va más. Se dedica a trabajar y a estudiar Historia del Arte en la Universidad de El Paso, Texas.

La mexicoestadounidense conducía durante 40 minutos y dejaba su automóvil estacionado cerca del puente fronterizo –el mismo donde en enero elementos del Instituto Nacional de Migración (INM) desalojaron a personas que estaban en espera de que les dieran asilo humanitario en Estados Unidos–. Después enseñaba su pasaporte y estaba del otro lado.

Salma reconoce las diferencias de vida entre México y Estados Unidos. “En seguridad, oportunidades, infraestructura y todo”, dijo en entrevista para Cuestione y Apuntes de Rabona. “Me siento más segura en El Paso (Texas), podría venir caminando (de su casa al puente) pero prefería ir en auto”, añadió.

Para llegar al campo de Las Bravas tomaba un servicio de taxi privado. Ahí reforzaba su técnica y táctica como defensa central. Su cara ya era conocida por algunas personas del lugar, incluso sabían en donde tomaba el transporte, lo notó por una fotografía que subieron a Facebook. “Me dio miedo pero siempre viene mi esposo conmigo”.

Un miedo justificado. “Cruzando el puente hacia México, los delincuentes aprovechan para asaltar porque de ese lado casi no encuentras policías. Antes había presencia de Capufe (Caminos y puentes federales) y de un guardia; ahora el gobierno del estado se hace responsable pero ya no hay ni uno, solo personal administrativo”, declaró Fernando Loera, abogado de Derechos Humanos Integrales en Acción AC de la frontera norte de México, en entrevista para Cuestione y Apuntes de Rabona.

Te interesará leer: Cuando la delincuencia le pega al futbol profesional mexicano

El esposo de Salma también es mexicoestadounidense y ambos residen en El Paso. Ella siempre estudió allá, pero tiene raíces mexicanas por su padre, quien se hizo ciudadano estadounidense y ayudó a su madre a arreglar sus papeles.

El gusto por el futbol no tiene fronteras. En Estados Unidos, Salma jugó de manera semi profesional. Fue a visorias y quedó seleccionada en la liga United Soccer, donde compitió en varias ciudades de Estados Unidos.

De niña siempre le gustó más patear la pelota que jugar con muñecas. Practicó el balompié con sus amigos en la primaria, después en la prepa, jugó para ligas amateurs y quería la profesionalización con FC Juárez. No cumplir su meta en ese momento fue estresante porque dejó ir la oportunidad de jugar con beca en la Universidad de Nuevo México.

En el equipo no le dieron certezas y los cambios que generó la llegada de Ángel Aponte, el nuevo Director Técnico, para la jornada nueve del torneo, la orilló a abandonar a Las Bravas:

“Con el cambio de director técnico ya no coincidieron mis horarios de la escuela y el trabajo con los entrenamientos. Además, aún no llegaba mi permiso para poder jugar, así que dejé de ir a los entrenamientos para terminar la escuela”.

FC Juárez terminó de disputar su primer torneo en primera división sin jugadoras mexicoestadounidenses. Al parecer ese tipo de experiencia le hizo falta en la cancha, pues las Bravas solo lograron ganarle a Pumas y empatar ante León, San Luis, Necaxa y Querétaro. Terminaron en penúltimo lugar con solo siete puntos.

Gabino Amparán Martínez llegó al frente de Las Bravas (en sustitución de Aponte) para el torneo Clausura 2020. Con Amparán, llevan cinco puntos en ocho partidos.

En diciembre de 2019, un medio local anunció que FC Juárez podría registrar a jugadoras mexicoestadounidenses. Ahora, en enero de 2020 y mientras Salma y Sulma continúan su vida en EU, en la página de la Liga Femenil se leen los nombres en el conjunto de Las Bravas: Atzimba Casas, lugar de nacimiento Texas, nacionalidad mexicana; Daniela Reza, lugar de nacimiento Nuevo México, nacionalidad mexicana; Alexandra Aguilar, lugar de nacimiento Texas, nacionalidad mexicana”…

Las Bravas no fueron el único equipo que incorporó a jugadoras de doble nacionalidad a la Liga Mx Femenil. Antes de iniciar el torneo Apertura 2019 Renae Cuéllar y Jocelyn Orejel llegaron a Xolas, Jennifer Muñoz al Club América, Janelly Farías a Guadalajara, Vanessa Flores a Tigres, Blair Lane a Pachuca y Tanya Nicole Samarzich, Jazmín Aguas y Annia Mejía a Monterrey.

Por: Shelma Cerrillo (@ShelmaCerrillo) / Nayeli Valencia (@nayevalencia_a)

Comentarios