Estefanía Banini

A los siete años de edad y de la mano de sus padres, Estefanía Banini llegó a las instalaciones de Cementistas de Mendoza, su primer club. Según palabras de Eduardo Pérez, encargado de la escuelita de futbol de sala, se les veía un tanto tristes y cabizbajos, pues hasta el momento no habían encontrado equipo que aceptara a una niña en sus filas y era muy poco probable que la situación cambiara. 

Los inicios de Estefanía Banini

Sin embargo, para sorpresa de todos, este fue el primer paso de la actual jugadora del Atlético de Madrid dentro del mundo del balompié. La niña a la que sus papás no lograron quitarle la idea de jugar a la pelota, por fin tenía un espacio donde desarrollarse. Sus compañeros y entrenador la recibieron muy bien y ella se ganó el respeto de todos gracias a su empeño, dedicación y buen juego

“La Peti”, como la apodaron allí, acumuló experiencia y reconocimiento. Después de once años cambió la duela por el césped, lugar donde terminaría de pulir su talento. Clubes como Colo Colo, Washington Spirit y Valencia FC están en su currículum. 

Te puede interesar: This Fan Girl: las mujeres arrebatan la grada

Checa el documental sobre Estefanía Banini cuando jugó en Colo Colo.

Selección Nacional

Su historia con la albiceleste comenzó en 2010. Junto a sus compañeras ha disputado tres Copas América, en la última edición quedaron en tercer lugar, superadas solo por Brasil y Chile. También, en 2014, asistió a los Juegos Suramericanos, competencia en la que hizo siete goles que ayudaron a su selección a coronarse campeona.  

Sin duda alguna, la competición más importante en la que Estefanía representó a su Argentina es Francia 2019. Después de no asistir a dos mundiales, las argentinas regresaban a esta competición con un boleto ganado en el repechaje frente a Panamá y un panorama complicado: en su grupo estaban Inglaterra y Japón, dos de los equipos favoritos, y también Escocia.

Pese a esto, las seleccionadas argentinas salieron a jugar con la frente en alto y todo el corazón, nunca se achicaron y mucho menos aceptaron la idea de que perderían los partidos frente a estas potencias.

Es cierto que no les alcanzó para avanzar a la siguiente ronda, pero sus resultados fueron más allá de lo que se esperaba. A Escocia le sacaron el empate a tres en los últimos minutos, las inglesas sufrieron para poder meterles el gol que les daría la victoria y a Japón, en el partido debut, no lo dejaron anotar ni una sola vez. Cabe mencionar que en este encuentro, Estefanía fue elegida como la jugadora del partido. 

Protestas necesarias

Los últimos años han sido agitados para el futbol femenil argentino. Por ejemplo, debido a conflictos internos de la AFA, estuvieron un año y medio sin actividad, ni siquiera tuvieron entrenamientos. En 2017, como respuesta a la falta de viáticos, se fueron a huelga. La preparación que tuvieron de cara a la Copa América 2018 dejó mucho que desear, sin embargo, esta vez la protesta no fue parar, (incluso se levantaron campeonas), sino que, en la clásica foto del inicio de los partidos posaron a la Juan Román Riquelme: con la mano puesta al lado de la oreja, buscando que sus demandas fueran escuchadas. 

Dentro de este contexto, Estefanía Banini ha sido una de las jugadoras más vocales. En el mundial de Francia, la capitana llamó la atención de los medios al pedir que por favor no la llamaran más “la messi”, ya que, si bien era lindo que la compararan con alguien como él, le gustaría que las comenzaran a llamar por sus propios nombres. Después del empate ante Japón comentó que ese resultado era “la esperanza, el primer paso de lo que queríamos replicar: la entrega y la lucha de las mujeres argentinas por la igualdad“. 

¿Exclusión colateral?

Tomando en cuenta el referente que Banini es para su selección, lo más natural hubiera sido que la mediocampista acudiera con su selección a los Juegos Panamericanos de Lima 2019, sin embargo no fue así y esto derivó en una situación polémica.

De acuerdo con una publicación que Banini hizo en su cuenta de Instagram, no se le convocó por falta de ganas, lesiones o permisos de su club, sino por las diferencias que tiene con el cuerpo técnico, encabezado por Carlos Borrello. 

Lee más: Panamericanos 2019: El desempeño del Tri femenil

En la lista de convocadas tampoco se encontraban los nombres de Ruth Bravo y Belén Potassa, jugadoras que también manifestaron sus diferencias con las decisiones del cuerpo técnico, además, Florencia Bonsegundo se bajó de los entrenamientos en solidaridad con sus compañeras.

Por su parte, Carlos Borrello aseguró que las chicas piensan con el corazón y él con la mente fría, que la ausencia de estas históricas del futbol argentino no tiene nada que ver con lo ocurrido, simplemente corresponde al plan de trabajo que se tiene para llegar al próximo mundial. 

La Copa del Mundo de Francia 2019 fue el último certamen internacional en el que participó Banini, tras las repercusiones que tuvo su mensaje con la dirección técnica de Argentina. Ante esto, la ahora jugadora del Atlético de Madrid fue dos años y medio ‘vetada’ de la albiceleste, perdiéndose, incluso, la She Believes Cup, torneo amistoso organizado en Estados Unidos en febrero del año pasado.

Tras el cambio de dirigente en la Selección, la número 10 volvió a ser llamada por Germán Portanova, el nuevo entrenador de la primera categoría y la sub-20, para los juegos amistosos que tendrá contra Chile el 7 y 10 de abril del 2022. Después de 1,013 días, la excapitana de Argentina regresará a portar la camiseta de su país.

Por: Alejandra Sánchez / @_aredop

Comentarios